La importancia de predicar con el ejemplo

El hecho de hacer deporte con nuestros hijos tendrá una gran influencia positiva en su presente y futuro

0

Cualquier padre o madre desea que sus hijos lleven una vida sana y equilibrada, una idea en la que el deporte adquiere gran importancia. Desde pequeños intentamos inculcarles (al menos en mi caso) la importancia de llevar una vida activa, lo beneficioso y satisfactorio que es hacer ejercicio físico o practicar algún deporte. Los niños ven en sus padres un espejo donde mirarse e imitan actitudes, un factor que debemos usarlo a nuestro favor y para su beneficio.

Os puedo asegurar que el hecho de que los padres hagan deporte supone una gran motivación para su hijo y deseará ser igual que su ‘papi o mami’.

En una sociedad en la que la obesidad infantil está adquiriendo cada vez mayor protagonismo, hemos de aferrarnos al deporte como una herramienta para luchar contra ella.

Además, también disponemos de muchas posibilidades para practicar deporte en familia, algo que según numerosos expertos ayuda a crear hábitos de vida saludables al mismo tiempo que fortalece el nexo de unión entre sus miembros. Salir una mañana juntos en bici o hacer una pequeña ruta por el monte hará que padres e hijos salgan ganando.


Como ya sabréis los lectores, soy un gran aficionado al deporte y, a pesar de las prisas y la falta de tiempo que tenemos hoy en día, siempre he intentado sacar algo de tiempo para practicarlo.

Personalmente, con la llegada de mi hijo hace casi cinco años, me aficione a correr (o ‘running’, como queráis llamarlo), un mundo en el que se les da mucha importancia a los más pequeños.

Si os apetece salir a correr un rato y la zona donde vivís os lo permite, intentad que vuestro hijo os acompañe en bicicleta, o depende la edad, que salga con vosotros. Se trata de una opción perfecta para crear un vínculo entre vuestro hijo y el deporte que le animará a seguir practicándolo.

Días perfectos

Me gustaría dejar fuera de este post el aspecto competitivo del deporte y meter el aspecto educacional, ya que hacer deporte en familia supone un apoyo muy importante en la educación de los más pequeños. No es necesario que realicen una actividad deportiva todos los días de la semana ni que les encante el fútbol, tenis o balonmano.

Sin embargo, los fines de semana o las vacaciones se pueden convertir en los días perfectos para, al margen de descansar, realizar ejercicio entre padres e hijos y mantener el cuerpo activo.

Por otra parte, tampoco hay que olvidar que realizar cualquier tipo de actividad lúdico-deportiva durante la semana, como correr, nadar o jugar un partido de fútbol o baloncesto, genera vínculos afectivos muy fuertes y positivos entre padres e hijos.


La satisfacción es doble cuando, además de pasar tiempo con tu hijo, lo haces llevando a cabo actividades divertidas que son beneficiosas para su salud. Diversión y salud, dos aspectos que, si conseguimos mezclarlos de manera adecuada, todos nos veremos beneficiados.

Espero haberos despertado el interés por el infinito mundo del deporte y no olvidéis que cualquier sugerencia o comentario siempre será bien recibido. En dos semanas, más. Hasta entonces, nos vemos en Facebook e Instagram.

Alexander Aguilera