Estilo colorista

La casa de Pippi Langstrump nos enseñó cómo un hogar de mil colores puede ser mágico

0
515

Hoy os hablo de un estilo muy divertido que aporta buen rollo, alegría y luminosidad: el estilo colorista. Después de darle muchas vueltas, decidí que la mejor representante de esta llamativa forma de decorar era Pippi Langstrump, nuestra Pippi Calzaslargas.

Cuando éramos pequeños todos deseábamos vivir en la casa de Pippi Langstrump, famosa por sus colores rosa, amarillo y verdeYo, aún hoy, desearía vivir en un lugar así.

Una casa divertida, llena de color, alegre y repleta de rincones que cuentan historias y aventuras.

Estilos como el vintage, rústico o colonial, conforman este ecléctico escenario con la maravillosa capacidad de evocar recuerdos repletos de felicidad.

Sillones en los que Pippi saltaba todas las veces que nos lo prohibieron a nosotros. Muebles por los que campaba a sus anchas su querido mono, el señor Nilsson, o mesas sobre las que comía su inseparable caballo Pequeño Tío. Todos esos rincones forman parte de los lugares que llenaron de fantasía nuestras tardes.

Muebles restaurados y pintados de colores vivos, sillas distintas y de distintos tonos, lámparas doradas, alfombras… Todo aquello daban vida a un mundo en el que todos deseamos estar alguna vez.

La madera, la forja y las paredes decoradas con papel pintado son algunos de los materiales que destacaban en la decoración de aquella casa. Tommy y Anika también quedaron prendados de la alegría de un hogar en el que las fiestas, las canciones y las chucherías eran el pan nuestro de cada día.  

Todos deberíamos vivir alguna vez, al menos durante unos días, en una casa con tanta magia y ese aire naif. Sin normas, sin limpiar y ni recoger, sin preocupaciones y rodeados de amigos. Yo me apunto.

Espero que os haya inspirado mi repaso por un lugar que bien podría ser un catálogo actual de decoración.

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here