Billy Boom Band: cuando los niños y los adultos se divierten juntos

Pasaron de La Sonrisa de Julia a Billy Boom Band sin perder ni calidad, ni ilusión, ni éxito. Entrevistamos a los impulsores del Rock para toda la familia hecho con humor

0

Billy Boom y el Doctor Ritmo superan intrépidas aventuras aconsejados por Julietta Brown, su mánager. Junto a sus secuaces Jonny Pampa, Recluta Cachorro y Chico se han convertido en estrellas del rock. Pero les invade un dilema… ¿Cómo han de comportarse ahora que son estrellas del rock? ¿Qué pedirse en un restaurante? ¿Qué hacer en su vida real? Además, Billy Boom está enamorado de Julietta, pero Julietta lo está de Marcos Cao, el llorón. La banda se entera de que Marcos Cao comparte manager con ellos, así que deciden cambiarle el nombre a Corazón Sensible. Pero… ¿y si también empiezan a hacer música sensible? ¿Conseguirán que Julietta se enamore de Billy?
Si queréis saber cómo terminará esta historia ya sabéis lo que tenéis que hacer.

Marcos Casal y Raúl Delgado son dos extraordinarias personas que llevan adelante proyectos musicales de lo más interesantes. Su relación supera las barreras profesionales, va mucho más allá de la música. Quizá sea gracias a ese vínculo la capacidad que tienen para comunicar ideas, transmitir mensajes y llegar al público que se proponen.

De la mano desde el 2000, estas dos cabecitas pensantes no han dejado de darnos más que sorpresas.
Marcos, cántabro y Raúl, madrileño, se conocieron en una tetería madrileña cuando Marcos comenzaba a estudiar música en la escuela de música creativa y Raúl volvía a España tras un año trabajando en Japón. Sus intereses les han permitido formar de la Sonrisa de Julia, grupo de ‘britpop’ y de la Billy Boom Band y ahora, viviendo ambos ya en Cantabria, me han podido conceder esta maravillosa entrevista.

– ¿Cómo surge el proyecto de la Billy Boom Band?
– La Billy Boom comienza a resplandecer a finales del 2006, principios de 2007: hace muchos años ya. “Bambino eh, bambino” era una canción que grabamos en el primer disco de la Sonrisa de Julia y que, aún mientras estábamos con el segundo, seguía cantándola. Cuando me fui de viaje con Julia en 2007, a Vietnam, tarareábamos también canciones llenas de frescura. Y ya desde entonces nos merodeaba en la cabeza la idea de crear canciones ‘rock’ para niños y adultos, sin que fueran ‘ñoñas’ o ‘naíf’ y que mantuviesen la misma calidad de arreglos que cualquier disco grabado para nosotros.
Fue ya, cuando tuvimos hijos, el momento en el que nos decidimos plantear en serio sacar adelante este proyecto. En un principio queríamos simplemente que fuera para ellos, pero de ahí llegó a los niños del pueblo, de los alrededores y más tarde, ya con Sony, a nivel nacional.Con Billy Boom Band queríamos y queremos romper la división musical existente entre el público infantil y el público adulto, algo que se plantea per se como imposible, como una utopía. Hemos intentado traspasar esa barrera narrando problemas y contando cosas que interesan tanto a un niño como a un adulto, mediante referencias universales.

– ¿Qué sorpresas os ha dado?
– Desde el principio no han sido más que sorpresas: el mero hecho de conseguir grabar un disco para nuestros hijos, la sorpresa de que Sony nos contactase, la alegría inmensa de hacer una gira nacional y el placer de tocar en sitios increíbles. Ha sido una vorágine de sorpresas y momentos gratificantes. Pero no sólo son sorpresas lo que nos rodea. La diversión es una de las piedras angulares de este proyecto. Nos divertimos con ello, lo que hace que nos involucremos e invirtamos muchísimo tiempo en él. Es muy artístico, cada vez más, y no sólo la creación, también la puesta en escena, el directo, los momentos… Y otra gran sorpresa es que tras dos discos aún seguimos pasándonoslo genial. De hecho, estamos pensando en sacar el tercer disco.

– ¿Cómo fue la transición desde La Sonrisa de Julia hasta la Billy Boom Band?
– Muy natural, empezamos a grabar el primer disco de la Billy Boom Band justo al terminar la gira de despedida con La Sonrisa de Julia. En la Sala Sol de Madrid dimos el último concierto el 23 de Enero y ya a mediados de año estábamos con el primer disco de la Billy Boom Band.

