A finales del año pasado comenzamos a dar forma a este blog. Terminaba 2013 y dábamos vida a este rincón. Paradojas de la existencia. Pero Cantabria dModa llega para quedarse y para acercaros, entre otras cosas, a diseñadores y empresarios que han hecho del diseño y la moda su forma de vida. Aunque ya os iré hablando de ellos a lo largo de 2014, quiero haceros una rápida exposición mis 14 must have para este 2014 que tanto promete para Santander con la inauguración del Centro Botín y el Mundial de Vela.

1. La primera de la que quiero hablaros es de Odette Álvarez, una diseñadora santanderina de la que ya se habla en las revistas de moda más exclusivas. La adoro porque siempre está ahí y la admiro porque a medida que la veo crecer profesionalmente compruebo que tiene raza y gusto para llegar con su firma ‘Tete by Odette muy muy lejos. La foto que os adjunto de ella la hizo mi compañero y amigo Celedonio Martínez, fotógrafo de El Diario Montañés, para el suplemento de fiestas de Santander de 2012.

2.   Trinidad del Castillo es otra de las cántabras tocadas por la magia del buen coser como ha vuelto a demostrar con ‘Mímica‘, su última colección. Conozco a Trini desde que ganó el Certamen de Jóvenes Diseñadores allá por el 2005. Desde entonces la he visto hacer auténticas obras de arte que consiguen que cualquier mujer luzca sofisticada y elegante. Elegí a esta diseñadora de Loredo para la boda de mi hermana Belén en 2010. Cuando os hable largo y tendido de Trinidad Castillo os enseñaré el maravilloso vestido que llevé con la espalda cubierta de encaje. Sencillamente único. En la foto aparece rodeada de varias de las mejores modelos que tiene esta tierra el día que presentó ‘Mímica’ a principios de diciembre.
3. Patrizia Grijuela es otra de mis ‘chicas aguja de oro’. El día que os hable de esta diseñadora santanderina sé que repetiré la palabra ‘fuerza’ hasta la saciedad porque probablemente sea una de las personas que conozco que más entusiasmo contagian. Hablar de Patrizia Patrizia (así es como firma su ropa) es hacerlo de libertad, de sentierse cómoda y guapa allá donde estés. Sus diseños son divertidos y es difícil no sonreir al ir pasando las perchas. La adoro y me rechifla las frases que pone en Facebook cada mañana.

 

4. Hablaros de Luis Alonso es hacerlo de una de las citas más importantes que tengo cada año, la presentación del Anuario Cantabria de El Diario Montañés. He contado con Luis los tres últimos años y cada año se ha superado.  Quienes hayáis pasado por la calle Isabel La Católica seguro que os habéis quedado boquiabiertos viendo su escaparate y es que desde fuera ya se intuye que allí se está cosiendo magia. Os hablaré de Luis Alonso muy pronto, de momento os dejo este enlace a su página.

5. Carlo Vega es un ángel que llegó a mi vida en mi primera gran presentación en Cantabria, la gala de Miss Cantabria 2009. Acababa de tener a Martina hacía un añito y verme rodeada de misses estupendas, altísimas, con tipazos de escándalo me hizo sentirme pequeñita. Tenía que presentar junto al Mister España Luis Muñoz, con Marta López de Gran Hermano y la guapísima Patricia Ruiz. Y, en medio, yo.  Y ahí apareció Carlo. “Yo te voy a vestir”, me dijó con dulzura dándome la mano dos días antes del evento en la pirámide Aqua. Y la verdad es que consiguió esconder mis vergüenzas con dos vestidos de escándalo. Al año siguiente repetí con él, incluso para la boda de mis amigos Pedro y Natalia me puse uno de sus diseños, y según me contaron los novios mi falda fue muy elogiada. Ahora trabaja con la forma Rovirosa Tresidue. Os dejo su página de Facebook para que veáis que os hablo de un mago del diseño y la elegancia.

 

6. En este post no podía faltar la niña de mis ojos. Carmen García. Una mujer llena de ilusión capaz de poner imagen al diccionario al buscar ‘emprendimiento’. Carmen viste a miles de niños de Santander y de media Cantabria que llegan hasta Vitivic (calle Hernán Cortés) buscando originalidad, comodidad y un toque chic. Poner a Martina algo de Vitivic es hacerla feliz. Lo que sea. Desde un vestido, un pañuelo, una camisa, unas botas, un bañador… Le chifla y me hace mucha gracia cuando vamos por la calle y tirando de mi falda dice”¡Mamá, mamá mira! ¡Una bolsa de Vitivic!”. Para ella es sinónimo de magia y yo no tengo palabras.

7. Hablaros de Zoa Madrazo es hacerlo de una mujer a la que admiro porque sabe ponerse el mundo por montera y lucirlo. Conocí a Zoa en la cafetería del polideportivo de Los Agustinos y me llamó la atención desde el primer momento porque iba siempre monísima a las nueve y media de la mañana, con ropa ideal llena de elegancia y originalidad. Después visité sus show-rooms y comprobé que la impresión que tenía de ella era algo compartido por muchas mujeres de la región. Al tiempo decidió abrir su propia tienda (My Closet), en la calle San Francisco de Santander y allí ha plasmado un rincón de sueños.

