Cheward Román: “El ego es eso que te hace ir como el burro detrás de la zanahoria”

Más de 300 personas asistieron el pasado sábado a la presentación del libro ‘Si Peter fuese detrás de Pan, nunca sería Jamás’ de Cheward Román y Carmen Muro, integrantes de la firma cántabra de arte y diseño floral 'Siempre Primavera'

1
1930

Mucho antes de que la protagonista de ‘Sexo en Nueva York’ se acercara al puesto de ‘Siempreprimavera’ en el mercado del Puerto de Ibiza y de que la creadora del vestido cruzado -‘wrap dress’– decidiera incluir sus creaciones en su desfile de la Semana de la Moda de Nueva York, Cheward Román ya se había codeado con la jet-set internacional durante su época como chófer de coches de lujo y ‘cicerone’ de ilustres visitantes de la isla pitiusa.

Cheward Román junto a Carmen Muro, su 'partenaire' en este viaje con 'Siempre primavera'.
Cheward Román junto a Carmen Muro, su ‘partenaire’ en este viaje con ‘Siempre primavera’.

Y es que este curioso y dinámico campurriano posee un interesante currículum profesional, que le ha hecho no solo ciudadano del mundo, sino también avezado conocedor de la naturaleza humana, hasta el punto de que bien merece el calificativo de experto en emociones vitales. Esas que tanto le ocupan y predisponen, y que siempre derrocha, presto a la conversación e interacción personal, gracias a su afable carácter y a su conciliador talante. Cheward es ‘catedrático de la vida’.

El pasado sábado, 1 de abril, presentó en ‘La Nave Q Late’, el resultado de su último proyecto que, como no podía ser de otro modo, tiene un título más que sugerente: ‘Si Peter fuese detrás de Pan, nunca sería Jamás’ un libro autobiográfico, en el que narra anécdotas personales y profesionales de su más reciente singladura sensorial. La que ha compartido junto a Carmen Muro, su ‘partenaire’ en este viaje a donde la vida quiera llevarles o, mejor dicho, al que ellos decidan enrolarse, en la atenta escucha de sus prioridades existenciales.

Ya son más de doce añosintensa y hondamente vividos– los que unen a Cheward y a Carmen, una bella cordobesa autodidacta de mirada penetrante y enigmática personalidad, durante los que ha brotado la firma de arte y diseño floral ‘Siempreprimavera’. Juntos han recorrido medio mundo, conquistando los corazones de propios y extraños con sus inspiradoras creaciones, que no son más que el reflejo de su generoso espíritu artístico. Ellos lo sienten y así se expresan, diseñan sus vidas y contagian sus emociones.

Lo han hecho tanto en mercados –sus queridos ‘mercadillos’, el de Navidad de Santander y el de Ibiza-, como en ferias y exposiciones temáticas; desde los más locales a los más internacionales, porque a ellos eso de las etiquetas, cifras y volúmenes les importa tan poco, que más bien les abruma, pues marchita y opaca su naturalidad. Desde su ‘tallercito’como a ellos les gusta decir– en la Reinosa natal de Cheward, donde también presentaron el libro el viernes 31 de marzo, elaboran sus ya famosos complementos florales para los cinco continentes, enarbolando, sin ruido ni estruendo, la bandera de ‘made in Cantabria’.

Prologado por la vicepresidenta del Consell de Ibiza, Marta Díaz-Pascual, y el artista cántabro, Mario San Miguel, el libro es un relato de experiencias vitales del campurriano y la cordobesa, cuya recaudación irá destinada íntegramente a la ONG ‘Proyecto Juntos’ contra el cáncer infantil. / Foto: Charo Ibáñez
Prologado por la vicepresidenta del Consell de Ibiza, Marta Díaz-Pascual, y el artista cántabro, Mario San Miguel, el libro es un relato de experiencias vitales del campurriano y la cordobesa, cuya recaudación irá destinada íntegramente a la ONG ‘Proyecto Juntos’ contra el cáncer infantil. / Foto: Charo Ibáñez

