Hoy, como protagonistas, ¡las puertas!

Siempre he pensado que detrás de la puerta de cada casa hay mundos ocultos, misterios extraños, hogares deliciosos e infinidad de vivencias imaginarias.

Las puertas pueden formar parte arquitectónica de un edificio como entrada y también pueden utilizarse como separación de estancias.

A mí me gustan todas, desde esas tan pequeñas que parece que pueden estar habitadas por gnomos a las grandiosas de los castillos en los que imagino que vive una princesa.

Foto: Azucena Arribas.
Foto: Azucena Arribas.

Toscas y de madera maciza que evocan una hermética seguridad o compuestas de frágiles cristaleras aportando claridad y luz. De divertidos colores o de diseño minimalista. Correderas, plegables…

Las puertas pueden convertirse en elementos muy divertidos si las decoramos con personalidad. Cada uno se puede decantar por un estilo u otro, pero no dejemos que una puerta se quede sosa, no dejemos que las nuestras pasen desapercibidas.

Estas fotos muestran que en la variedad está el gusto y os inspirarán seguro hacia el camino de vuestra puerta favorita.

Foto: Azucena Arribas.
Foto: Azucena Arribas.

Y un consejo: nunca dejéis las puertas entreabiertas. Abridlas de par en par o cerradlas aunque sea de golpe. Porque por medias entradas tan sólo entran medias felicidades.

Foto: Azucena Arribas.
Foto: Azucena Arribas.

 

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here