 

 

8. Le Petit Chesan es mi pequeño escondite para ponerme bella. Es mi pequeño ascensor de ‘Tu cara me suena’. Yo entro allí con mis ojeras, mis pelos y mis pocas ganas de mirarme al espejo y salgo con un subidón da adrenalina, tan mona, tan bien peinada, tan Paula Echevarría… Manuel Fernández de la Riva e Ibán Barcenilla forman mi tándem de confianza en el inicio de Menéndez Pelayo; Luis Fernández de la Riva en Torrelavega y Chema Santos en Pasasje de Peña. He de confesar mi debilidad por Petit, por las manos de Óscar, por la complicidad con María, por la dulzura de Pedro. Pero sobre todo por la profesionalidad e ilusión de Manuel e Ibán. Ojalá algún día pueda ir a la peluquería Chesan que acaban de abrir en Cancún (México).

9. Todavía no he ido a ninguna casa mágica en Cantabria en la que al ensalzar algún objeto de la decoración no me hayan dicho “¡Es de Casa Aída!”. Al frente dos empresarias a las que quiero y admiro por su fuerza. Marta y Aída Dirube (en la foto salen junto a su hermana Ángela). Marta y Aída tienen gusto y talento para convertir un simple árbol de Navidad en el ÁRBOL con mayúsculas. No he visto mesas mejor puestas y más bonitas que las que han caído en manos de estas hermanas. Con sólo ver su escaparte (al inicio de la calle Canalejas), uno sabe que puede poner su casa en sus manos para convertirla en un hogar de Pinterest.

 

10. Llegados al punto diez de mi lista de imprescindibles, diez es la nota que pongo al restaurante Aída, que en 2013 abrió sus puertas en Sancibrián. Ir allí es sinónimo de comer bien, de ser atendido con un cariño especial y de salir con la certeza de que tienes que volver pronto. Sus tablas de mar y tierra son maravillosas, como el parque cerrado que tiene para que los peques se diviertan después de unos solomillitos con patatas fritas. De verdad, comer allí es como hacerlo en casa gracias a Nacho Dirube y Aída Rivas.

 

11. Todos los 22 de abril y los 12 de junio, Pablo y yo tenemos una cita obligada con La Fontana, un restaurante italiano muy especial que regenta la filipina con el corazón más dulce que puede existir. Tessi nos recibe siempre con esa sonrisa mágica que contagia cada vela, cada mesa, cada luz. Tenemos una mesa preferida en la que cada año,  des hace diez, brindamos por uno más. Y ella está allí, pendiente de que no falte nada, de llenar la copa. Adoro La Fontana porque me transporta lejos mientras vemos pasar los coches por Hernán Cortés desde nuestro balcón.

 

12. Desde finales de diciembre, La Arrabalera (en Los Corrales de Buelna) se ha convertido en mi rincón favorito para tomar una buena taza de café con un maravilloso trozo de tarta. Desde entonces no me canso de repetir que Laura Vargas y Sergio Barrio se han convertido en la princesa y el príncipe de un cuento dulce. El local es una maravilla porque conjuga sillas de mil y un lugares, una iluminación íntima, unas paredes en las que el arte se convierte en estrellas y personajes que te invitan a conocer a los habitantes de las nubes. Y en medio de ese planeta, en el que también está el Principito de Saint-Exupery, las tardes parecen menos grises. Os recomiendo que vayáis, que probéis sus tartas y la selección de chocolates. El café es fantástico y la carta de tés interminable.

 

13. Uno de mis descubrimientos de 2013 fue La nave que late‘, un espacio que no deja a nadie indiferente porque sus dueños han plasmado dentro de unas paredes de cemento un pequeño mundo en el que, al entrar, uno se olvida de problemas. La nave te transporta. Ya sea a la presentación de un libro, a un precioso mercadillo, a un restaurante en el que a la luz de las velas escuchas en directo mágicas piezas de violín. Estad atentos a su calendario. Yo os iré avisando. Es un lugar maravilloso. De verdad.

 

14. Y para terminar, pero no por ello menos importante, mi bar de pinchos favorito de Santander: El Diluvio (calle General Mola). Y si coincide que allí está Miguel Machín, el dueño, el momento puede ser épico. Cualquier pincho es una delicia, pero mis favoritos son el de tortilla vegetal y el de hamburguesa salsa de queso. Un buen sitio para picar a mediodía o para cenar con un vino rico.

 

Artículo anteriorPorque San Valentín debe ser todos los días
Artículo siguienteLas "it botas"
Leticia Mena
Madrileña (1977), licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (2000). En 1997 comienza a hacer prácticas en El Diario Montañés y al terminar la carrera vuelve al periódico para incorporarse a la Redacción. Durante todos estos años ha trabajado en las secciones de Local, Región, Cultura, Economía y Suplementos, y en 2010 fue nombrada jefa de edición de eldiariomontanes.es. Colaboradora habitual de Punto Radio y Canal 8 DM durante los años que estos medios estuvieron presentes en la comunidad cántabra. Presentadora del Anuario Cantabria durante tres años, de decenas de actos en la región, y en la actualidad de los Foros Económicos de El Diario Montañés y los Premios Emprendimiento Cantabria. Coordinadora de los canales web de El Diario Montañés y del canal Cantabria DModa. Ganadora del I Premio Rotario a la Prensa de Cantabria y distinguida con la insignia ‘Paul Harris Fellow' por 'Cartas desde Grecia', la cobertura que realizó junto al cámara Pablo Bermúdez de la situación de los refugiados en Grecia.