Magia en Mina Pepita

El abrupto terreno y las estatuas de seres mitológicos que habitan el lugar, harán una aventura mágica para pequeños y, como no, también para mayores

0

Cuando entras a Mina Pepita, un parque ubicado en el casco urbano de Solares te recibe un enorme Ojáncanu con un palo en la mano. Éste es el primer ser cántabro que os vais a encontrar, porque después daréis con el Musgosu, tocando su dulce flauta para ayudar a los pastores en apuros, o el Arbolón, el guardián del bosque, entre otros personajes mitológicos.

Fotografía: Samira Hidalgo

Por los senderos se puede disfrutar de una muestra única de la naturaleza, unas rocas enormes cubiertas de musgo y helechos y un montón de rincones mágicos. Una de las cosas que más sorprende a la familia es que aún se pueden encontrar restos de minerales de lo que fuera una antigua mina.

En 1887 se iniciaba la explotación minera en el que ahora es un precioso parque por el que se puede caminar en sus sendas de pequeñas pendientes. Las originales rocas que conforman este mágico entorno crean desfiladeros y recovecos recubiertos de vegetación autóctona.

Fotografía: Samira Hidalgo

En mi opinión, se trata de un lugar diferente para pasar una mañana: das una vuelta por el parque, te detienes a observar la naturaleza y las esculturas y, en un lugar de la mina que se encuentra un poco más arriba, hay bancos con mesas para poder comer bien a gusto. Con semejante escenario se pueden sacar unas fotos muy chulas y originales. Después, podéis acercaros hasta el Muro de los deseos, un lugar más apartado ideal para pedir que se cumplan todos nuestros sueños.

Fotografía: Samira Hidalgo

La sensación tras la visita es de haber pasado un rato agradable, en familia y diferente y de haber estado rodeado de naturaleza bastante salvaje, con árboles viejos retorcidos y con enormes raíces que se elevan desde el terreno. Además, la entrada es gratuita y es un sitio ideal para ir con nuestros perros, ya que se lo pasan genial investigando en recovecos y saltando entre troncos y rocas.
Sin duda, es un sitio mágico muy recomendable, que nos acerca a la mitología de nuestra tierra, potenciando una parte importante de nuestra historia y tradiciones.

 

Nos vemos en septiembre y ¡pasad buenas vacaciones, familia!