#mimeconmigo

Reflejos de emociones que tantas veces no supieron dónde colocarse pero que fluyeron...

0


 

Son días de mucha información… información que empieza a llegar con el poso de la edad que lejos de hacerlo en un alarde de madurez, ni de experiencia sí lo es de vida, vida vivida a golpe de ‘ahoras’, de errores, de alas, de mirar para dentro, de morirse en sonrisas, de gritar en silencio, de mereció la pena y de reflejos de emociones que tantas veces no supieron dónde colocarse pero que fluyeron.

Soy una aprendiz con mi cámara y atrapo la vida con ella. Aún no acaricié esa foto que entrañe toda la esencia pero tampoco acaricié esa felicidad que llaman plena. La fotografía me ayuda a ponerle voz a esa poesía que llevo dentro y que ‘nunca supo colocarse en palabras pero que fluye’.

Me quedo con la creatividad, esa que tiene más magia que ciencia. Me quedo con el secreto del momento y de la verdad, con la prosa y la metáfora que se traduce en mirada. Me quedo en el disparador a la espera que asome el alma. Me quedo con el romance entre la luz y el tiempo.

Mi me conmigo…

Mela Revuelta

Artículo anterior12 ideas para reutilizar muebles y complementos de Ikea
Artículo siguienteParticipa en tu vida, en la de todos
Mela Revuelta

Nací en otoño el año que el hombre pisó por primera vez la luna, en un continente donde la lluvia huele a tierra, donde crecen los baobas del Principito y donde el sol lo tiñe todo de naranja al atardecer. Mi fotografía es personal, recreo historias, busco capturar instantes que desabrochan algo dentro de mi y conectar con la esencia de lo que se encuentra al otro lado de la lente. Adoro el pulso de la vida, reunir, crear, proyectar, compartir… todo cuanto da sentido a nuestro espacio “la nave Q late…”. Me llamo Mela.