“El arte tiene que llegar al corazón siempre, más que a la vista”

El pintor cántabro José Higuera nos muestra su extensa obra, su visión del arte y nos abre una ventana a la realidad a través de sus cuadros

1
Foto: Charo Ibáñez. José Higuera es un pintor de la realidad, pionero de la venta ‘online’ de arte

“El arte tiene que llegar al corazón siempre, más que a la vista”


El pintor en su estudio

José Higuera es un pintor de la realidad. Pionero de la venta online de arte, sus obras reflejan el paisaje urbano y las tendencias actuales a través de los escaparates de las grandes marcas internacionales del consumo global. 

José es un pintor de la realidad que vuela alto con los pies en el suelo. Personalidad y carácter no le faltan y experiencia tampoco, porque lleva toda su vida dedicándose a este oficio, que es como él define lo que hace. “El arte, al final, es un oficio y quien no domina la herramienta se puede llamar de otra manera, hay muchas, pero no pintor, así que, si no sabes pintar, busca otro nombre para ti”, asegura con rotundidad.

‘Summer’. Jose Higuera. Cuadro de 116X81 cm.

Contundente, sin duda, Jose Higuera (Jülich-Alemania, 1967), tiene una historia de esas que nos gusta contar en Cantabria DModa, el Canal de Tendencias de El Diario Montañés, ya que este cántabro, nacido accidentalmente en Alemania, nos ha hablado, sin tapujos, de pintura, de galerías, de inversores, de coleccionistas, de comisarios y directores de museos. E incluso lo ha hecho también de la venta ‘online’ de arte, algo que parecía una utopía para muchos y en la que él ha sido uno de los más exitosos pioneros. Tal es así que afirma que, en líneas generales, sus obras se han cotizado más por Internet que en galerías físicas.


“La pintura y el arte en sí es un reto, y un reto contra ti mismo”


Mi compañera de Cantabria DModa Laura Vargas, dio en el clavo cuando me propuso que entrevistara al pintor Jose Higuera, pues su decisión de dar el salto a la red global no sólo le colocó a la vanguardia de la tendencia internacional, sino que también hicieron de él todo un visionario de estas nuevas corrientes de un mercado, dominado hasta entonces por estereotipos y caciques, a los que Internet se ha encargado de poner en su sitio.

El pintor en su estudio

Protagonista interesante donde los haya el de esta semana, tan realista como enigmático y tan artista como natural -‘rara avis’-, se define como “pintor de la puerta del estudio para dentro, de la puerta para fuera, soy Jose”. Ha expuesto en Los Ángeles, en Taiwan o en Miami, además de en las consabidas galerías castizas, y le gusta distinguir entre “inversores, mejor o peor asesorados, y coleccionistas, que compran con el corazón, donde el arte tiene que llegar siempre”. Observador certero, analiza la actualidad de un sector oscilante.

Hoy vamos a conocer una vida dedicada a la pintura, a través de la que sueña y hace realidad sus emociones. Y es que el lugar da igual, bien puede ser Internet bien una galería porque, como él mismo nos ha contado, “hay galerías que están perdidas en sitios a los te cuesta hasta llegar y, sin embargo, funcionan de maravilla”, como la que visitó en un polígono de Málaga.

‘Manhattan’. Jose Higuera. Cuadro de 73X92 cm.

Sus obras son ventanas al mundo, a las realidades cotidianas de las ciudades, en las que, en esta ocasión, las grandes marcas internacionales del consumo nos dejan también escenas de singular belleza, de la que el observador José sabe tanto. Son los retazos de la sociedad en la que vivimos dentro de los escaparates de nuestro tiempo, reflejados en los instantes imperecederos de un presente que nos escapa y rescatados por José Higuera sus cuadros.


“Hay mucha gente reacia a compartir los beneficios económicos del arte”


 

– ¿Dónde naciste?
– Yo nací en Alemania, en Jülich, en la provincia de Colonia, donde además de la famosa catedral hay una central nuclear. Mi madre se encontraba allí, así que, en realidad, nací en Alemania por accidente. Estuvimos unos dos años, después regresamos a Bárcena de Pie de Cocha, mi casa, mi sitio, mi hogar y donde yo me siento bien: Cantabria. Tuve nacionalidad alemana hasta los 16 años.