Hoy, en ‘Vivir la Moda’ vamos a conocer la microhistoria de dos personas que continúan soñando y compartiendo sus experiencias, regalándonos su enriquecedor aprendizaje, con el que ahora van a ayudar también a la causa de la ONG Proyecto Juntos contra el cáncer infantil. Un vibrante relato de amor y desnuda sinceridad, con capítulos -el de Sarah y Diane– de los que, en su momento, ya se hicieron eco periódicos y revistas de moda, y que ahora ocupan como integrantes del colectivo de diseñadores de Moda ‘Ad Lib’, estratégicamente posicionado a nivel internacional.

-¿Qué te ha llevado a escribir este libro?
-Nuestra historia profesional en un relato está muy vinculado a lo que sucedió en el mercadillo del Puerto de Ibiza en el verano de 2015, va a hacer ahora dos años. Este hecho nos llevó a la pasarela de Nueva York, donde estuvimos trabajando para la diseñadora Diane Von Fürstenberg, que previamente estuvo en Ibiza junto con Sarah Jessica Parker, y allí se gestó lo que, de alguna manera, cambió nuestra vida profesional. Fue después de esta historia emocionante y atípica cuando saltamos de la escala del comercio -de lo más bajo, que es un mercadillo- a lo más alto: la Semana de la Moda de Nueva York.

-¿Este libro podría ser una historia de película?
-Casi lo es. Un día, hablando con el productor Rodolfo Montero -con quien habíamos trabajado durante diez años en películas y documentales- nos comentó que quería hacer una película sobre nuestra historia. Ahí empecé a empatizar con esta idea.

-¿Y por qué un libro?
-Lo comenté con Carmen y dijimos vamos a hacer primero un libro y, si después se puede llevar al cine, bien pero ya hemos plasmado nuestra experiencia profesional en primera persona y he retratado mi mundo más sincero e intimista. Se trataba de recuperar anécdotas de estos doce años como pareja, bajo un punto de vista más humano y espiritual. Esas cosas que muchas veces te callas, escondes o de las que no eres consciente.

¿Cómo ha sido el proceso?
-Por un lado me he tenido que sumergir en mi memoria y, por otro, a mi infancia. Las personas, cuando dejamos la niñez, damos un salto cuántico tan grande que olvidamos, casi por completo esa parte en la que el niño es lo que es. Sin embargo, el mundo adulto se convierte en una dualidad mental, que nos mantiene divididos y genera una ruptura dentro de nuestro ser que nos hace estardesmotivados, preocupados y enfadados por esa división. Bajo mi experiencia, esto tiene solución sumergiéndonos en nuestro interior y recuperando ese niño olvidado. De aquí es donde surgen las dos partes: Peter y Pan, mientras que sean dos nunca volveremos a recuperar ese estado de consciencia, que se llama ‘Nunca Jamás’.

El libro ‘Si Peter fuese detrás de Pan, nunca sería Jamás’ puede adquirirse en la galería de arte ‘Acuarela’ de la calle Rualasal 2 de Santander, así como a través de la página de ‘Siempre Primavera’. Los 18 € del precio irán destinados íntegramente a la ONG ‘ProyectoJuntos’ contra el cáncer infantil.
El libro ‘Si Peter fuese detrás de Pan, nunca sería Jamás’ puede adquirirse en la galería de arte ‘Acuarela’ de la calle Rualasal 2 de Santander, así como a través de la página de ‘Siempre Primavera’. Los 18 € del precio irán destinados íntegramente a la ONG ‘ProyectoJuntos’ contra el cáncer infantil.

-¿Qué relatáis en este libro?
-El libro está lleno de anécdotas tanto a nivel individual como de pareja, todas ellas están relatadas con sinceridad y desnudez. El proceso de escribirlo han sido unos cuatro meses, más luego la corrección -para lo que he contado con la ayuda de Cristina Herrero– y maquetación –Alfonso Bustamante-. Y estamos muy contentos con el resultado.

