Así se construye una casa en 24 horas por menos de 10.000 euros

Es la primera vez que se utiliza la impresión 3D in situ para levantar un edificio residencial, tal como muestra el vídeo de YouTube

0
1259

Una vivienda propia, nueva y diseñada a medida: para la mayor parte de la gente, esta descripción se aproxima mucho a su concepto de hogar ideal. Sin embargo, sólo algunos afortunados pueden disfrutar de una casa con estas características, una construcción que requiere plazos de tiempo amplios y que supone un auténtico lujo desde el punto de vista económico. Pero lo que hoy es un privilegio podría ser accesible a más personas en un futuro muy cercano gracias a la tecnología de impresión 3D.

A través del blog The Next Web conocemos el último y fascinante avance en construcción de viviendas, presentado por Apis Cor. Esta empresa estadounidense ha demostrado que ya es posible edificar una casa desde sus cimientos hasta su tejado en tan sólo un día utilizando impresoras 3D. El ahorro en tiempo es más que considerable, pero la reducción de costes es sencillamente espectacular: para crear el inmueble que puedes ver en este vídeo hicieron una inversión de 10.134 dólares, algo más de 9.500 euros.

Las casas construidas con impresoras 3D hasta la fecha han seguido un proceso totalmente distinto: primero se fabricaban las piezas, después se transportaban al lugar donde se levantaría el edificio y una vez allí se realizaba el ensamblaje. Esta compañía apuesta por llevar las máquinas al punto de trabajo para agilizar el procedimiento. Y para probar que su método resiste circunstancias de todo tipo han llevado a cabo el ensayo en Moscú (Rusia), a temperaturas de varios grados bajo cero.

El impresionante resultado es un hogar de unos 37 metros cuadrados, con forma aproximadamente circular. Dentro de sus muros, imprimidos con un cemento especial, cabe todo lo que podamos necesitar: cuarto de baño, cocina, sala de estar y dormitorio. Las ventanas, los muebles y la pintura son los únicos retoques que se hacen en cuanto la impresora finaliza su parte del trabajo. Apis Cor asegura que se trata de un edificio preparado para resistir cerca de dos siglos en buenas condiciones.

«Queremos cambiar la opinión pública que considera que la construcción no puede ser al mismo tiempo rápida, ecológica, eficiente y fiable. Nuestro objetivo es convertirnos en la mayor empresa de construcción a nivel internacional para resolver problemas de vivienda en todo el mundo», apunta Nikita Chen-yun-tai, fundador de la empresa. Nadie lo habría imaginado hace apenas unos años, pero quizá muchos de nosotros vivamos pronto en edificios fabricados con impresoras 3D.