– ¿Cuándo comenzaste a interesarte por la pintura?
– Siempre había dibujado y pintado desde muy pequeño y, de hecho, de niño me regalaban cosas de pintura, tanto por Reyes como por el cumpleaños. Yo comienzo a pintar por un tema muy curioso y es que mi abuela materna, que era de Molledo, es la que se da cuenta de que yo estoy muy centrado en el dibujo y la pintura, así que me pone el reto de copiar un cuadro que había en el salón. Ella me dio el dinero para comprar el material y me dijo que me informara de lo que hacía falta para pintar y que lo intentara.

Pintor en su estudio

– ¿Qué supuso ese ‘reto’ para ti?
– Yo tenía entonces 13 años y me lo pasé en grande, mi abuela era una mujer muy inteligente y de una gran sensibilidad. Ese primer cuadro que pinté hoy está en casa y para mi tiene mucho valor sentimental.

– Estos fueron entonces tus inicios en el mundo del arte…
– Sí. Al principio, todo empezó como una especie de pasatiempo, como un reto, y es que, al final, la pintura y el arte en sí es un reto, y un reto contra ti mismo, que tienes que ir continuamente conquistando, con metas que te vas poniendo. Y así es como ha sido y ha seguido durante toda la vida, un reto tras otro, hasta que, con 18-19 años, me planteé, en serio, si se podía vivir de esto y si iba a ser mi profesión, porque lo que tenía claro es que no quería que la pintura fuera una afición, pues o era un profesional de la pintura o nada.

– ¿Y cómo se aprende a pintar?
– Yo soy capaz de enseñar a pintar a cualquiera, a dibujar no. Hay un proceso y unas técnicas. Desde que el ser humano comienza a pintar se van produciendo una serie de avances, así que lo que es el oficio, como tal, ha ido evolucionando con el hombre, y las aportaciones vienen con tu imaginación y tu creatividad. Yo soy autodidacta.

‘Descanso’. Jose Higuera. Cuadro de 81X116 cm

– ¿De dónde crees que te venía ese interés tuyo por la pintura, que tu abuela se encargó de incentivar?
– Yo creo que se nace con ello. Y, sí, mi abuela jugó un papel fundamental en ese sentido, porque ella era una artista, tenía mente de artistas. Sabía distinguir la belleza y lo que no lo era, y tenía mucha sensibilidad y empatía con las personas. Y, a pesar de haber vivido épocas difíciles, no había perdido esa inocencia y aún seguía creyendo en la gente.

– Hablabas de belleza… ¿qué significa para ti?
– ¡Complicado…! -suspira-. Depende para quién… Hay unos cánones de belleza, más o menos establecidos. Y la belleza en el arte es un tema muy complejo. Lo que sí es cierto es que está influenciada por unos cánones y unas bases, como te decía, y luego hay tendencias puntuales, que el tiempo va cribando, porque siempre surgen cosas nuevas y personas. Yo creo que el arte te tiene que llegar al corazón siempre, más que a la vista, y tienes que sentir algo cuando ves una obra, independientemente de que sea realista, cubista o abstracta.

Obra de la serie ‘Shopping’ de Jose Higuera. Cuadro de 120X80 cm

– Defínenos ahora tu obra.
– Existe una corriente de vanguardia sobre la realidad, generada por Antonio López y la Escuela de Madrid, que no tiene nada que ver con el hiperrealismo ni con el fotorrealismo, se confunden muchas veces, ni tampoco con el realismo, que no es una corriente de vanguardia evidentemente. Yo pinto realidad, que no es hiperrealismo y no es fotorrealismo. Ocurre con las corrientes de vanguardia que, cuando están basadas en la realidad y en algo que tú ves, es algo difícil de calibrarlas como vanguardia, porque la gente está muy acostumbrada a que estén más basadas en la abstracción y no en la realidad, pero sí es cierto que las hay que emanan de la realidad, y no por eso dejan de ser vanguardia.

