El agua micelar y el secreto de su éxito

Se ha convertido en el cosmético indispensable para la limpieza de la piel del rostro y queremos saber si de verdad son tan efectivas o lo que hay detrás de ellas es una estupenda estrategia de marketing

1

Se trata de un producto que sirve para limpiar de forma superficial la piel de la cara y lo que le diferencia de otros productos cosméticos es que lo hace en un solo gesto.

Únicamente necesitamos un par de discos de algodón para aplicar el agua micelar y retirar, mediante ligeros toques, la suciedad diaria acumulada en el rostro o los restos de maquillaje dejando así nuestra piel limpia y sin residuos grasos y sin necesidad de aclarado. Así de sencillo y así de rápido.

¿Cómo actúa el agua micelar?

El ‘secreto’de las aguas micelares está en su composición. Se trata de un producto acuoso que contiene en su interior micelas.

Las micelas son unas esferas de tamaño microscópico, que no se ven a simple vista, pero que están ahí. Estas micelas están compuestas por un conjunto de moléculas que se denominan tensioactivos, que tienen una parte afín al agua (parte hidrófila), que es la que forma la superficie de la esfera y otra parte afín a la grasa (parte lipófila) que conforma el interior de la misma.

Esta doble afinidad de las micelas les da la capacidad de transportar grasas dentro de ellas, a través de un medio acuoso, por lo que son las responsables del poder limpiador de estos productos. Es decir, con un agua micelar vamos a poder eliminar toda la suciedad del rostro: los restos grasos irán dentro de las micelas y los restos hidrosolubles en la superficie y el medio acuoso.

Y para que el agua micelar limpie nuestra piel sin alterarla, se utilizan un tipo de tensioactivos muy suaves, que son los tensioactivos no iónicos. Éstos respetan el pH de la piel, a diferencia de otros cuyo poder detergente es mayor pero su pH es alcalino.

¿Realmente es tan efectiva?

Así, en principio, parece estupendo lo que nos prometen. Se trata de un producto apto para todo tipo de pieles, incluso las sensibles. Además nos lo venden como un cosmético ‘tres en uno’ -en un único paso limpia, tonifica y refresca-, y sustituye a la leche limpiadora y el tónico (incluso a los desmaquillantes de ojos y labios), a los geles, espumas y jabones limpiadores… Además de ahorrar mucho en productos, lo que más vamos a ahorrar es tiempo.

Yo creo que aquí radica el secreto de su éxito, en la simplicidad de su uso, en la comodidad y en el ahorro económico pero, sobretodo, de tiempo.

Con el agua micelar vamos a salir perdiendo en eficacia, pero vamos a salir ganando en eficiencia.

A veces interesa ser prácticos y siempre podemos compensar a nuestra piel con un buen peeling semanal.

¡Feliz día y hasta la semana que viene!

Carmen Zumel

1 Comentario

  1. Eso si mantener el agua micelar lejos de los ojos es altamente peligrosa

Comments are closed.