Octubre nos regala un montón de santos todos muy tradicionales: San Francisco de Asís (santo de mis chicos y del abuelo Paco); Nuestra Señora del Rosario (Charo Arias, Charo San Emeterio, Rosario Santos); la Virgen del Pilar (mami, Pitu, Pilar Velarde, Pilar Bustillo, Pilar Argos, Pilar Llera), Santa Teresa, San Lucas y San Judas Tadeo (el santo de las causas difíciles y desesperadas).

Octubre es un mes que nos ofrece todo tipo de alternativas para nuestros momentos de ocio. Por un lado invita a estar en casa  y practicar ‘nesting‘ (anidar), que consiste en llegar a casa un viernes por la tarde, ponerte ropa cómoda y pasar el fin de semana devorando libros, viendo un maratón de series, disfrutando de los momentos y con las personas  que viven con nosotros o que nosotros invitamos a nuestra casa.

Octubre también  invita a cocinar y disfrutar de las viandas de otoño, embotar pimientos, hacer mermeladas o membrillo (o dulce, como lo llamaba mi abuela).

Y, por supuesto, octubre nos invita a salir y disfrutar de los cambiantes paisajes de nuestra querida Cantabria. Y dónde mejor que disfrutar de los colores del otoño que recorriendo los valles pasiegos, comenzando por el valle de Luena.

Primera parada, Puente Viesgo

Madrugamos -porque madrugar es de guapos- y comenzamos nuestra ruta haciendo una primera parada en Puente Viesgo para visitar las cuevas del monte Castillo, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Las Cuevas del Castillo  y la Cueva de las Monedas son impresionantes (que no se os olvide reservar previamente).

A la izquierda, imagen de la cueva del Castillo. A la derecha, el arqueólogo Aitor Ruiz, que dirigió la investigación de la cueva de Las Monedas. Las dos están en Puente Viesgo.
A la izquierda, imagen de la cueva del Castillo. A la derecha, el arqueólogo Aitor Ruiz, que dirigió la investigación de la cueva de Las Monedas. Las dos están en Puente Viesgo.

Después de ver las cuevas toca paseo por Puente Viesgo, que consiguió el título de Pueblo de Cantabria 2007. Lo chulo es entrar al pueblo por el antiguo puente, llegar a la iglesia, pasear por el camino verde, hacernos una foto en la antigua estación de tren y bajar al río a coger esas preciosas piedras planas para después decorarlas y regalarlas como pisapapeles.

Imagen del balneario de Puente Viesgo. / Foto: Daniel Pedriza
Imagen del balneario de Puente Viesgo. / Foto: Daniel Pedriza

Antes de irnos, parada obligatoria en el Balneario de Puente Viesgo. Os recomiendo que algún día os regaléis a vosotros mismos uno de los maravillosos tratamientos que ofrece ese precioso lugar, sales flotando en una nube. Antes de irnos, permitidme que achuche a mi querido Iñaki Bedia.

Continuamos nuestra ruta carretera arriba hasta llegar a Ontaneda, donde pasearemos entre los casi mil árboles del parque de Alceda. Allí está también el Hotel Balneario de Alceda.

Vista del Parque de Alceda. Foto: Andrés Fernández
Vista del Parque de Alceda. Foto: Andrés Fernández

Que no se nos olvide parar a la vuelta en Helados López, para comprar el mejor helado de queso del mundo mundial. Es muy divertido ver a gente de toda la región sentada en el muro de enfrente degustando sus ricos helados.

El precioso y desconocido valle de Luena nos espera, situado al comienzo del puerto del Escudo, salpicado de preciosos pueblecitos: Sel de la Carrera, Sel del Hoyo, Sel de la Peña, Sel del Manzano… Visitando estos lugares aprendí que ‘Sel’ significa “prado en el que sestean la vacas”. ¡Me encanta!

Y el gran Agustín Ibáñez nos recomendó visitar la plaza de Entrambasmestas, una de las plazas mas bonitas de Cantabria, presidida por el busto del pintor Agustín Riancho, nacido en este lugar.

Aunque yo me quedo con la tienda nueva de la plaza. Espero que nunca la cierren.

Precioso y super cuidado San Andrés de Luena, su iglesia, su lavadero y sus árboles frutales.

