Rosquillas de anís, las de toda la vida

Entre tanta cocina vanguardista siempre ha de quedar tiempo para revisar las tradicionales recetas con las que nuestras abuelas nos endulzaban la vida

0

Los dulces caseros son mi perdición y me declaro una apasionada de la repostería tradicional y, cómo no, de las rosquillas. Son un dulce típico de Semana Santa, aunque se consumen todo el año. Ésta es una receta que os encantará por sus aromas y por la sencillez de su elaboración. Animaos a manchar vuestras cocinas y a preparar vuestros propios dulces.

Ingredientes:

3 huevos talla L.

400 gr. de harina de trigo fuerza (tamizada).

150 gr. de azúcar en grano.

95 ml. de aceite de oliva.

95 ml. de licor de anís.

1 sobre de levadura en polvo Royal.

1 L. de aceite de oliva o girasol para freir.

Elaboración:

  1. Freíd el aceite (se puede freír con corteza de limón) y dejad enfriar.
  2. En un bol, echad los tres huevos a temperatura ambiente y el azúcar en grano.
  3. Batid hasta conseguir una crema.
  4. Añadid el aceite frito de oliva y batid.
  5. Añadid el licor de anís y batid.
  6. Tamizad la harina y la levadura.
  7. Id añadiendo la harina con una cuchara poco a poco.
  8. Mezclad hasta conseguir una masa.
  9. Echad la masa sobre una placa de mármol con un poco de harina y amasad hasta que no se pegue en las manos.
  10. Dejad reposar durante una hora a temperatura ambiente.
  11. Dividid la masa en bolitas. Después hay dos opciones: podéis introducir el dedo en el centro de la bola y estirar o hacer un ‘churrito’ y unir.
  12. Ya están listas para freír en abundante aceite y bien caliente.
  13. Freid hasta que se doren y dejad enfriar en papel absorbente

 

¡Y listo! ¡Hasta el próximo sábado!

María Malo

 

Artículo anteriorAscot, la cita de los sombreros
Artículo siguienteLos viajes que te traje
María Malo
Navarra de nacimiento, cántabra de corazón, María Malo (by La Dulce Vida de Mary) nació, creció y sigue trabajando entre harinas, dulces y chocolates. Tan inquieta como dicharachera y cercana, no puede ocultar su pasión golosa, la cual compagina con su faceta de empresaria y su gusto por la moda, el estilo, la decoración y los buenos modales. Habitual en revistas de fin de semana y programas de televisión, cada vez camina más por nuestra tierra, entre Suances y Santander.