-Y habéis decidido destinar la recaudación de la venta del libro a un proyecto solidario…
-Así es. Cuando estaba terminando de escribir el libro y, valorando cómo había quedado, tuvimos una conversación de pareja y decidimos vincularlo con una ong, porque actualmente hay muchísimas personas pasándolo realmente mal.

-¿Por cuál habéis optado?
-Conocimos a Carlos Ramón, fundador de ‘ProyectoJuntos¡qué bello nombre!-, y nos enamoramos de su forma de pensar y del mensaje de la organización. Carmen y yo pensamos que teníamos que hacer algo más que destinar solo el 50% de la recaudación, que fue nuestra primera idea, así que decidimos donar todos los beneficios de la venta del libro. Nos tiramos de cabeza y se produjo el ‘feedback’ de esa liberación de sentirte vacío y no quedarte con nada que es maravilloso.

-¿Qué te has sentido con la experiencia de escribir este libro?
-Estoy muy agradecido a este proyecto porque he tenido que sentirlo desde las tripas y no desde la cabeza. Me siento un privilegiado porque lo interpreto como todo el proceso de la vida, que te quita unas cosas y te da otras.

-¿Y qué ha representado para ti a nivel personal?
-Este libro es en realidad mi más transparente y sentida forma de ser, sin ningún tapujo. Soy consciente de que se trata de una apuesta muy arriesgada porque cuando manifiestas tu parte más íntima por escrito, te expones a muchas cosas: ‘¡Qué dirán!, que no llegue y que no te entiendan, la incomprensión y otras muchas cosas.. Pero me he centrado más en el sentir que en la expectativa de lo que iba a pasar.

-¿A quién está dirigido?
-Ni a los niños ni a los adultos, pero está pensado para estos dos públicos: para el niño que tiene el mismo lenguaje y para el adulto al que se le ha olvidado ser niño. A estos últimos ojalá que el polvo mágico que desprende ‘Campanilla’ le haga rememorar y recuperar su parte más íntima. Y, especialmente, va dirigido a todas las personas adultas que entendemos la vida desde la parte de la razón, como sucede en el último capítulo -‘Imaginemos un mundo mejor’’, que tiene un gran mensaje. Tenemos una grandísima responsabilidad individual en nuestras vidas.

Carmen ‘Mela’ Revuelta ejerció como anfitriona y fotógrafa de excepción de la concurrida presentación del libro de Cheward Román y Carmen Muro en ‘La Nave Q Late’, a la asistieron más de trescientas personas. / Foto: Charo Ibáñez
Carmen ‘Mela’ Revuelta ejerció como anfitriona y fotógrafa de excepción de la concurrida presentación del libro de Cheward Román y Carmen Muro en ‘La Nave Q Late’, a la asistieron más de trescientas personas. / Foto: Charo Ibáñez

-¿Qué tipo de responsabilidad es esa?
-La de tomar las riendas de nuestra propia vida, porque siempre estamos culpabilizando a los de arriba: a los jefes, a los padres, a la familia, a los políticos… Así que, si cada vez somos más las personas que cambiamos nuestra forma de pensar, conseguiremos cambiar nuestra conciencia y esto nos llevará a eso que anhelamos tanto: expresarnos como lo que somos. En este sentido, yo hago una invitación a leer el libro desde el plano del adulto.

-Para llegar a estas conclusiones habrás tenido una vida muy intensa…

Soy el hombre los mil trabajos (risas). Mi primer trabajo me llegó a los 14 años en una pastelería. Después me dio por la hostelería y he trabajado en restaurantes, cafeterías, cervecerías y hasta en un transatlántico que hacía la ruta Miami-Las Bahamas. Fíjate que, sin saber inglés, cuando trabajé en Estados Unidos, me pusieron de ‘manager’ en un restaurante italiano (risas). Pasé cuatro años de mi vida y volvería, porque me encanta.

