Recordando a los Hermanos Tonetti

Los geniales payasos santanderinos dejaron eterna huella por su arte y bonhomía

0

Pepe y Manolo, los Hermanos Tonetti, siguen habitando la memoria sentimental de millares de personas en toda España. Las huellas artísticas y humanas que dejaron son imperecederas. Por muchos años que transcurran, seguirán siempre vivas. Constituyen luces que iluminan el camino que deben transitar quienes aspiran a convertirse en profesionales del máximo nivel en el mundo del circo y quienes, en paralelo, deseen demostrar que el éxito no tiene por qué dinamitar la humildad. Al contrario. Ha de servir para ayudar con generosidad al prójimo. Es decir, para proyectar amor de palabra y obra. Por la doble razón citada se evoca con infinito cariño a los payasos santanderinos, ‘reyes de la risa’, entre otros, en el entrañable Circo Atlas. Un circo en el que, además, actuaron magníficos artistas y empleados de la tierruca.

En el Circo Atlas, aquel Paraíso que nació de su talento, nuestros ‘paisanucos’ encontraron función tras función la recompensa plena al esfuerzo de viajar sin pausa por los caminos de España. A cambio de tanta lucha y pasión por el circo y sus gentes, recibieron en cada ciudad donde levantaron la lona extraordinarias ovaciones del público y constantes muestras de cariño.

¡Qué bien lo pasamos con ellos! A la envidiable simpatía del genial Pepe, de vis cómica fuera de lo común, se unían la elegancia y saber estar en pista del ‘clown Nolo’, que le daba perfecta réplica. Todas sus parodias fueron de sobresaliente ‘cum laude’. Y qué decir, claro, cuando Pepe se disfrazaba para representar el personaje de la sardinera que trataba de venderle ejemplares a una clienta que les ponía pegas ,“¿Cómo? ¿Que tienen el ojo ‘morao’? ¡Pues habrá que ver cómo lo tiene el calzonazos de tu marido!”, le gritaba en su fabuloso monólogo oral/gestual. Se venía abajo el chapitó con las carcajadas de la clientela. ¡Qué risa! ¡Qué momentos!…

Tuve la inmensa fortuna de ser muy amigo de ambos, especialmente de Pepe. Compartimos tantas tardes de circo, tantas conversaciones… Aprendí muchísimo escuchándoles y viéndoles trabajar. Me enlazan a su recuerdo innumerables confidencias y anécdotas de todo tipo. En suma, de Vida (así, con mayúscula). Dos de las estrellas que brillan cada noche en el cielo son las suyas. Eternos Hermanos Tonetti.

Javier Rodríguez

Artículo anterior10 errores comunes que se comenten al ponernos a dieta
Artículo siguienteLimitar el consumo excesivo de azúcares ayuda a mantener una buena salud bucodental
Javier Rodríguez
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido locutor y presentador de programas en Radio Torrelavega, COPE Cantabria y Punto Radio Santander. Desde sus populares emisiones radiofónicas fue el promotor de los monumentos que el Ayuntamiento de Santander erigió en la ciudad al cantante Jorge Sepúlveda y los payasos 'Hermanos Tonetti'. En televisión ha presentado Informativos y programas de entrevistas en Canal 8 DM TV. Escribe artículos de actualidad y la sección “El Mirador” en El Diario Montañés, periódico líder en ventas y difusión en Cantabria. Ha ofrecido diversas conferencias, imparte el curso “Aprender a hablar en público' y es autor de los libros 'Manual para un espectador de circo', 'La televisión y los españoles', 'Risas y lágrimas. Historia de los payasos españoles', 'La paz, un difícil camino. 8 días con el ejército español en Bosnia-Herzegovina', 'El perfume del alma' y 'Lo que el tiempo se llevó'. Además, es profesor de la asignatura 'Habilidades de Comunicación' en el Centro Universitario CESINE, de Santander.