Recordando las pesetas

No sabemos si es verdad eso de que, con la peseta, el dinero cundía más pero, sea cierto o no, la echamos de menos

0

Aunque llevamos ya unos cuantos añitos pagando con y cobrando en euros, la peseta no forma parte del olvido. Especialmente, teniendo en cuenta lo que cuesta ahora cualquier cosa. Todos recordamos cómo de un día para otro el café por el que pagábamos con una moneda de cien se convirtió mágicamente en algo por lo que había que pagar con una de un euro (que no es lo mismo).

¡La de cosas que se podían comprar, por ejemplo, con un billete de mil pesetas! Montones. Sin embargo, al cambio en euros, con el valor de mil pesetas… pocas se compran ya. ¡Parece una ‘birria’ incluso un billete de diez euros! Hay que empezar a hablar a partir de veinte euros. Flipante.

En aquellos tiempos de los billetes de mil pelas, quinientas, cien y monedas de cien, cincuenta, ‘rubias’, dos reales, ‘perras’, etc., un sistema eficaz para ahorrar era meter monedas en las populares huchas de la Caja de Ahorros de Santander y Cantabria. ¿Motivo? Una vez introducidas no se podían sacar. Para hacerlo resultaba imprescindible ir a una oficina del banco (las del cerdito de barro quedaban abiertas en casa de un buen martillazo, pero no era lo mismo: el método carecía de encanto). Suponía un alegrón asistir en plan Tío Gilito a su vaciado y recuento de mostrador.

Las huchas forman parte de lo que el tiempo se llevó. Teniendo en cuenta lo carísimo que está todo y el descontrol de muchos sobre su cartera, casi nadie ahorra. Tanto las de la Caja como las de chonucos de barro son materia vintage. Snif.

Javier Rodríguez

Artículo anteriorLos errores más frecuentes en las rotondas
Artículo siguienteMuere a los 91 años el diseñador Hubert de Givenchy
Javier Rodríguez
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido locutor y presentador de programas en Radio Torrelavega, COPE Cantabria y Punto Radio Santander. Desde sus populares emisiones radiofónicas fue el promotor de los monumentos que el Ayuntamiento de Santander erigió en la ciudad al cantante Jorge Sepúlveda y los payasos 'Hermanos Tonetti'. En televisión ha presentado Informativos y programas de entrevistas en Canal 8 DM TV. Escribe artículos de actualidad y la sección “El Mirador” en El Diario Montañés, periódico líder en ventas y difusión en Cantabria. Ha ofrecido diversas conferencias, imparte el curso “Aprender a hablar en público' y es autor de los libros 'Manual para un espectador de circo', 'La televisión y los españoles', 'Risas y lágrimas. Historia de los payasos españoles', 'La paz, un difícil camino. 8 días con el ejército español en Bosnia-Herzegovina', 'El perfume del alma' y 'Lo que el tiempo se llevó'. Además, es profesor de la asignatura 'Habilidades de Comunicación' en el Centro Universitario CESINE, de Santander.