-Pero, no solo te has dedicado al mundo de la hostelería…
-También estuve llevando autobuses en el aeropuerto de Ibiza, he hecho la turné de mercadillos medievales por toda España, he sido comercial. La lista es innumerable… (risas). Y, durante catorce temporadas, fui chofer de coches de lujo en Ibiza, lo que me permitió relacionarme con personas con un estatus económico súper alto -el más alto del planeta-, la realeza, artistas, deportistas de elite… Son catorce años con experiencias muy variadas, porque a muchos de ellos no sólo les hacía de chofer, sino que también les orientaba a muchos niveles en la isla.

-¿Qué te queda por hacer?
-Externamente, muchas cosas, e internamente también, porque creo que vine a esta vida con el mensaje muy claro que tiene que ver con las personas, con la parte humana y con el compartir. Me refiero a esa faceta que apenas expresamos y para la que nos solemos poner una careta, fingiendo que todo está bien, que podemos con ello y para qué vamos a exteriorizarlo. En mi caso, me resulta muy fácil empatizar con esa parte olvidada, tapada o fingida, y esa creo que es mi forma de ser y sentir hacia el comportamiento de los demás. Ese es mi sino en esta vida.

¿Qué representa para ti la moda?
-Evidentemente tiene que ver con ‘Siempreprimavera’, porque es de lo que vivimos. Nosotros hacemos el círculo completo que va desde la creación hasta la venta de lo que diseñamos, y lo que más nos gusta es esa parte creativa en la que puedes sumergirte en el taller. La creatividad es realmente una de las herramientas más poderosas, espirituales y humanas como forma de expresión. En definitiva, el mundo de la moda es pura inspiración para nosotros.

-Muchos nos saben que las creaciones de ‘Siempreprimavera’ que hacéis en vuestro taller de Reinosa viajan a diferentes países del mundo…
-Así es. Han ido a Francia, Japón, Estados Unidos -para la ‘Compañía VF’ de Diane Von Fürstenberg-, Italia, Holanda, Panamá, Uruguay o Irán, así como de otros lugares de Asia y también de Centroeuropa. Siempre que vamos a ferias internacionales -como las últimas de París y Londres-, todo el mundo se queda impresionado y así es como surgen nuevos clientes.

-¿Por qué la gente se enamora de las creaciones de ‘Siempreprimavera’?
-La sensación que tenemos y, sobre todo, lo que nos transmiten es por la gran capacidad de combinar color y armonía, porque poner muchos colores es fácil, lo que es más difícil es que tengan armonía. Y lo que es innegable es que son piezas absolutamente únicas.

La diseñadora Diane von Fürstenberg apostó por 'Siempre primavera' en la Fashion Week de Nueva York.
La diseñadora Diane von Fürstenberg apostó por ‘Siempre primavera’ en la Fashion Week de Nueva York.

-¿Eso fue lo que enamoró a Sarah Jessica Parker y a Diane Von Fürstenberg?
-Yo pienso que sí porque, además, Sarah eligió las más grandes. Y, en el caso de Diane, yo creo que lo que ocurrió es que mi madreNieves– estaba empujando desde arriba.

-Antes decías que esto cambió vuestra vida profesional, ¿hay un antes y después
-Sí porque supuso un mayor reconocimiento, pero también un mayor nivel de exigencia, porque los retos empezaron a ser mayores. Para Carmen, esto ha supuesto un gran estímulo y quizá le ha dado más seguridad. Ella es muy introvertida y esto es parir y parir nuevos diseños y nuevas historias. Ahora vamos a participar en ‘Costura España’ en Madrid como colaboradores de la diseñadora Virginia Vald. Esta es la parte más positiva de nuestro trabajo pero la más negativa es que cada vez tenemos menos tiempo.

