Pastel sueco de crêpes

Una forma sencilla y deliciosa de hacer un pastel para un cumpleaños, una merienda o de postre de una comida especial

0

Los pasteles de crêpes no son muy populares en nuestro país, pero son muy vistosos y divertidos. En los territorios nórdicos se han convertido en un clásico y no faltan en ningún cumpleaños infantil. También se sirven en desayunos y meriendas y es que podemos rellenarlas de muchos formas: mermeladas, cremas, chocolate… Activa tu imaginación y crea tu primer pastel sueco. Será un triunfo seguro.

**********************************************

Ingredientes para la masa de las crêpes:

200gr. de harina tamizada.
400ml. de leche.
2 cucharadas de azúcar blanco (grano).
Una pizquita de sal.
4 huevos.
100gr. de mantequilla derretida y enfriada.

Preparación:

1. En un cuenco se pone la harina tamizada. Se añade el azúcar, la sal y se mezcla.

2. Hacer un volcán.

3. Añadir la leche y batir para darle consistencia.

4. Añadir la mantequilla derretida y enfriada. Batir para conseguir una masa (como una crema líquida).

****************************

Ingredientes para la crema de queso:

600 gr. de queso cremoso.
400 gr. de azúcar glas.
300 gr. de frambuesas.

Preparación:

1. Poner el queso cremoso en un cuenco y añadir el azúcar glas tamizado. Batir.

2. Coger una parte de las frambuesas y aplastarlas con un tenedor. Las demás las reservamos para decorar el pastel.

3. Añadir las frambuesas a la crema y batir para mezclar bien. Ya está la crema lista para rellenar el pastel.

4. Con una espátula, extender la crema sobre la crêpe y cubrir con otra encima.

5. Seguir agregando capas hasta crear una torre.

6. Cubrir el pastel de crema. Decorar con frambuesas y espolvorear azúcar glas.

********************************

Disfrutad del resultado en compañía de quien más os apetezca y …

… ¡Endulzaos la vida!

María Malo

 

Artículo anteriorLas tradiciones de otoño
Artículo siguienteMás multas de golpe, imposible
María Malo

Navarra de nacimiento, cántabra de corazón, María Malo (by La Dulce Vida de Mary) nació, creció y sigue trabajando entre harinas, dulces y chocolates. Tan inquieta como dicharachera y cercana, no puede ocultar su pasión golosa, la cual compagina con su faceta de empresaria y su gusto por la moda, el estilo, la decoración y los buenos modales. Habitual en revistas de fin de semana y programas de televisión, cada vez camina más por nuestra tierra, entre Suances y Santander.