Canelones de pollo de corral con bechamel de cabrales

0

 POR TERRY BASTERRA


Ingredientes:

  • Masa de canelones pre-cocida.
  • Un pollo de corral.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cebolla.
  • 1 botella de vino blanco.
  • 1 cuña de queso Cabrales.
  • 100 gramos de harina.
  • 300 ml. de nata para cocinar.
  • 1 vaso de leche.
  • 60 gr de mantequilla.
  • Sal y aceite de oliva.

Elaboración:

Lo ideal para esta receta es utilizar las sobras de un pollo de corral que hayamos comido el día anterior. Toda esa carne que se suelta de la cocción o esas pechugas que nos han sobrado son ideales para desmenuzarlas y utilizarlas para esta receta.

Empezaremos haciendo la bechamel. Para ello primero necesitamos tener la salsa de Cabrales. En un cazo ponemos la nata para cocinar, el vaso de leche y añadiremos queso Cabrales al gusto. Ponemos a fuego medio y removemos con unas varillas hasta que se haya deshecho por completo. Reservamos.

Mientras ponemos en un cazo, a fuego lento, la mantequilla y cuando se haya derretido añadiremos la harina y empezaremos a remover, mientras añadimos lentamente la salsa de Cabrales que acabamos de hacer. Removeremos con unas varillas constantemente para evitar que se queme o pegue y, cuando haya cocido y este con cuerpo, reservamos. Rectificamos de sal.

Si no tenemos restos de pollo procederemos a prepararlo. En una olla pondremos un buen chorro de aceite y sofreímos nuestro pollo troceado a fuego fuerte para que coja color, pero no se haga por dentro. Sacamos y reservamos. Entonces en el mismo aceite ponemos las verduras troceadas pequeñitas con un chorro de aceite de oliva y removeremos hasta que se ‘pochen’ y tengan un color amarronado. Una vez lo tengamos añadimos el pollo que habíamos reservado y ponemos la botella de vino blanco y acabamos de cubrir por completo con agua. Rectificamos de sal y dejamos cocer hasta que este blando.

Cuando este listo desmenuzamos en un bol cogiendo parte de las verduritas que le pusimos. Cogemos un poquito del caldo y lo ponemos a reducir a fuego fuerte hasta que espese. Podemos tambien ayudarlo con un poco de maicena con agua, rectificamos de sal. Una vez espeso lo mezclamos levemente con el pollo de corral para que quede mas jugoso pero sin quedar líquido. Utilizamos la mezcla para rellenar nuestros canelones.

Hay que mirar que la pasta sea de estas precocidas sin remojo, si no tendréis que ponerlas primero en agua caliente. Empaparemos todo con el caldo sobrante y cubrimos bien con la bechamel. Lo meteremos al horno precalentado a 180 grados hasta que esté gratinado, unos 20 minutos aproximadamente. Servimos. El caldo del pollo que sobre podemos guardarlo o congelarlo para una salsa o una sopa.