-¿Ha cambiado vuestra esencia?
-No, afortunadamente no. Esto es muy importante, porque tuvimos un nivel de estrés grandísimo durante meses. El pedido para Estados Unidos coincidió con los preparativos del mercadillo de Navidad, y teníamos que desarrollar facetas que nunca habíamos tocado a ese nivel como los temas fiscales relacionados con la exportación o preparar un equipo de trabajo muy grande y enseñar a las personas cómo queríamos las cosas. Cuando aquello llegó no estábamos preparados. Así que tienes que reciclarte dentro de ti y ponerte las pilas, sin miramientos, y activarte, porque el propio ritmo te lleva. Aquella oportunidad nos enseñó que eso era precisamente lo que no queríamos de la vida.

-Tuvisteis ofertas de grandes nombres de la industria de la moda y el diseño…
-Sí. Dos grandes gigantes nos llamaron y Carmen y yo, que lo consensuamos todo, llegamos al convencimiento de que, después de la experiencia que habíamos tenido, iba a suponer un cambio drástico y lo único que nos iba a dar -y como mucho- era dinero.

-¿Se gana mucho dinero con las flores?
-Nosotros ganamos un sueldo -un ”sueldito’ para ser exactos-, que en verano aumenta, eso sí es verdad. Donde siempre hemos tenido mucho tirón y una gran clientela es en el mercadillo de Navidad de Santander -al que siempre estaremos agradecidos-. De hecho hay chicas y mujeres de Santander y Cantabria que tienen más de treinta gorros nuestros. Es impresionante y nuestro agradecimiento es profundo, tanto a la ciudad de Santander como a toda Cantabria por todo lo que nos han arropado.

¿Cómo ves Cantabria desde el punto de vista creativo?
-Santander tiene dos vertientes. Una como ciudad, que es muy cómoda, bellísima y te proporciona una calidad de vida muy grande, y otra que, desde nuestro mundo de ‘Siempreprimavera’, es una sociedad muy clásica y cuadriculada en la que cuesta cambiar mucho las ideas.

-Pero en vuestro caso no os resultó tan difícil…
-Empezamos hace ya doce años y entonces era impensable hacer lo que planteábamos, porque nadie acoplaba flores. Hemos tenido que ir abriendo camino en este sentido, pues, como te decía, aquí cuesta mucho introducir las tendencias. Ha habido que ir jugando, abriendo puertas y teniendo templanza. Siempre hemos ido por delante, porque nosotros hemos sido pioneros y totalmente creativos. Nuestra moda es atemporal, no estamos sometidos, ni vamos a la sombra de ninguna tendencia, y en esto, la gente nos ha arropado mucho, pero mucho, mucho.

“Casi habíamos terminado la feria Pure London y en un momento antes de decir adios, nos reunimos convocando aquel abrazo atemporal, lleno de esfuerzos e ilusiones, ratos de taller compartidos con otros sacados del vete y ven, partos de la chistera en su encuentro con sacar de ella la magia de estar siempre que se la llama, aceptando que aquellos dias, habían sido una parte de lo que iba a venir. La moda Adlib estuvo presente y viva, en aquel escenario de tanta creatividad. Nosotros como parte de su halo, permitimos que siempre fuera primavera, tejiendo una madeja que junto a los demas diseñadores, Adlib expresara un poco de su alma…” #siempreprimavera #chisteras #canotier #bodas#weddings#tiaras#peinetas#arreglosflorales#coronasdeflores#crownflowers#cinturones#collares#complementos#ceremonias#eventos#eivissa#ibiza#modaadlib#asociacionelretorn#fantasiafloral

Una publicación compartida de siempreprimavera (@siempreprimavera0) el

¿Dónde va estar ‘Siempreprimavera’ durante próximos meses?
-Nos hemos comprometido en seguir implicados al 100% hasta octubre y dando todo lo que podamos. Ahora nos vamos a Ibiza porque nos gustaría estar nuevamente en el mercadillo del puerto.

