Con el contorno de ojos… ¡mucho ojo!

Los cosméticos para el contorno de los ojos o 'eye contour', ¿son realmente necesarios?

0

Existen en el mercado infinidad de productos destinados a tratar los problemas estéticos de la zona periocular. Encontramos cosméticos para las ojeras, para las bolsas, para los párpados caídos, para las arrugas del ángulo externo del ojo o ‘patas de gallo’ (que se llaman así porque nos recuerdan a las patitas de este animal). Pero, ¿de verdad hacen falta tantos potingues para mantener nuestra piel sana y cuidada? O ¿se trata de una nueva herramienta de marketing para conseguir vendernos más productos?


Ya vimos en el artículo dedicado a los tipos de piel, que cada persona tiene un cutis diferente, y por eso existen diferentes clases de cremas para cada uno de ellos.
También aprendimos que fue Helena Rubinstein quien hizo la primera clasificación de los tipos de piel, diferenciándolas en pieles normales, grasas, secas y mixtas.

Pero además de ésto, nuestra piel varía en función de cada zona del cuerpo o del rostro. No tiene nada que ver la piel del cuello con la de la planta del pie, o la piel de la barbilla con la del contorno de los ojos.

Además, nuestro tipo de piel puede sufrir cambios a lo largo de nuestra vida, es decir, que tengamos una piel grasa con 20 años no significa que siempre vaya a ser así… Pero a este tema ya le dedicaremos otro artículo.

En el de hoy nos vamos a centrar en la piel del contorno de los ojos, que además de ser la zona más delicada y sensible del rostro, también es la que primero acusa el paso del tiempo, pues es la que envejece más rápido (a los 25 años suelen empezar a aparecer las primeras arrugas de expresión).

Esto es debido a que se trata de una piel débil, frágil y muy fina, con muy poco espesor (unas cuatro veces menor que el de la piel de la barbilla), por lo que se deshidrata con más facilidad (pierde el agua del interior por perspiración insensible). Además posee menos cantidad de glándulas sebáceas y sudoríparas que otras zonas, por lo que la emulsión epicutánea es pobre, y por tanto esa protección natural es menor. La circulación sanguínea y la linfática también son deficitarias en esta zona, y así, el aporte de oxígeno y de nutrientes es menor, y también la eliminación de residuos y de líquidos acumulados se ralentiza.

Por si todo esto no fuera poco, las fibras de colágeno y de elastina de la dermis son menos densas en la zona del contorno del ojo, por lo que el soporte que mantiene la firmeza de la piel será más débil en esta zona, y las arrugas de expresión, producidas por los 22 pequeños músculos de la región ocular, aparecerán antes.

Conociendo todos estos datos, queda claro que la piel de esta zona necesita unos cuidados específicos y unos productos especiales. Los cosméticos para el contorno de los ojos tienen que reunir una serie de características diferentes a los de otras zonas del cuerpo o del rostro:

  • La concentración de principios activos debe ser menor, pues la piel de la región periocular es muy fina y ofrece menos resistencia a la penetración.
  • El pH debe ser neutro (pH 7), similar al de esa zona, a diferencia de otros lugares de la piel donde el pH es ligeramente ácido (aproximadamente pH 5,5).
  • Los ingredientes deben estar testados oftalmológicamente, es decir, no pueden ser dañinos para nuestros ojos.

Y ya hemos visto que a partir de los 25 años debemos empezar a cuidar y proteger esta zona tan delicada del rostro.

En el próximo artículo veremos cuáles son los cuidados y los cosméticos más adecuados y específicos, dependiendo del problema que más nos preocupe: bolsas, ojeras, ‘patas de gallo’,…

Como nota curiosa, hoy vamos a aprender que los franceses, que son muy exquisitos en cuanto a estética se refiere, van mucho más allá, y a las ‘patas de gallo’, a las arruguitas del contorno de los ojos, las llaman ‘pattes d´oie’ (patas de oca o de ganso), mientras que la expresión ‘pata de gallo’ usada como estampado en telas, lo llaman ‘pied de puce’ (pie de pulga), cuando el dibujo es muy pequeño, ‘pied de poule’ (pie de gallina) cuando el diseño es mediano, y ‘pied de coq’ (pie de gallo) cuando el estampado es más grande. ¡Menudo jaleo con tanto pájaro!

¡Feliz día y hasta la semana que viene!

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here