Recordando aquellos juguetes

El 6 de enero siempre fue el día más feliz para un niño, recibieran coches de lata o teledirigidos

0

En tiempos económicamente menos prósperos que los actuales, los Reyes Magos se las veían y deseaban para complacer a la clientela. Las pasaban, sí, canutas para quedar bien con el personal menudo que despositaban en ellos todas las esperanzas de tener en sus manos los juguetes que contemplaba con la nariz pegada en los escaparates de las jugueterías.

Estaba, en general, tan achuchada la cosa que múltiples veces no podían cumplir con todo lo que se les había pedido en la carta de turno, aunque hacían lo que podían y, al final, obraban auténticos milagros. Lo cierto es que los críos siempre gozábamos con lo que nos dejaban junto a los zapatitos limpios…

Salta a la vista que los juguetes de hoy carecen de relación con los que antaño regalaban Melchor, Gaspar y Baltasar. Los antiguos eran más modestos; no poseían la sofisticación tecnológica de los de hogaño, pero proyectaban un encanto especial. Encanto que los de ahora, salvo honrosas excepciones, no igualan.

Recordamos los niños aquellos trenes de cuerda, los coches de hojalata y de plástico, los dirigidos (con su correspondiente cable y mini-volante), no digamos ya nada los tele-dirigidos (sin cable, algo mágico), el fuerte con indios y federales, etc. Y las niñas, las muñecas no mecanizadas, los cacharritos, los coches de capota para bebés, las cocinitas, etc. En el caso masculino, el Scalextric era un sueño para la mayoría. Y en el femenino, la Mariquita Pérez.

Teníamos todos muy poco. Sin embargo, lográbamos acariciar la felicidad. Los hechos nos demostrarían de adultos que no se es más feliz por disponer de más dinero para comprar, sino por valorar los regalos que cada coyuntura permite.

Artículo anteriorCompartiendo cocina con… Samira, Alexander y Enzo
Artículo siguienteLos Globos de Oro se visten de negro contra el acoso sexual
Javier Rodríguez
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido locutor y presentador de programas en Radio Torrelavega, COPE Cantabria y Punto Radio Santander. Desde sus populares emisiones radiofónicas fue el promotor de los monumentos que el Ayuntamiento de Santander erigió en la ciudad al cantante Jorge Sepúlveda y los payasos 'Hermanos Tonetti'. En televisión ha presentado Informativos y programas de entrevistas en Canal 8 DM TV. Escribe artículos de actualidad y la sección “El Mirador” en El Diario Montañés, periódico líder en ventas y difusión en Cantabria. Ha ofrecido diversas conferencias, imparte el curso “Aprender a hablar en público' y es autor de los libros 'Manual para un espectador de circo', 'La televisión y los españoles', 'Risas y lágrimas. Historia de los payasos españoles', 'La paz, un difícil camino. 8 días con el ejército español en Bosnia-Herzegovina', 'El perfume del alma' y 'Lo que el tiempo se llevó'. Además, es profesor de la asignatura 'Habilidades de Comunicación' en el Centro Universitario CESINE, de Santander.