Disfrutando del Real Sitio de la Magdalena

Monumentos, un zoo, las mejores vistas de la ciudad o un Real lugar donde casarte, son algunas de las cosas que te ofrece este 'rincón' de la ciudad que no debes dejar de visitar

0

Hola de nuevo queridos lectores de Cantabria DModa:

Ha llegado noviembre y por fin se nota un poco el frío aunque, en realidad, eso no es un impedimento para quienes queremos disfrutar del otoño y sus cálidos colores rojizos y dorados así que nos abrigamos y seguimos con nuestras rutas.

La semana pasada mis ‘compis’ de Cantabria DModa, Lola Rama y Mela Revuelta (mi Mela), organizaron un encuentro de talentos: la moda, la pintura, la música y la gastronomía fueron las cuatro protagonistas de una noche llena de emociones, amistad y buenas sensaciones. Arte en estado puro enmarcado por el único sitio que puede acoger un evento tan especial, La Nave que Late, un lugar único que os recomiendo no perdáis de vista: todo lo que allí sucede es mágico. 

Uno de los rincones de La nave que late

*********************

No podemos olvidar que hoy, 3 de noviembre, se conmemora la catástrofe de la explosión del barco Cabo Machichaco acontecida en el año 1893.

Gracias a la Real Asociacion Machichaco, fundada en 1958, que presidió mi padre, Antonio y que ahora preside mi hermano, Roberto Garcia-Borbolla, y al resto de los socios, se recuerda hoy en día la catástrofe año tras año.

La Real Asociacion Machichaco, pondrá en marcha en un futuro cercano y con el apoyo de instituciones, el Centro de Interpretación del Cabo Machichaco que se ubicará en la estación marítima de Santander. Pero si, hasta entonces, queréis vivir la catástrofe con una realidad que casi asusta, os recomiendo el libro de Jose María Pereda ‘Pachín González’, estoy segura de que, como yo, dejaréis caer alguna que otra lágrima.

¿Cuánto hace que no vais a la Península de la Magdalena?


No hay mejor momento que un día de otoño para visitar uno de los lugares más bellos de Santander: la Península de la Magdalena.

Si hace mucho que no vais, no caben disculpas, vamos a disfrutar de todo lo que nos ofrecen 250.000 metros cuadrados que, en sus orígenes, fueron un encinar utilizado por los santanderinos para abastecerse de leña y para pasto de la ganadería pero que, en el año 2017, el Real Sitio de la Magdalena es mucho más…

Al acceder por su monumental puerta, lo que más llama la atención es la gran variedad de gente con la que te vas cruzando: ‘peques’ en una excursiones del colegio, deportistas, señoras de paseo, turistas, estudiantes, congresistas, políticos, jardineros, cuidadores del zoo, jóvenes relajados en la campa y, si es época de cursos de la UIMP, hasta podemos cruzarnos con algún premio Nobel.

Una vez dentro nos iremos sorprendiendo con cada rincón de este emblemático lugar de la ciudad:

  • El antiguo campo de Polo (‘la campa’ para los de Santander).
  • Las caballerizas (edificación que alberga cuadras, pajares y cocheras).
  • El paraninfo con un aforo para 328 personas.
  • La playa de Bikini, llamada así por ser el lugar donde las estudiantes extranjeras usaban esta prenda para escándalo de la sociedad de la época.

Desde esta playa vemos La Isla de la Torre y La Horadada, roca que, según la leyenda, atravesó la barca de piedra que trajo a los patronos de nuestra ciudad: San Emeterio y San Celedonio.

Pero el recorrido no termina aquí. Siguiendo nuestro camino encontraremos:

  • El Mareógrafo: construido en 1874 para medir los vértices de las mareas.
  • El embarcadero real: utilizado por la Familia Real para sus excursiones marítimas.
  • El faro de la cerda porque, sí, en Santander hay tres faros: Cabo Mayor, Mouro y La Cerda.
  • Los restos de la batería de Sandoval: recuerdos de las defensas de Santander ante ataques enemigos.

Y de repente, sin esperarlo, aparece la preciosa Isla de Mouro donde, en días de temporal, las olas pueden llegar a superar la altura del faro y en donde se puede encontrar hinojo marino, muy usado en recetas mediterráneas. Un poco más arriba, sin caminar demasiado, empieza la ‘lucha’ por ver quién es el primero en sentarse en el banco con las mejores vistas del mundo.

Y así llegamos al punto más alto. Aquí se alza, majestuoso, el Palacio de la Magdalena, obra de unos jóvenes arquitectos cántabros: Gonzalo Bringas Vega y Javier González de Riancho que se construyó entre 1909 y 1912 combinando el estilo inglés, francés y montañés. Los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia veranearon en el Palacio de la Magdalena desde 1913 hasta 1930.

Rodeamos el palacio comenzando por la fachada principal, la que da al sur, a la bahía y, al llegar a la puerta norte, comenzamos la visita guiada al Palacio. En ese momento, ante la magnitud de su ‘hall’ principal, nos sentiremos como auténticos reyes. Enseguida disfrutaremos del salón de baile, el de familia, el despacho de Alfonso XIII, la entrada principal o de mi estancia favorita: el comedor de gala. ¿Podéis imaginar una cena con amigos en esa imponente mesa?

En el camino de bajada disfrutemos de la espectacular panorámica del abra del Sardinero, de la exposición del Hombre y la Mar y de la Sirenita de bronce, obra del escultor Enrique Jolly y una de mis preferidas. En el Parque Marino nos sorprenderán los pingüinos, las focas y los leones marinos para terminar el recorrido en la memorable casa de los guardeses.

En nuestros recorrido por el Real sitio, además de lo descrito, también encontraremos monumentos de lo más variados:

  • A las víctimas del terrorismo (Ibarriola 2005)
  • A Félix Rodríguez de la Fuente
  • A la libertad de expresión
  • Al pintor Victor Castañeda Goiri
  • El submarino blando
  • La tela de Araña
  • El Coloso.

Aunque he de confesar que para mi, lo realmente divertido, es salirse de la ruta marcada y encontrar los tesoros más desconocidos:

  • El estanque de la rosa de los vientos.
  • La antigua caseta de los prácticos del puerto desde donde las vistas del Sardinero son espectaculares.
  • El antiguo campo de ‘cricket’
  • El monumento en memoria de los que pierden la memoria.

Y que no se nos olvide visitar al habitante más antiguo del Real Sitio de la Magdalena: un fósil llamado ‘Pseudotoucasia Santanderiensis’.

¡Seguro que las publicaciones #realsitiodelaMagdalena y #palaciodelaMagdalena se van a multiplicar a partir de hoy!

Si estáis pensando en casaros creo que el Palacio de la Magdalena es el sitio mas romántico para hacerlo y, si la maestra de ceremonias es Elina Salcedo, vuestra boda va a ser de esas de ‘y fueron felices y comieron perdices…’

He de confesar que lo que más me gusta de este emblemático lugar es su directora, mi Lola Sainz, quien pone pasión y corazón en todo lo que hace

No quiero despedirme sin antes dar las graciasMiguel Ángel Miguelez, por estas espectaculares fotos.

¡Disfrutad de las pequeñas y grandes cosas!

Rosa García Borbolla