Recordando a Sherlock Holmes y el Dr. Watson

Hoy recordamos el cine de siempre, el que nos hace sentir y sonreír al volver a disfrutarlo, el de calidad... Vamos, el que llamamos de 'toda la vida'

0

Los escritores han creado personajes de ficción que el cine, merced a grandes actores, directores y guionistas, convirtieron en ‘reales’. Un ejemplo sobresaliente es la pareja ideada en 1887 (que ya ha llovido) por la pluma de Arthur Conan Doyle, integrada por el detective Sherlock Holmes y su ayudante, el doctor Watson.

Arthur Conan Doyle

Estos geniales personajes, que están magníficos en la narración detallada y dinámica de Doyle, se transformaron en seres de carne y hueso en la gran pantalla a través del director Roy William Neil. Roy, en plena inspiración, eligió para los respectivos papeles a dos actores que daban perfectamente cada tipo: Basil Rathbone y Nigel Bruce. Para mi, los mejores ‘ad hoc‘.

Basil Rathbone y Nigel Bruce

Las películas que rodó con ambos (en b/n, a mediados de los años cuarenta) son auténticas obras de arte. Tanto Rathbone como Bruce alcanzan la excelencia en escenas, caracterización, secuencias, ritmo, planos, gestos y pasajes del guión. De principio a fin se complementan de maravilla, con química perfecta. Recomiendo al lector de este artículo que busque cualquiera de los aludidos largometrajes y que los saboree hasta la última gota.  El perro de los Baskerville; Las aventuras de Sherlock Holmes; La voz del terror; Sherlock Holmes y el arma secreta; Sherlock Holmes en Washington; Sherlock Holmes desafía a la muerte; La mujer araña; La garra Escarlata; La perla maldita; La casa del miedo; El caso de los dedos cortados; Persecución en Argel; Terror en la noche. Ese sí que es cine de calidad, del que deja huella. En suma, del que no se olvida.

Sobre Holmes –el de “elemental, querido Watson”- y su fiel escudero de aventuras/desventuras, alguien inventó un chiste buenísimo. Chiste que retrata con admirable ingenio sus personalidades. Lo reproduzco:

“Sherlock Homes y el Dr. Watson se fueron a pasar unos días de campamento. Tras una deliciosa cena regada con vino se desearon buenas noches y se acostaron en sus sacos de dormir. Horas más tarde Holmes se despertó y llamó con un suave golpe en el codo a su amigo: “Watson, Watson…. Mire al cielo y dígame qué ve”, le dijo. A lo que Watson respondió: “Pues veo… miles de estrellas”. De nuevo Holmes preguntó: “¿Y eso, qué le indica?”. Watson pensó unos segundos y decidió impresionar a su amigo con sus extraordinarias dotes deductivas. Carraspeó un par de veces y contestó: “Verá Holmes… Desde el prisma astronómico me indica que existen millones de galaxias y, potencialmente, billones de planetas. Astrológicamente, que Saturno se encuentra en total conjunción con Leo. Cronológicamente, que son las 03 y 31 minutos de la madrugada. Teológicamente, que Dios es todopoderoso y que nosotros somos, ante él, muy pequeños. Y meteorológicamente, que mañana tendremos un hermoso día de sol. ¿Y a usted qué le indica, Sherlock?”. Holmes miró fijamente a los ojos de su colega y respondió. “Watson: está usted cada día más distraído. Me indica con claridad rotunda, indiscutible, que… ¡nos han robado la tienda de campaña!”.

Javier Rodríguez

Artículo anteriorLas visitas al psicólogo aumentan un 14,2% a la vuelta de vacaciones
Artículo siguienteAlquila una casa con calefacción y da la bienvenida al otoño
Javier Rodríguez

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido locutor y presentador de programas en Radio Torrelavega, COPE Cantabria y Punto Radio Santander. Desde sus populares emisiones radiofónicas fue el promotor de los monumentos que el Ayuntamiento de Santander erigió en la ciudad al cantante Jorge Sepúlveda y los payasos ‘Hermanos Tonetti’. En televisión ha presentado Informativos y programas de entrevistas en Canal 8 DM TV. Escribe artículos de actualidad y la sección “El Mirador” en El Diario Montañés, periódico líder en ventas y difusión en Cantabria. Ha ofrecido diversas conferencias, imparte el curso “Aprender a hablar en público’ y es autor de los libros ‘Manual para un espectador de circo’, ‘La televisión y los españoles’, ‘Risas y lágrimas. Historia de los payasos españoles’, ‘La paz, un difícil camino. 8 días con el ejército español en Bosnia-Herzegovina’, ‘El perfume del alma’ y ‘Lo que el tiempo se llevó’. Además, es profesor de la asignatura ‘Habilidades de Comunicación’ en el Centro Universitario CESINE, de Santander.