No hay mejor manera de combatir el frío que apostar por el color. Será que echamos de menos el calorcito o que ver los tonos cálidos nos hace subir la temperatura, pero este look nos ha inspirado y nos ha conquistado así que ¡a subir grados se ha dicho!

Las tendencias apuntan que los 90 van a apoderarse del armario y el maquillaje pero, eso sí, hay que darles una vuelta porque no es plan de salir disfrazada de Gwen Stefani.

No hace falta que tengas el tono de piel de Shay Mitchell para que te quede bien esta propuesta, es apta para cualquier rostro, tan sólo tienes que adecuar la intensidad del color.

ROSTRO: Tras aplicar una base natural y el corrector, trabaja con unos polvos bronceadores (sin pasarte) para obtener un aspecto bronceado, pero con efecto natural.

OJOS: Los ‘eyeliners’ de colores van a ser protagonistas del 2017. Nos encantan el verde y el azul intenso. Hemos elegido un azul eléctrico que aplicaremos sólo en la línea inferior trazando una línea gruesa que difuminaremos y lo hemos combinado con un tono tierra en el párpado para contrarrestar y darle protagonismo. Siempre os recomendamos usar pestañas postizas, una vez que las pruebes no querrás salir sin ellas.

LABIOS: ¡Todo al rojo! Si en el 2016 apostamos por los colores oscuros como el borgoña, éste es el año del rojo más vivo. Invierte en una barra de labios y, no te cortes, busca y prueba la que más te favorezca. La paleta del rojo es amplia, aunque a simple vista parezca que son todas iguales, cada rostro tiene la suya. Es algo así como tu media naranja, hay una que es perfecta para ti y a la que serás fiel muchos, muchos años e, incluso toda la vida. En este caso hemos elegido una color mate.

NUESTRO TRUCO: Antes de aplicar la barra de labios, usa un poco de polvos compactos en la parte central de ambos, hará que el color se fije mejor y el efecto óptico hará que tu boca sea más gruesa.