Recordando aquellos juegos…

El recuerdo de hoy despertará las sonrisas de quienes pasaron las tardes de su infancia alrededor de una mesa y de una caja llena de juegos... reunidos

0

Antaño, en las tardes de otoño e invierno (muchísimo más frías que las actuales y de lluvia más frecuente), pequeños y mayores disfrutábamos en las casas, al calor del brasero o la estufa de butano, con los denominados juegos de mesa. Su estrella eran los populares Juegos Reunidos Geyper, genial idea consistente en reunir juegos en una caja, que se le ocurrió al gran empresario valenciano Antonio Pérez, creador también de otros juguetes de éxito como Cadako o Geyperman.

Los Juegos Reunidos de Geyper, formados por cajas que anunciaban la cantidad que contenían: 10, 15, 20, 25, 30, 35, 40, 45 juegos, etc., ha sido uno de los juguetes más vendidos en la historia de nuestro país. Casi todos los tuvimos porque los solían ‘traer’ los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar acertaban siempre…

Destacaba en su famosa e inconfundible caja amarilla la cara sonriente de un ‘chavaluco’. Tal dibujo constituye un icono nacional y se identifica de inmediato. La presentación comercial del producto era, salta a la vista, muy tentadora. Además, sus laberintos y originales juegos estaban magistralmente realizados. Entre otros motivos, porque firmaba los dibujos que los ilustraban uno de los mejores autores de cómics que ha habido en España: Karpa, osea, Rafael Miguel Catalá Lucas.

Los Juegos Reunidos Geyper, con la ruleta y los cubiletes de colores como símbolos, se sumaban en las preferencias domésticas de la ciudadanía a los clásicos parchís y oca (sí, la de “de en oca en oca y tiro porque me toca”); las cartas para el mus, la brisca, el tute, etc. y, por supuesto, la ‘quina’. Por cierto, transcurridos algunos años, otra empresa volvió a editar los Juegos Reunidos pero, obviamente, el recuerdo de los primeros es tan insuperable como imborrable.

Con cosas así de sencillas nos entretuvimos millones de españolitos en tiempos completamente distintos a los actuales, en los que se vivía bastante más que hoy en familia y se exprimía hasta la última gota de felicidad de lo poco que había.

Javier Rodríguez

Artículo anterior“Cuando tienes una pasión debes luchar por ella, hay que ser fiel a lo que uno siente”
Artículo siguienteDiario de un viaje de novios, episodio 2
Javier Rodríguez

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido locutor y presentador de programas en Radio Torrelavega, COPE Cantabria y Punto Radio Santander. Desde sus populares emisiones radiofónicas fue el promotor de los monumentos que el Ayuntamiento de Santander erigió en la ciudad al cantante Jorge Sepúlveda y los payasos ‘Hermanos Tonetti’. En televisión ha presentado Informativos y programas de entrevistas en Canal 8 DM TV. Escribe artículos de actualidad y la sección “El Mirador” en El Diario Montañés, periódico líder en ventas y difusión en Cantabria. Ha ofrecido diversas conferencias, imparte el curso “Aprender a hablar en público’ y es autor de los libros ‘Manual para un espectador de circo’, ‘La televisión y los españoles’, ‘Risas y lágrimas. Historia de los payasos españoles’, ‘La paz, un difícil camino. 8 días con el ejército español en Bosnia-Herzegovina’, ‘El perfume del alma’ y ‘Lo que el tiempo se llevó’. Además, es profesor de la asignatura ‘Habilidades de Comunicación’ en el Centro Universitario CESINE, de Santander.