Terapia de pareja: no esperes a la crisis para pedir ayuda

Aprender técnicas de negociación y de comunicación en cualquier momento, facilitará la consistencia de la pareja

0

No, no es necesario percibir que la relación se deteriora para buscar la ayuda de un terapeuta profesional. Para la psicóloga Pilar Conde, “aprender técnicas de negociación y de comunicación en cualquier momento, facilitará la consistencia de la pareja”. Una relación sentimental es un proyecto de dos, explica, pero en el que también hay que potenciar el bienestar individual, por lo que siempre es positivo el aprendizaje de habilidades necesarias para que la unión funcione. Una perspectiva, la de la directora técnica de Clínicas Origen, muy alejada de la visión popular, influenciada por las películas, y en la que la terapia de pareja se percibe como un el intento desesperado (y final) de salvar una relación in extremis.

En un punto intermedio, la experta explica que los momentos de cambio son muy importantes y suelen precisar del punto de vista de un tercero para ayudar a conjugar los distintos valores y la manera de concebir la convivencia. Hablamos de la mudanza para comenzar a compartir piso, los cambios de trabajo, la maternidad/paternidad, la crianza de los hijos y las enfermedades de los padres, entre otras. En estos momentos de dificultad, el terapeuta de pareja ejerce un arbitraje, ayudando a que se tome conciencia de que ciertas prácticas que se han instaurado son inadecuadas. Su participación es mínima ya que, aclara Pilar Conde, serán los miembros de la pareja quienes deberán poner en práctica lo aprendido en su día a día.

Ellas son quienes suelen dar el primer paso en busca de ayuda, una circunstancia que para la psicóloga es normal puesto que este papel de solicitar ayuda está más validado socialmente en la mujer que en el hombre. Internet, por otro lado, suele ser la vía mediante la que se accede a este tipo de ayuda profesional y los problemas más planteados son problemas de confianza, de comunicación, falta de dedicación del uno al otro y dificultad en la resolución de conflictos.

De manera general, el psicólogo se esfuerza en que los partícipes de la relación aprendan los siguientes aspectos:

  • Habilidades comunicacionales, técnicas asertivas
  • Planificación de actividades agradables conjuntas
  • Redistribución de responsabilidades
  • Volver a poner el foco en los aspectos positivos del otro y volver a reforzarlo. Más concretamente, y con el objetivo de apuntalar el éxito de una pareja, Pilar Conde, nos deja estos consejos de convivencia:
  • Sacar tiempo para realizar actividades agradables conjuntas entre ambos ( también entre semana).
  • Reservar unas horas para realizar actividades de manera individual y con nuestro entorno.
  • Realizar verbalizaciones positivas hacia el otro, (sobre el físico, sobre acciones y sobre cualidades del otro).
  • Realizar escucha activa, cuando la pareja nos esté contando algo mostrar interés genuino.
  • Ante situaciones conflictivas, antes de ponerse a la defensiva, escuchar al otro antes de sacar Conclusiones. Así, ambas partes podrán expresar su punto de vista y llegar a acuerdos.

Por último, la psicóloga recuerda que es necesario que los dos estén de acuerdo en acudir a terapia para obtener buenos resultados.