– ¿Qué tipo de obras realizas y qué es lo que más te interesa de la pintura?
El paisaje urbano no es solamente lo que hago, puede ser lo que sea, lo que más me gusta, pero también hago marinas, bodegones, retratos, figuras… -he pintado muchas veces a mis niños, mujeres, etc., es un poco ‘completita’, digamos. Lo que más me interesa es pintar realidad y conseguir que un cuadro sea una ventana abierta a un momento, porque me gusta mucho la lucha que tienes que tener con la obra hasta que consigues eso. Y es una lucha conmigo, al principio cuando tienes que elegir cuidadosamente el tema y lo que quieres representar con eso y con la obra, una vez que la comienzas, porque es un trabajo de sesiones, de estudio, etc. Y a veces gano yo y sale realidad y otras gana la obra y es un cuadro hiperrealista.

‘Siesta al Sol’. Jose Higuera. Cuadro de 116X81 cm.

– ¿Cómo fueros tus inicios en la pintura?
– Tuve mucha suerte al inicio en Madrid, que era donde te tenías que ir. Y he vivido también en Zaragoza y en Belchite. Los comienzos exponiendo en galerías de Madrid, en los años 80’s, fueron complicados, aunque siempre tuve la suerte de poder defenderme económicamente con el tema de la pintura. Yo me siento muy afortunado en este sentido, pues recuerdo que había mucha gente que me preguntaba, porque ellos lo intentaban y no les salía bien.

– Cuéntanos cómo funcionabas con el tema de las ventas.
– Al principio, en la pintura había dos formas de hacer las cosas: una más comercial y otra un poco más seria, tratando con galerías físicas. Cuando comienza Internet, este tema no se ve muy afectado, pero la crisis económica global barre todo y hace mucho daño a las galerías. Se abre entonces una cuota de mercado importante y surgen las primeras páginas de venta ‘online’ de pintura. Yo confieso que era un poco reacio, porque me preguntaba quién va a pagar una cifra importante por comprar sin verlo, a diferencia de lo que ocurría en una galería.

– Fue entonces, con el surgimiento de las primeras páginas de venta ‘online’ de pintura, cuando decides hacer un punto de inflexión en tu carrera.
– Sí, porque todo estaba cambiando y fue incluso un poco antes de la crisis cuando yo empiezo a interesarme por el tema de Internet. En los años 2009-2010, yo me asocié con una amiga, cántabra también, Isabel Robledo, que había estudiado temas relacionados con el arte y el diseño, con quien comienzo a buscar galerías de exposiciones fuera de España, y nos vamos a Los Ángeles, Miami, Nueva York, etc. Antes, había expuesto principalmente en Madrid y en Santander y Cantabria y, también en Valladolid, Oviedo, San Sebastián, y en ciudades del sur, como Málaga, en Valencia.

‘Fría Mañana en la Calle de Sal’. Jose Higuera. Cuadro de 80X60 cm.

– ¿Y cómo das ese salto al extranjero?
– Decidimos que Isabel se ocupara de las redes sociales y que fuera mi agente, porque anteriormente yo era mi propio agente (risas). Hay mucha gente que es reacia a compartir los beneficios económicos del arte, porque tienes que compartirlos -enfatiza-. Yo creo que es necesario y, si no lo haces, llega un momento que lo tienes que hacer, de otro modo, no puedes seguir con esto.

– Fue entonces cuando os apostasteis por las galerías de arte ‘online’
– Al principio, cuando comenzamos con esto, no había prácticamente páginas de ventas de cuadros serias, no sólo en España, sino en el mundo, pero ahora ya podemos trabajar con varias páginas.

– ¿Por qué os pareció una buena oportunidad la de Internet?
– Entonces era interesante porque había pocos artistas metidos en Internet para vender a través de la red, pues se creía que era complicado hacerlo -pensabas que se podía vender cualquier objeto, pero una obra de arte, que la tienes que ver…-. Y luego ha sido una inversión real y ya están metidos todos los artistas. Ahora tienes que elegir las páginas con cuidado y decir cuál es la que más cobra al año, pues ésta, aunque eso no te garantice las ventas, es la que más filtra a los aficionados. El filtro es el dinero, es así de triste, pero es que es la mejor manera de distinguir a los artistas más profesionales.

