mela-revuelta-parami

La vida es ir haciendo camino en uno mismo, creer en la luz que cada uno tiene en su interior como quien paseando necesita huir de la sombra y alcanzar los últimos rayos de sol al atardecer o como quien rastrea la estela del sol al otro lado de la niebla.

Para todos aquellos que tengan que pasar página, sin registrar las huellas que dejaron sus pisadas, les deseo que los nuevos pasos les den el calor y encuentren mil y un motivos para continuar … ¡ilusión!<

Para todos aquellos que han aprendido a acariciar el recuerdo, les deseo que los días les hagan más fuertes… ¡valor!

Para todos aquellos para los que todo perdió sentido y se sienten tan, tan pequeños les deseo que se dejen llevar por el viento… ¡crecimiento!

Para todos aquellos invadidos por las dudas, les deseo que se zambullan en la calma… ¡confianza!

Para todos aquellos que les duele la distancia, les deseo que nunca dejen de enviar amor… ¡gratitud!

Para todos aquellos que se encuentren perdidos, les deseo que aprendan a orientarse por la brújula de sus latidos… ¡esperanza!

Porque nunca nos falten peregrinos o maestros en nuestro trayecto que nos ayuden a descubrir el camino aún por recorrer, por todos los amaneceres y atardeceres pendientes de compartir.

Pero sobre todo, porque mantengamos el ritmo, las ganas de seguir y acumular sonrisas, cariño, respeto, sueños… que sin duda nos harán disfrutar al menos de un instante sin limitaciones en nuestro camino.

(Renglones del diario de Manu a corazón abierto).
Artículo anteriorBlanco se tiñe de negro
Artículo siguienteLa Sarah menos Bradshaw
Mela Revuelta

Nací en otoño el año que el hombre pisó por primera vez la luna, en un continente donde la lluvia huele a tierra, donde crecen los baobas del Principito y donde el sol lo tiñe todo de naranja al atardecer. Mi fotografía es personal, recreo historias, busco capturar instantes que desabrochan algo dentro de mi y conectar con la esencia de lo que se encuentra al otro lado de la lente. Adoro el pulso de la vida, reunir, crear, proyectar, compartir… todo cuanto da sentido a nuestro espacio “la nave Q late…”. Me llamo Mela.