360 grados

Mientras la vida transcurre a tu lado, tu permaneces. Estático. Fuerte. Inamovible. Testigo mudo

0

Nací y crecí junto al mar. Observándote. Mi abuelo era práctico del Puerto. No llegué a
conocerle. Pero siempre le he imaginado guiando a los barcos, pasando una y otra vez, a tu lado. Así que, en cierta manera, tú eres él.

Te he fotografiado una y mil veces. En calma. En días de tormenta. Rodeado de grandes olas. Bailando con la niebla. Acompañado de las nubes. Y nunca me canso. Nunca me canso de mirarte. Nunca me canso de fotografiarte. Eres mi faro. Mi brújula. Mi pasado, mi presente, mi futuro. Mi abuelo.

Mientras la vida transcurre a tu lado, tú permaneces. Estático. Fuerte. Inamovible. Testigo mudo. Cómplice compañero. Como un lento reloj de arena. Marcas los años que van pasando. Y me guías. Con tus 360 grados de luz. Con tus 360 grados de sabiduría. Marcas el camino de los que llegaron, de los que se quedaron, de los que se irán.

Texto & Foto: Belén de Benito (17)