Ser más niños con menos dispositivos móviles

Hoy en día es muy común ver por la calle a niños de todas las edades colgados de un móvil, una tablet o una videoconsola, una tendencia que deberíamos cambiar entre todos.

0

¡Hola lectores de Cantabria DModa!

Si vas caminando por la calle, seguro que te encuentras a más de un niño e incluso a un bebé con un teléfono móvil viendo vídeos o jugando a algún juego. Niños muy pequeños que ya saben manejar el móvil y quitar y poner vídeos ellos solos, con las puntas de sus deditos, con lo importante que es el uso de las manos para el desarrollo del cerebro. Como esta situación se ha convertido en algo cotidiano y está relacionado tanto con los niños como con la familia, me apeteció compartir con vosotros estas líneas en Cantabria en Familia.

Y es que los dispositivos móviles ocupan un lugar habitual en nuestro día a día. Muchos padres les ofrecen el teléfono para que el niño deje de llorar, se siente en la sillita de paseo o en la del coche, o simplemente no moleste y esté un rato tranquilo. Pero ¿deberíamos dejar de verlo como algo normal? En mi modesta opinión, creo que sí. Considero que hay que medir mucho más los tiempos en los que el niño está expuesto a las nuevas tecnologías. Con esto no quiero decir que nunca se les enseñe a los peques un vídeo en el móvil, porque todo en su cierta medida puede tener beneficios, pero sí es cierto que hay momentos y momentos.

Ir paseando por la calle y que el niño esté con el teléfono, por ejemplo, no lo veo recomendable ni saludable, porque ese crío se está aislando de lo que sucede a su alrededor. Lo digital les distrae de la realidad y les impide disfrutar del presente, del aquí y ahora.

Fotografía: Samira Hidalgo

Quizás deberíamos empezar (en lo que me incluyo) por dar ejemplo. Por limitar las horas al día que pasamos con el móvil, tablet y demás, por prestar más atención a las personas y a lo que nos rodea para que nuestros hijos no nos asocien con el teléfono móvil todo el día encima, para que ellos no lo vean como algo bueno y normal e igual que para ellos, para que lo digital no nos separe de nuestra vida real. Os cuento tres casos que recuerdo, ya que me llamaron la atención:

Un día estaba en una tienda de ropa y había un niño esperando en la cola para pagar y se le notaba cansado y aburrido. Me miró, le sonreí y me dijo su madre: “es que si no está con la maquinita no hay manera”. Ese comentario me dejó pensativa y triste.

En otra ocasión, había una familia tomando algo en una terraza de un bar. Los dos niños estaban con sus tablets y los padres callados. Así no puede fluir una conversación. No es un buen plan en familia.

Por último, imaginaos un grupo de padres tomando unas cañas, de risas, mientras sus cinco niños están sentados en el suelo uno al lado del otro, cada uno con su móvil o consola sin hablarse. Los padres socializándose, pero los críos no. Se pierden buenos ratos de juegos disfrutando de la compañía de otros niños.

Fotografía: Samira Hidalgo

Igual de importante es mencionar cómo los dispositivos móviles inciden en la salud: según indica la OMS, los teléfonos móviles sólo transmiten energía cuando están encendidos.

La exposición del usuario a las radiofrecuencias desciende rápidamente al aumentar la distancia con el dispositivo, por lo que una persona que utiliza el teléfono móvil a una distancia de entre 30 y 40 centímetros de su cuerpo (al escribir mensajes de texto, navegar por Internet o cuando se utiliza el ‘manos libres’) estará mucho menos expuesta a campos de radiofrecuencia que quienes lo utilizan acercando el aparato a su cabeza. Por ello, es muy recomendable que los peques no hablen por teléfono y que, de hacerlo, lo hagan el mínimo tiempo posible y siempre utilizando el ¡manos libes’.

Hay que fomentar los juegos de los niños, tanto solos como en grupo. Éstos deben utilizar activamente las manos, descubriendo texturas, dibujando y construyendo para favorecer el desarrollo del cerebro, algo que no sucede si están pegados a una pantalla. Sea como sea, los niños tienen que jugar y relacionarse, algo para lo que nunca hizo falta un móvil.

Nos vemos el próximo viernes, y los demás días en Facebook y en Instagram

¡Buen fin de semana familia!