– ¿Quiénes integran ahora el grupo?– La idea original de la banda es de Julia (madre de mis hijos), y mía, pero Raúl también se volcó desde el principio con el proyecto y nosotros tres nos encargamos de la mayor parte. Ahora, los integrantes somos Raúl Delgado (Doctor Ritmo, batería), Juan Díaz Terán (Jonny Pampa, guitarra), Raúl Gómez (Recluta Cachopo, guitarra), Mario de Inocencio (Chico, bajista) y yo, Marcos Casal Caos (Billy Boom, cantante). Y no nos podemos olvidar de Julia (Julietta Brown, mánager).

– Los discos de la Billy Boom Band han sido enteramente elaborados en Cantabria. Con vuestra ya repercusión y alcance podrías haber escogido cualquier otro lugar para su realización, ¿por qué ha sido así? ¿Deberíamos creer y confiar más en los profesionales cántabros?
– En Cantabria tenemos capacidad y talento suficiente para sacar un proyecto de esta índole adelante. Quizá tiempo atrás teníamos complejo de inferioridad, pero eso ha pasado a ser un mito.
Hoy en día disponemos de auténticos profesionales en los que creemos y confiamos: hay
nivelazo. Desde el estudio de grabación Vumeter, la productora Minuscule y la oficina de
‘management‘, hasta el estudio de diseño gráfico Mutta ha sido una experiencia fascinante en la que todos ellos han hecho un trabajo magnífico. ¡Ah! ¡Y los musicazos de la banda que también son de Cantabria! Otra ventaja de trabajar aquí es que estoy cerca de la familia, lo que se agradece.

– Ahora estáis con Sony, pero ya estuvisteis también con Warner en la Sonrisa de Julia. ¿Cómo es eso de ir de la mano de una multinacional? ¿Qué significa para un artista hoy en día?
– Hemos atravesado todo tipo de discográficas. Nuestro primer disco de la Sonrisa de Julia lo sacamos con una discográfica pequeña, el segundo y el tercero lo sacamos con Universal y el cuarto y el quinto con Warner. Y con la Billy Boom Band hemos trabajado desde el principio con Sony.
Siempre ha sido un placer trabajar con multinacionales porque nos han apoyado
económicamente, lo que nos permite realizar los proyectos que queremos. Sin embargo, nosotros tenemos con Sony una relación concreta. Verás, existen dos tipos de relaciones: una relación en la que la multinacional es dueño del grupo, y por tanto, el grupo es de la multinacional, ésta paga y dirige los proyectos, y otro tipo de relación ‘asociada’ en la que el grupo se encarga de hacer el proyecto al completo y luego vende la licencia a la multinacional, quedándose con un porcentaje del beneficio que ésta obtenga con el grupo. Nosotros tenemos este último tipo de relación con Sony, de manera que somos nosotros quienes decidimos sobre absolutamente todo nuestro proyecto y así usamos nuestro criterio teniendo libertad absoluta.

– Habéis realizado una serie de vídeos relatando aventuras ¿De dónde viene esta idea?
– La Billy Boom Band está destinada a los niños, pero para que alcance también a los adultos, hacemos el esfuerzo para tocarles la fibra a través del humor. Así los niños se divierten con los vídeos y los padres se ríen, ya que la ironía y las bromas las dirigimos hacia ellos. Conclusión: todos ‘se parten’ y esa es nuestra idea.

– Y una curiosidad…Esa vocecilla de marciano en los vídeos ¿a qué se debe?
– Probamos hace tiempo a aplicarle efecto helio a un vídeo promocional, y nos encantó. Era tan graciosa que a cualquier frase que se la aplicaras sextuplicaba lo graciosa que era. Así que decidimos introducirlo en nuestros vídeos. Así, sabiendo de manera anticipada que vamos a emplearlo interpretamos los vídeos de una manera mucho más expresiva, con lo que podríamos decir que el helio ha marcado nuestros personajes.

En ellos siempre lleváis unos trajes muy divertidos ¿Por qué? ¿Por qué decidisteis esos trajes y no otros? ¿Os asesoraron o es todo mérito propio?
Siempre hemos intentado trabajar la imagen de la Billy Boom Band y acorde a nuestro ‘leit motiv’, gustando tanto a los niños como a los adultos. Así en nuestro segundo disco decidimos introducir estos trajes, divertidos, pero elegantes, ya que combinan los colores vivos y los dibujos, con los mensajes del ‘Pac-man’ y el aire roquero de los ochenta, de modo que a los niños les flipa y a los adultos les transmitimos rollo.