-¿A qué te refieres con escuchar a la vida?
La vida siempre te da señales y no la escuchamos. Siempre estamos tan ocupados que no captamos lo que nos dice y, a veces, nos cerramos al sentir y nos dejamos llevar por el piloto automático. Nos dejamos llevar por el miedo y, en muchas ocasiones, te atora.

-Si fuera un punto y aparte, ¿con qué os quedaríais?
-Con las personas. Siempre con las personas, porque para mí todo lo demás es anecdótico. El libro está lleno de anécdotas que han marcado mi vida.

-Cuéntanos alguna…
-Recuerdo que, durante uno de los mercadillos de Navidad de Santander, una señora de unos 80 años vino a comprar un gorro para su nieta durante la cabalgata de Reyes. El gorro creo recordar que valía unos 5 euros y la señora no podía comprarlo, y a Carmen y a mí se nos saltaban las lágrimas, así que conseguimos meterle el gorro en el bolso sin que se sintiera mal. Y esta señora nos dio una gran lección de dignidad: Cuando no tienes dinero no tienes que agachar la cabeza, porque eres igual que una persona adinerada.

-¿Es con este tipo de anécdotas con las que os quedáis?
-Por supuesto. Otros quizá se quedarían con la anécdota de Nueva York, pero nosotros nos quedamos con historias como la de esta señora del mercadillo de Santander, porque no valoramos el estatus de dónde ha sucedido, sino lo que ha representado para nuestro crecimiento personal y espiritual, y lo que ha supuesto para hacernos evolucionar y ser mejores personas.

-Sois conscientes de esa imagen tan negativa que se tiene sobre el mundo de la moda…
-Sí, pero nosotros no tenemos esa percepción. En Nueva York nos trataron como reyes y, por supuesto, sabían que veníamos de un mercadillo. Cuando terminó el desfile de Nueva York, le enviamos a Diane un e-mail agradeciéndole cómo nos habían tratado y que, entre otras cosas, nos había puesto en los créditos de un catálogo precioso con letras doradas. Nos trataron como a personas, no como a dos ‘perroflautas’, como Carmen siempre dice en tono jocoso (risas).

Vamos a volver sobre el libro que habéis presentado. ¿Dónde se puede comprar?
-En la galería de arte ‘Acuarela’, en la calle Rualasal 2 de Santander, cuya responsable María San Segundo se ha sumado a nuestra iniciativa y va a donar íntegramente también su parte de las ventas, y en nuestra página de ‘Siempreprimavera‘. El precio es razonable:18 euros. Hemos mimado muchísimo todas las fases del libro, desde la maquetación (pasta dura, 270 páginas) hasta las fotografías, que son mías también y en las que tengo que agradecer la mano de Emiliano Entenza -un gran amigo argentino, con quien he tenido ocasión de trabajar en cine, porque él es cámara y ha aportado su toque/retoque-.

Cheward Román, Carmen Muro, Marta Díaz-Pascual, Mario San Miguel y José Luis Callejo momentos antes de la presentación del libro, el pasado sábado 1 de abril, en ‘La Nave Q Late’.
Cheward Román, Carmen Muro, Marta Díaz-Pascual, Mario San Miguel y José Luis Callejo momentos antes de la presentación del libro, el pasado sábado 1 de abril, en ‘La Nave Q Late’.

-¿Quiénes se han sumado a proyecto tan personal?
-Son muchas las personas que han colaborado, absolutamente de corazón, en este proyecto. Unos con una sonrisa, otros con información -que es tan importante-, con esfuerzo y apoyo físico y moral. Ha sido muy bonito comprobar cómo las personas se involucran en algo que es para los demás. Es una pena que no lo practiquemos más, porque, de este modo, conseguiríamos que el mundo fuera mejor.

