La utilidad que no sabías (o sí) del zig zag de las horquillas

La parte ondulada debe ir hacia abajo para aportar un mayor agarre al cabello

0

Las horquillas: ese molesto y tirante objeto para sujetar el pelo y que tiende a arrancar más de uno. Son accesorios para mantener peinados y mechones en su sitio, generalmente son lisas y las hay en color oscuro o dorado para que se disimulen mejor en el cabello según su tonalidad. También las hay de llamativos colores para que contrasten con el tono de cabello y conseguir un peinado de lo más original.

La finalidad de las horquillas es sujetar el cabello de manera discreta, para evitar que se vea cómo estaba recogido y embellecer el acabado. Pero muchas se han convertido en adornos a tener en cuenta a la hora de vestir.

Se encuentran en los departamentos de accesorios para el cabello en cualquier tienda, son muy baratas y puede parecer una tontería, pero si piensas que no son útiles quizás sea porque no las estás utilizando bien: asegúrate de utilizarlas siempre con la parte ondulada hacia abajo.

Lo más común es colocar la parte del ‘zig zag’ hacia arriba cuando insertamos la pieza en el cabello y esta es la causa de que notes que tu peinado se suelta y que tus mechones no están bien fijados. Por eso, en el momento de poner la horquilla en el pelo, la parte ondulada se deberá quedar apoyada sobre el cuero cabelludo para ofrecer un mejor agarre del cabello y que este permanezca en su sitio.