«Deja que mi hijo sea ciclista, no le mates en la carretera»

La carta abierta de un padre de un ciclista en la que pide que respeten las normas de circulación a los progenitores conductores se ha convertido en viral

0

“Yo quiero que tu hijo, tu hija sea lo que le hace feliz, quiero que se cumplan los sueños por los que se esfuerza pero, por favor, deja que mi hijo sea ciclista, no le mates en la carretera, respétale”. Es el mensaje de cierre de una carta abierta que ha publicado el padre de un ciclista dirigida a los progenitores conductores y que se ha convertido en viral, compartida por redes sociales y grupos de mensajería móvil.

El texto -bajo el título “Mi hijo quiere ser ciclista”– habla de los sueños de los niños por ser deportistas, cocineros, músicos… y ciclistas, como es el caso de su hijo.

También explica los miedos que siente las horas que está entrenando en la carretera y, igual que le dice a su vástago que respete las normas de circulación y sea prudente, pide que el resto de padres que conducen también lo hagan cuando se encuentran a algún ciclista en la carretera. “No le mates”, suplica.

Este es el texto íntegro de la carta:

CARTA ABIERTA A TODAS LAS MADRES Y PADRES CONDUCTORES


“Mi hijo quiere ser ciclista”

Hola, no te conozco, perdona que pida tu atención, no me extenderé mucho.

Te quería comentar que mi hijo quiere ser ciclista. Posiblemente dentro de un rato cogerás tu coche e irás a buscar a tus hijos al colegio, después, en esta ajetreada vida que llevamos, quizá le lleves a un entrenamiento o a una actividad extraescolar. Tu hija, tu hijo, quizá nietos, sobrinos, hacen taekwondo, hockey, ajedrez, fútbol, inglés, pintura, música, quizá quieren ser como Carolina Marín, como los hermanos Gasol o quieren ser cantantes o cocineros.

Mi hijo quiere ser ciclista, estudia por la mañana en el Instituto y por la tarde coge su bicicleta y en los bolsillos del maillot echa un gel, una barrita y todos sus sueños e ilusiones. Enciende su luz trasera para que le veas y le insisto en que respete las normas de circulación y sea prudente. Te aseguro que durante las dos o tres horas que está fuera, en la carretera, sé que se juega la vida y solo me relajo cuando vuelve a casa.

Conozco a muchos chicos como él, sus compañeros de equipo y de pelotón, todos tienen el mismo sueño y se sacrifican mucho por conseguirlo, arriesgan en las carreras, se caen y se hacen heridas, se levantan, sangran y sudan. Quieren ser ciclistas.

Yo quiero que tu hijo, tu hija sea lo que le hace feliz, quiero que se cumplan los sueños por los que se esfuerza pero, por favor, deja que mi hijo sea ciclista, no le mates en la carretera, respétale.

Te doy las gracias por escucharme, padre, madre conductora.

COMPARTELO X FAVOR, HAGAMOS UNA GRAN CADENA. GRACIAS