Las instituciones y empresas colaboradoras son la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria; el Gobierno de Ibiza, que ha estado representado el sábado por su vicepresidenta segunda Marta Díaz-Pascual; la empresa de vehículos de lujo de la isla ‘Dipesa Group’; y muchas personas: Mario San Miguel, Adolfo Díaz, Cristina Herrera o Domingo De la Lastra…

-Anima a la gente a sumarse también a vuestro proyecto…
-La gran invitación que hago a todas las personas es que se acerquen a los demás, porque, cuando abrimos nuestro corazón y empatizamos con el otro, de vuelta se nos da algo que siempre es mucho más grande de lo que nosotros damos. Así que animo a que, por medio de la solidaridad, nos acerquemos al corazón de los demás para dejar de practicar tanto con la cabeza.

¿Cuál es el principal mensaje del libro?
-Desde niño he querido saber cómo podía gestionar lo que entendemos por sufrimiento, así que este libro proporciona unas herramientas -camufladas en el día a día- que, si se practican, pueden ayudarnos a ir un poco más allá de esa parte mental en la que los pensamientos nos tienen trabados y condicionados, y que no nos dejan sentir la vida.

-¿A qué te refieres con esto?
-Hay una frase en el libro que dice… “uno nace a partir de lo que es, no de lo que tiene que ser”, y esto que parece muy fácil y todos podemos dar mil explicaciones, otra cosa es experimentarlo desde las tripas, no desde la cabeza. Yo he tardado doce años en comprenderlo de este modo, por eso que me siento como un pequeño transmisor de esa experiencia. He descubierto algo que siempre anhelé, que estaba dentro de mí, y que tiene todo ser humano. Entonces, si a alguien le sirve como espejo para poder descubrir lo que tiene dentro de sí mismo, es todo un tesoro.

-Hablas de anécdotas, experiencias y de personas… ¿Cómo son para ti las personas?

-¡Qué pregunta…! -suspira-. Todos tenemos un poco de todo, tanto positivo como negativo, y, en realidad, lo que nos hace honorables es lo que practicamos, porque somos lo que hacemos y no vale solo con tener buenos sentimientos, también hay que practicarlos. Y, este aspecto, el ego -como invención de nuestro carácter para sobrevivir– es una jodienda. ¡Qué dolores de cabeza nos da nuestro ego!

-¿Qué es para ti el ego?

-El ego es un fantasma, es una creación que no existe, porque nos sentimos muy importantes cuando pero realmente no lo somos. Es una pena que esta sociedad transmita valores para engrandecer el ego, así que, en este sentido, yo me considero antisistema, no porque vaya destrozando mobiliario urbano, sino porque creo que deberíamos dar una vuelta y enfatizar en aquello que nos ayudara a gestionar ese fantasma.

-¿Crees que realmente es tan limitante?
-Mucho. El ego es eso que te hace ir corriendo como un burro detrás de una zanahoria que te han puesto y que nunca vas a poder atrapar. Ahí se nos olvida sentir un abrazo, hacer un descanso en nuestros pensamientos o saborear lo que estamos comiendo, porque estamos continuamente pensando en lo que tenemos que hacer y vamos de ‘hacedores’. El ego se disfraza de ‘hacedor’, de manipulador y de controlador, en realidad es el ‘rey del carnaval’. Lo único que quiere es existir, así que nosotros preferimos vivir en sufrimiento antes que ceder en este protagonismo.

-¿Cómo se controla el ego?
-Para mí consiste en darse cuenta de ello -de ese ego que creamos cuando somos pequeños- para frenarlo y poner mi atención en el momento presente. Cuando hago esto y no me despisto, el ego no tiene espacio, porque estoy sintiendo lo que hago en este momento y esto es lo más importante. Hay una frase que he destacado en la solapa del libro porque es una realidad, que no sé si será muy evidente, pero es lo practicamos muy poco: “Si cambiamos nuestros pensamientos, cambiamos nuestra conciencia. Si cambiamos nuestra conciencia, haremos un mundo mejor”.

1 Comentario

Comments are closed.