Imagen de varias cabañas pasiegas. / Foto: Celedonio
Imagen de varias cabañas pasiegas. / Foto: Celedonio

Y seguimos nuestro camino por un pasillo verde lleno de árboles y más árboles hasta llegar a la desviación que nos hace subir y subir mientras disfrutamos de un paisaje de prados tan perfectos que parece que están pintados. Y todos salpicados de las increíbles cabañas pasiegas, que nos lleva a San Pedro del Romeral.

Al llegar os quedaréis con la boca abierta, ¡qué chula la plaza y la iglesia! Y esa placa del precioso Ayuntamiento que dice “Casona de todos los pasiegos de este pueblo y barrios”. Emociona ese sentimiento de unión en estos valles.

Vista general de Vega de Pas. / Foto: Celedonio
Vista general de Vega de Pas. / Foto: Celedonio

¡Qué hambre! Vamos a comer a la Vega de Pas. Me encanta Casa Frutos, ¡qué comida mas rica! Cuidado con lo que pedís porque las raciones son muy abundantes y de postre tenéis que pedir sí o sí la tarta casera de chocolate, flan y galleta. Todavía estoy salivando…

Después de comer toca paseo por la Vega para ver la iglesia, la plaza, las casas con sus balcones, los bares y la panadería donde compramos esas galletas pasiegas que solo allí saben hacer. Pienso en María Jesús Ortiz y Leire Díez, mis pasiegas favoritas.

Iniciamos el camino de vuelta. Justo antes de llegar a  Entrambasmestas, tenéis que parar para atravesar un puente casi colgante encima del río Pas. ¡Es súper divertido!

Y nos desviamos hacia Villafufre alucinado con las impresionantes casonas y fincas que nos encontramos por el camino. Ya que estamos, entramos en Selaya para comprar sobaos XXL (500 gramos de sobao) en casa El Macho. Otra parada obligada es la quesería La Jaradilla para comprar queso y mantequilla, y no puedo evitar pasar por las casas de Villacarriedo para hacer unas fotos de esos preciosos balcones con flores antes que se marchiten.

El mundo de los pasiegos es increíble. Me produce un gran respeto cómo guardan y velan  sus tradiciones, y a la vez son tan emprendedores… Hay dos museos imprescindibles que debemos visitar si queremos conocer más de estos maravillosos valles y sus gentes: El Museo de las Tres Villas Pasiegasen la Vega de Pas, y en el Museo de las Amas de Cría, en Valvanuz.

 

Museo Amas de Cría Pasiega en Selaya from valles pasiegos on Vimeo.

Cuando llegas a casa y abres el maletero del coche, sonríes cuando ves  todas las cosas ricas que has comprado por el camino. Todas de engordar…, pero eso no importa.

Seguro que no entendéis porque no hemos comprado quesada. No la hemos comprado porque la vamos a hacer en casa. Pilar Llera querida compañera de Cantabria de Moda nos enseña como hacerla, tan solo tenemos que seguir esta receta.



PLANES PARA LA PRÓXIMA SEMANA



La semana que viene, de jueves 12 a domingo 15 de octubre, tenemos planazo en los Jardines de Pereda porque se va a celebarar el Central Park Santander. Me ha chivado mi amigo Javi Palacios que va a haber magia, food trucks, cine al aire libre, gastronomía, música, conciertos, mercadillo, actividades deportivas, talleres, zona infantil, mini golf… Todas las actividades son planes súper divertidos para toda la familia.

El jueves 12 de octubre se celebra la Virgen del Pilar. ¿Sabés que la Pilarica mide tan sólo 36,5 centímetros?

Para los que no podamos ir a Zaragoza, en la calle Perines en Santander tenemos una Virgen del Pilar súper bonita.

Mama se llamaba Pilar y, aunque duele mucho, en mi familia tratamos que ese día siga siendo especial. ¡Feliz santo mama!

¡Disfrutad de las pequeñas y grandes cosas!

Rosa

3 Comentarios

  1. Mil gracias Rosa .¡¡¡¡¡¡¡ Por tu cariñoso recuerdo y por acercarte a ese maravilloso valle de Cantabria ” EL VALLE DE LUENA”
    ,desconocido por muchos cántabros en donde la madre naturaleza nos sorprende en cada rincón .
    Luena es un lugar que engancha y….estoy segura que volverás con más tiempo para seguir descubriendo .

  2. Gracias por divulgar los bonitos parajes y rincones de Cantabria, para aquellos que llevamos tiempo fuera y nos gusta recorrer cuando regresamos a la tierruca, y para todos aquellos que se van a acercar por primera vez y que al volver nos dicen, que bonita tierra tenéis.

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here