No vale la pena quedarse a medias…

Va una nostalgia más de las mías porque tampoco sé sentir a medias y este año hice tres peticiones...

0

Las luces del árbol de Navidad conservan sus últimos destellos… porque en España nos queda el remate más bello, el broche final de las fiestas con la llegada de los tres Reyes Magos. Sin esa noche mágica de cabalgata, nuestra Navidad se quedaría a medias como el turrón sin azúcar.

Va una nostalgia más de las mías porque tampoco sé sentir a medias y este año hice tres peticiones, fiel a Baltasar nunca les pedí nada ni a Melchor ni a Gaspar y eso visto desde mi ahora fue quedarme a medias, así que este 2018 me estreno a conciencia y a enteras. Escribí tres cartas:

  • A Melchor le pedí fuerza para no dejar escapar a nadie que me haga feliz o que lo de todo por hacerme sonreír.
  • A Gaspar le pedí constancia para perseguir mis sueños e ilusiones hasta el infinito y más allá.
  • Y a mi incondicional Baltasar, que nunca se rompa la magia, ni el secreto mejor guardado de la inocencia.

Feliz día de Reyes.

Mela Revuelta

Artículo anteriorChalets en venta en la ciudad
Artículo siguienteCompartiendo cocina con… Samira, Alexander y Enzo
Mela Revuelta
Nací en otoño el año que el hombre pisó por primera vez la luna, en un continente donde la lluvia huele a tierra, donde crecen los baobas del Principito y donde el sol lo tiñe todo de naranja al atardecer. Mi fotografía es personal, recreo historias, busco capturar instantes que desabrochan algo dentro de mi y conectar con la esencia de lo que se encuentra al otro lado de la lente. Adoro el pulso de la vida, reunir, crear, proyectar, compartir... todo cuanto da sentido a nuestro espacio "la nave Q late...". Me llamo Mela.