Los salarios en el deporte

Muchos deportistas llegar a cobrar entre uno y dos millones de euros al mes, un hecho que tendrá que explotar en algún momento

0

Que los sueldos de algunos deportistas deberían estar fuera de la vida real es algo que, en mi opinión, comparte mucha gente. Sin embargo, de unos años a esta parte la burbuja se ha inflado de tal manera que hoy en día es algo normal que un jugador de fútbol cobre 3, 4 o 5 millones de euros al año. Si a esto le añadimos que los clubes deben pagar la misma cantidad a las correspondientes instituciones para cumplir con la legalidad, nos hace tener una clara idea de las cantidades que se mueven dentro del deporte.

Y es que, el hecho de tener todo y ser semidioses para millones de personas, crean, en muchas ocasiones, auténticos monstruos a los que no les vale nada y solo aceptan un sí por respuesta. Además, con la vida resuelta, económicamente hablando, se dan casos en los que ya no les hace falta esforzarse por seguir destacando en ese mundo que les ha ayudado a llegar a donde están ahora. ¿Para qué trabajar y seguir sacrificándose si a final de mes tendré una cantidad con seis o siete ceros en mi cuenta?


En el otro lado de la moneda se encuentra el deporte modesto, ese en el que apenas se cobra 50 euros al mes o en el que jugar te cuesta dinero, esfuerzo y tiempo. Los campos de hierba natural cuidados diariamente se convierten en auténticos barrizales y los vestuarios con jacuzzi pasan a ser duchas con agua fría y sin ningún tipo de calefacción. Sin embargo, en esas categorías las ganas por jugar y disfrutar siempre están presentes porque se hace por afición y amor al deporte. En el lado humilde no habrá nadie al acabar para pedir autógrafos ni un autobús para llevarte a casa. Todos estos lujos se convierten en una charla con los amigos acerca de esa jugada o aquella.

Foto de Lourdes Odriozola

Creo que se está llegando al punto en el que esto debe parar. Este verano el PSG ha pagado 222 millones de euros por Neymar, sí habéis leído bien, 222 millones, y no de pesetas precisamente. Este traspaso ha contribuido a inflar aún más el mercado y se pagan cantidades cercanas a los 100 millones de euros sin ningún tipo de complejo. En fin, sólo queda esperar a ver la evolución de los salarios en el mundo del deporte y ver si este mundo paralelo al real se acaba.

Espero haberos despertado el interés por el infinito mundo del deporte y no olvidéis que cualquier sugerencia o comentario siempre será bien recibido.

En dos semanas, más y mejor. Hasta entonces nos vemos en FacebookInstagram y Twitter.