 

¿Creéis en la transmisión de ideas/mensajes/marca a través de la moda?
Creemos en la transmisión de ideas a través de la imagen, de la cual la moda forma parte, porque la imagen es una manera de llegar a la gente y es importantísima. Siempre que encaje con nosotros, estaremos encantados de relacionarnos con cualquier marca. De hecho, Dr. Martens patrocina a la Billy Boom Band y por eso yo llevo siempre estas botas y también llevo ropa de Ewan, amigo desde hace años y con el que realizamos el ‘Ewan Fest’.

Además, el primer disco de la Billy Boom Band lleva un CD y un DVD. El DVD ha sido creación vuestra. ¿Qué os ha inspirado para realizarlo? ¿Ha sido costoso?
Nuevamente nuestra única inspiración es conseguir que los adultos y los niños se lo pasen bien juntos.
Queremos ir a un concierto o una actuación de nuestros hijos en la que nosotros mismos disfrutemos y no aprovechemos para dormir o mirar las redes sociales. Queremos pasarlo bien nosotros con ellos y por eso todos los vídeos reflejan momentos compartidos inundados alegría (fiesta de cumpleaños, baile, ‘skatepark’, etc.). Así, con estos vídeos tenemos un material audiovisual muy importante y es interesante que pueda llegar
a ellos y que conozcan así nuestra filosofía y a nosotros mismos.
Fue muy costosa la primera vez que intentamos rodar escenas ya organizadas y programadas en las que aparecían muchos niños juntos. Realmente fue un fracaso total, pero de ahí aprendimos que a los niños no hay que manipularles, sino dejarles actuar naturalmente, y ser la cámara quien se cuele en esos momentos.

 

 

¿Cuáles son vuestras referencias artísticas? ¿Y musicales?
Los grupos de referencia son aquellos que han recorrido nuestra vida, desde nuestra infancia, hasta ahora, siempre que sean excitantes, porque un niño necesita un ritmo vibrante. Así, The Police, Red Hot Chily Peppers, Coldplay, Muse, incuso Nirvana o Rage Against son muchas de las influencias que volcamos en nuestros discos.

¿Tenéis algún proyecto personal?
Marcos: Mi proyecto personal es Marcos Cao, en donde vuelco mi lado adulto. Es un disco que he querido grabar para mí, sin ninguna pretensión, desde mi casa de manera sencilla. Con él solo toco en sitios especiales, en donde realmente me apetezca tocar.
Raúl: Yo formo parte de varios grupos. Toco con Chico, con Tony Barceló, con Juan Terán y
también, con Marcos Cao.

¿Cómo se reinventa un músico en este mundo en el que ya los discos no son fuente de consumo?
Marcos me dice: “No puedo darte la respuesta adecuada. Me veo muy mayor para entrar a formar parte de esta corriente en la que todo se vende a través de las redes sociales, me aburre mucho. Reconozco que es un arma muy potente, pero no me interesa conocer la vida privada de los músicos, por tanto no me interesa mostrar la mía. Y además, lleva mucho tiempo y rompe los momentos personales”.

¿Cuál es vuestro sueño con la música? ¿A dónde queréis llegar?Tenemos muchísimos sueños, pero especialmente nos encantaría hacer crecer nuestro público. Al crecer nuestro público, ganaríamos más dinero, y esto nos facilitaría poder ejecutar muchas de las ideas y realizar muchos de los trabajos que quisiéramos.
Pero también hemos cumplido un sueño. Si bien es cierto que vivimos de manera humilde, nuestro horario y nuestro amor por el trabajo nos permiten disfrutar de nuestra vida y de nuestra familia.

Y ahora tres preguntas distendidas….

  1. ¿Pizza con piña o sin piña?
    Marcos: con
    Raúl: sin
  2. ¿La Guerra de las Galaxias o el Señor de los Anillos?
    Marcos: El Señor de los Anillos
    Raúl: La Guerra de las Galaxias
  3. ¿Tortilla poco hecha o bien hecha?
    Marcos: poco
    Raúl: poco

 

Fotografías: Raquel López Labiano

Artículo anteriorAquello a lo que llamaban vivir
Artículo siguienteTrucos para eliminar malos olores de lugares cerrados
Raquel López Labiano

Yoko Ono, en la “Pieza Espejo” de su libro Pomelo, propone que nos hagamos en vez de con un espejo, con una persona. Yo quiero, no hacernos con una persona, sino con una idea, ya que como bien afirmó Victor Hugo, son éstas las que conducen y arrastran al mundo. Pretendo con mis ideas reflejar mis inquietudes y haceros sentir y formar parte de ellas. Soy graduada en Bioquímica y ahora, estudiante de Diseño de Moda. Con esta condición y desde mi humilde opinión, me gustaría acercaros a esa moda que va más allá. ¡Ah! Una última cosa: ¡disfrutad!