‘La mujer del pelo rojo’. Jose Higuera. Cuadro de 81X116 cm.

– ¿Tus obras se han cotizado más por Internet que en galerías físicas?
En líneas generales, diría que sí.

– ¿Qué es lo que ocurre con el sector de las galerías?
– En el mundo de las galerías ha habido mucho intrusismo, se han generado muchas nuevas y, en ocasiones, han proliferado como lo hacen las tiendas de ropa.
Y es que una galería tiene que contar con una cartera de clientes importante. Antes te pedían una obra y un porcentaje de las ventas, ahora directamente te cobran un dinero sólo por exponer. No hay criterio. Lo que te ofrecen ahora es únicamente difusión en medios de comunicación y la asistencia de autoridades. Conozco varios casos que lo hacen y tienen colas de artistas deseando exponer en este tipo de galerías sin cartera de clientes. Una galería es el galerista y su cartera de clientes.

Obra de la serie ‘Shopping’ de Jose Higuera. Cuadro de 100X60 cm

– ¿Cuál es la relación del público con el arte y, en este caso, con la pintura?
– Yo creo que la inmensa mayoría del público al que le gusta la pintura tiene una frase como máxima que es “yo no entiendo”, y la pintura es como todo, como cualquier tipo de arte, tiene que llegar al corazón, como la música o como la literatura. Así que la gente se cierra y ese “yo no entiendo” emana de unas personas -comisarios y directores de museos-, que, durante mucho tiempo, han decidido lo que vale y lo que no vale, y dicen “tú no entiendes”. Y, sí, se han cargado el tema mucho -enfatiza-, lo que pasa es que el tiempo es un buen juez, e Internet, que ha sido fantástico para esto, y también malo para otras muchas cosas. Internet ha sido lo que ha puesto todo y a todos en su lugar, y lo que les ha fastidiado este monopolio.

– Háblanos sobre ese ‘poder’ de comisarios y directores de museos…
Los comisarios de arte y los directores de museos tienen mucho peso a la hora de decidir qué es lo que vale y lo que no vale, y es que hay algunas cosas que a mí me parecen que son una tomadura de pelo. De hecho hay una comisaria de arte norteamericana que actualmente está dando mucha caña con este tema y su opinión tiene mucha contundencia porque, si esto lo dice cualquiera por ahí, pueden crucificarte y va en esta línea del abuso de poder por parte de quienes seleccionan lo que vale y lo que no vale. Por ejemplo, en la música o en la literatura, al final quien decide es el público, y en la pintura también lo puedes hacer para así abrirte un hueco en el mercado.

‘Lluvia en Gran Vía’. Jose Higuera. Cuadro de 80X60 cm.

– Cuéntanos en qué estás trabajando en estos momentos…
– Estoy haciendo cuadros para las páginas y también estoy pintando paisaje urbano de Barcelona para una galería de allí. Estoy trabajando en dos series, una que se llama ‘Shopping’, que son reflejos de marcas internacionales muy reconocidas (Ikea, H&M, Swarovski, McDonalds, Cortefiel, Don Algodón, etc.), a través de sus escaparates en las ciudades. Y la otra que es, como te decía, sobre paisaje urbano de Barcelona. También tengo que atender las reposiciones lógicas de la oferta de obra para todas las páginas en las que estamos. En esto es en lo que se ha transformado mi trabajo, no sé si es bueno o malo, lo que sí sé es que ahora es mi realidad.

– ¿Cuáles son tus expectativas?
– ¿Profesionales? Lo que más me interesa ahora es Nueva York, pero exponer allí es relativamente sencillo, lo que pasa es que vale para engordar el catálogo o el currículum. Yo quiero hacerlo cuando crea que estoy capacitado para llamar a las puertas que a mí me interesa. Hay muchas galerías y para hacerlo en las pequeñas, solo hay que esperar la cola, porque todo el mundo quiere exponer en Nueva York. Yo lo haré cuando crea que es el momento adecuado, al igual que fui a Estados Unidos cuando pensé que era el momento adecuado, porque podía haberlo hecho con 20 años.

