Mitos y verdades sobre los secadores de pelo

La gran mayoría desacreditan estos aparatos de uso frecuente en belleza, asegurando que son perjudiciales para el pelo. ¿Qué hay de cierto en ellos?

0

POR C. BENLLOCH

Los secadores de pelo pueden ser grandes aliados, pero existen muchos mitos y falsas creencias en torno a ellos. La gran mayoría de estas creencias populares están destinadas a desacreditarlos como aparatos de uso frecuente en belleza, asegurando que son perjudiciales para el pelo. Pero en la mayoría de los casos están fundamentados en accidentes o en el deterioro del cabello provocado por una la mala utilización de estos aparatos. Hemos recopilado ocho de estos mitos para averiguar qué hay de verdadero o falso en ellos, y algunos trucos para utilizarlos correctamente.

Mitos sobre los secadores de pelo

  • Usarlo con frecuencia es malo para el pelo: Esta afirmación es falta, siempre que se utilice de forma correcta y de la temperatura a la que lo pongamos. Si lo utilizas a diario, mejor no lo pongas a temperatura máxima.
  • Lo mejor es usar el aire caliente: Es cierto que es mejor que frío, pero lo ideal es utilizar la temperatura media de forma constante durante todo el secado.
  • Acelera la caída del cabello: Es verdad solo a medias, ya que depende del tipo de pelo, si además abusamos de cremas y otros agentes externos.
  • La calidad del secador no importa: Esta es totalmente falsa. El tipo de secador es importante en base a lo que vayamos a hacer con él y del tipo de cabello. También puede haber problemas con la temperatura si no escogemos uno de relativa buena calidad.
  • Hay que ir variando la temperatura al secar el pelo: De hecho, es poco recomendable hacerlo, según los expertos de L’Oréal. Lo ideal es utilizar la temperatura media para secarlo, y darle un golpe de aire frío al final para fijar el peinado y darle brillo.
  • Es mejor utilizar cremas o mascarillas protectoras del calor: Verdad a medias, ya que dependerá de la crema y de la cantidad de veces. Pero utilizar una de vez en cuando ayudará a proteger el cabello del calor emitido por el secador, sobre todo si lo usamos todos los días.
  • Utilizar la boquilla daña más el cabello: No es cierto. La boquilla ayuda a dirigir el aire hacia un punto o mechón concreto, sirve para moldear el cabello y darle forma, pero no daña más o menos el pelo.
  • Usar el secador reseca el pelo: Esto puede ser cierto si lo usamos a diario. Pero utilizarlo tres veces a la semana no lo dañará sobremanera. Podemos utilizar de vez en cuanto una mascarilla protectora para compensar los efectos.
  • El secador es malo para el pelo de los niños: Nada más lejos de la verdad. Eso sí, procura no utilizar la temperatura máxima para no quemar al pequeño.

Algunos consejos

Secarse el cabello puede llegar a ser una tarea rutinaria en invierno, pero hay que hacerlo en condiciones de seguridad para nuestro cabello. Estas recomendaciones pueden ser de utilidad:

  • Utilizarlo a una distancia mínima de 10 cm.
  • Comienza secando el cabello interior, cerca del cuello, y ve subiendo.
  • Sécalo por capas para evitar dar calor muchas veces seguidas en el mismo punto, de la raíz a las puntas.
  • En la medida de lo posible no procedas al secado justo después de lavar el cabello. Si puedes, espera 15 minutos con una toalla envuelta en la cabeza.