Casas solitarias

Esos lugares que habrán sido testigos de mucho aunque estén rodeados de nada

0

Adoro esas casas que aparecen de repente ante mi mirada, sin esperarlas: en un bosque, en un lago, un acantilado… y que parecen recién salidas de un cuento, tan solitarias, como observando su entorno, impasibes, viendo pasar el tiempo. También yo me detengo a mirarlas y es que siempre me inspiran y dan rienda suelta a mi imaginación.

En parajes insólitos, las casas solitarias dan un toque decorativo al paisaje. En ocasiones lo alegran si las casas son de color aunque, si están envejecidas, pueden dar un aire decadente o de abandono.

También pueden conseguir un aura de misterio si se trata de una pequeña cabaña abandonada en la que seguramente encontraríamos elementos decorativos muy codiciados.

En otras ocasiones, una simple casa en mitad de cualquier sitio, se convierten en un agradable hospedaje pasajero, sobretodo cuando estás perdido y necesitas algún sitio donde refugiarte en todos los sentidos…

Casas solitaras, casas para soñar.

Azucena Arribas Orbe