Pon música en la vida de tus hijos

Muchos padres nos preguntamos cuándo y cómo introducir a nuestros hijos en el mundo de la música. Hoy, lo descubrimos de la mano de Ángela Herrero

0

¡Hola lectores de Cantabria DModa!

Disfrutar de la música es algo innato en las personas. Por eso, desde bebés, jugar con la música es algo muy beneficioso para su desarrollo, ya que, entre otras cosas, favorece la concentración y la expresión corporal.

Esta semana en ‘Cantabria en familia quiero profundizar un poco más sobre este tema’, y para ello he contado con la ayuda de Ángela Herrero. Para quienes no la conozcáis, os diré que es madre de tres niños, profesora de violín y jefa de estudios del Conservatorio de Torrelavega, por lo que siempre va pegada a su instrumento irradiando energía.

La música, la conciliación familiar y los peques forman parte de su día a día y apesar de tantas responsabilidades, afirma “Soy una madre trabajadora afortunada ya que vivo a cinco minutos del trabajo y tengo flexibilidad horaria, lo que facilita mi organización. Además, al tener un cargo directivo, puedo trabajar muchas mañanas mientras los críos están en el cole”.

Foto: Samira Hidalgo
  • Por tu experiencia sabes de primera mano cuándo introducir a los bebés en la música.
  • Es muy valioso cantarles nanas desde que son recién nacidos para que sientan la música como algo cercano. Si hablamos de introducirles en algún tipo de aprendizaje, soy partidaria de que el niño acuda a alguna clase de música y movimiento a partir de los tres años. Antes de la edad de entrada al conservatorio, con ocho años, sólo me parecen recomendables algunos métodos de música temprana, como el Suzuki, donde los niños están acompañados por sus padres en todo momento.
  • Háblanos de valores y beneficios que aporta la música a los niños
  • La música exige mucha disciplina, se trata de un trabajo constante y diario, por lo que, si el alumno adquiere el hábito, puede trasladarlo a otros estudios y mejorar en otras áreas. Además, ayuda a la expresión. Es muy bonito ver cómo en la etapa de la adolescencia, por ejemplo, el alumno trasmite sus sentimientos a través del instrumento y cómo los niños más tímidos se sueltan cuando tocan una melodía.
  • ¿Puede resultar complicado reconocer cuándo el niño tiene un verdadero interés por la música?
  • Todos solemos poner música en casa o en el coche. Hay que fijarse en si el niño canta las canciones y baila. En general, todos tienen interés por la música y si se lo planteas como un juego les va a gustar. También hay que decir que habrá niños que tengan más facilidad para la música que otros, pero la importancia de educarlos en este ámbito es fundamental para que, aunque no toquen un instrumento, sepan apreciarla.
  • ¿Cuál es aquí el papel de los padres?
  • Hoy en día está muy de moda que los niños tienen que ser buenos en todo. Esto puede valer si le hace feliz, pero por la parte que me toca, veo mucho chiquillo agobiado por retos que son de los padres y se los trasladan a ellos. Hay que tener cuidado con eso. No hay que olvidar que un niño es un niño y tiene que jugar.
  • A muchos padres nos pasará que, si pensamos en qué instrumento puede gustarle más a nuestro hijo, no sabemos qué contestar…
  • Antes de los siete años no se sabe y cuando entran al conservatorio, tampoco tienen claro lo que les gusta. Nos podemos hacer una idea con la educación de la música y el movimiento, observando qué tipo de sonidos les resultan más atractivos: los sonidos agudos se corresponden con instrumentos como la flauta travesera, el violín o la trompeta. Por su parte, los sonidos graves con el contrabajo, la tuba o el fagot, por lo que hay que estar atento a las señales. Los instrumentos más demandados por los alumnos del primer curso son piano, flauta, violín y guitarra.
Foto: Samira Hidalgo
  • A menudo, se relaciona estudiar un instrumento con algo caro, ¿qué hay de cierto en eso?
  • Es cierto que las enseñanzas de música han tenido fama elitista, pero hoy en día, al tener la posibilidad de estudiarlas en el sistema público, son más accesibles. Por otro lado, el conservatorio pone a disposición de los alumnos durante un curso los instrumentos menos comunes y más caros (como el fagot o la tuba), para asegurarse de que han elegido correctamente. También pueden adquirir instrumentos de segunda mano que aparecen anunciados en el mismo tablón del Conservatorio y preguntar a los tutores.
  • ¿Conservatorio o Escuela?
  • Hay que tener clara la diferencia porque el Conservatorio es un tipo de estudio oficial, con sus asignaturas, exámenes y evaluaciones.
  • Para aquellos papás que se lo estén pensado, el plazo de la solicitud de matrícula para el Conservatorio ya ha terminado pero ¿puede haber otras alternativas?.
  • Actualmente las plazas para entrar al Conservatorio están cerradas, pero hay un taller de música de niños entre 5 y 7 años y tienen hasta el 30 de septiembre para inscribirse. Con vistas al siguiente curso, que los papás sepan que la solicitud siempre tiene lugar tras el puente de mayo.
  • ¿Cuál sería tu recomendación personal a nuestros lectores de Cantabria DModa?
  • Cuando nuestros hijos son pequeños, tenemos que dejar que jueguen y exploren con la música y cuando van siendo más mayores, podéis dejaros asesorar en cualquier momento por el personal del Conservatorio para la elección del instrumento y sobre todo que los niños prueben, hay que sentir la música como un aspecto positivo de la vida y debemos trasladárselo a nuestros hijos como tal.

¿Te animas a apuntar a tu niño a música?, ¿Quieres contarnos tu experiencia? ¡Déjanos tu comentario!

Nos vemos el próximo viernes, y los demás días en Facebook y en Instagram.

¡Buen fin de semana familia!