– ¿Cómo es tu dinámica de trabajo en el estudio?
– No tengo una hora, ni un horario. Y eso de que la inspiración te tiene que pillar trabajando está muy bien, pero yo no pinto por pintar, ni me meto a pintar 8 horas porque haya que estarlas. La verdad es que no creo mucho en eso de que la inspiración te tiene que pillar trabajando, cuando no me apetece pintar o me apetece más hacer otra cosa, no pinto.

‘Nostalgia’. Jose Higuera. Cuadro de 100X81 cm.

– ¿Qué es para ti lo más importante?
– Ser feliz y estar a gusto con lo que uno tiene, y conseguir llevar la felicidad dentro. Yo creo que lo más importantes es levantarte por la mañana y estar feliz con lo que haces. Y está claro que pintar es un sufrimiento, porque es muy estresante, están los plazos de entrega, tienes que competir, etc., pero como pasa en cualquier otro ámbito, imagino yo.

‘Summer’. Jose Higuera. Cuadro de 116X81 cm.

– ¿Cómo es Jose Higuera personalmente?
– Soy tranquilo y no soy excesivamente ambicioso, quizá sí profesionalmente. Tengo mucho carácter y sólo los que están muy cerca y a los que les toca, lo saben. Si me dan a elegir entre lobos y corderos, me quedo con los lobos. Soy muy tranquilo, ya te digo, y eso del pintor o el artista atormentado es un estereotipo, yo creo que mucha gente se lo hace, fíjate -enfatiza-; es una pose, es un ‘postureo’. Los pintores están estereotipados y es culpa de ellos, porque se aprovechan de esta imagen. ¿Por qué vas a estar atormentado? haces lo que te gusta y además te pagan por ello ¿qué motivos tienes para estar atormentado…?

– ¿Qué le dirías a una persona joven que se quisiera dedicar al mundo del arte o a la pintura?
– Si alguien se quisiera dedicar a la pintura o al arte, lo primero que le diría que es un camino que, si realmente le gusta, le va a hacer feliz. Y sí se lo aconsejaría a quien entienda bien que puede ser un camino que le puede colmar de satisfacciones siempre y cuando no vaya buscando un beneficio económico, porque creo que el arte no es sólo para eso. Si al final te viene y la vida te premia con ello, estupendo. Tú tienes que buscar otras cosas, más allá del dinero, y es muy complicado decirle a alguien que se tiene que dedicar al arte, porque la persona que quiere hacerlo, lo tiene claro ya, y da igual lo que le vayan a aconsejar.

Jose Higuera pintando ”Nostalgia’

– Y decías que no debe buscar el beneficio económico en el arte, ¿qué es lo que tiene que buscar entonces?
– Tiene que buscar ser feliz y realizar sus sueños y que el trabajo al que se dedique le llene, y se levante cada mañana con ganas de hacerlo, pero no buscar el dinero sin más. No creo que en el arte, la gente que ha tenido éxito económico lo haya hecho para eso, sino por otros motivos.

– Sabes que esta es una entrevista para ‘Cantabria DModa’, el Canal de Tendencias de El Diario Montañés, ¿qué representa para ti el mundo de la moda y el diseño?
– Creo que es algo fundamental, lo que pasa es que es un mundo que creo que está un poco envenenado. Ocurre lo mismo que con la pintura y que no pasa con el cine, la literatura o la música, donde es más fácil que alguien que tiene algo interesante que aportar, llegue por sus propios medios. En la pintura o en la moda, si no tienes a alguien detrás que te respalde, es muy complicado que llegues a alguna parte. Y es que, si te paras a pensarlo, la gente no lee libros sin sentido, ni escucha música sin sentido, pero sí compra arte o moda sin sentido, sí lo hace.

José Higuera en su estudio pintando ‘Summer’

 

Agradecimientos: Jose Higuera & Isabel Robledo
Fotografías: Charo Ibáñez

1 Comentario

Comments are closed.