POR MARTA ALONSO RON


La llegada de la primavera que, tal y como dice el refrán, «la sangre altera», es, para los alérgicos al polen y las gramíneas, una de las épocas más temidas del año. Teniendo en cuenta que, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, un 20% de la población española sufre este problema, los próximos meses una buena parte de la sociedad se la pasará con los ojos llorosos, el pañuelo en la mano y entre constantes ataques de estornudos. Eso los más afortunados ya que la alergia puede venir acompañada de asma y dificultades para respirar, dependiendo de la sensibilidad del afectado o el lugar en el que viva.

En todos los casos, los antihistamínico y los consejos de los alergólogos serán los mejores aliados para los alérgicos que, no obstante, con un buen diagnóstico podrán sobrellevar estos meses sin sobresaltos. En todo caso, además del tratamiento específico, hay una serie de hábitos que todo alérgico debería llevar a rajatabla durante estos días:

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here