Si congelas el pan en casa, estos sencillos trucos te interesan

Este alimento puede conservarse hasta tres meses en el congelador y, con estas recomendaciones, se puede consumir incluso crujiente tras descongelarlo

0

¿Congelas en pan en casa? Si la respuesta es afirmativa seguro te puede interesar los consejos lanzados por Eroski Consumer para conservar en buen estado este alimento en el congelador y para mantener sus cualidades intactas. Se trata de unos sencillos trucos para que, al descongelarlo, “quede como nuevo, incluso con textura crocante, y evitar que se esté demasiado duro”. ¡Toma nota!

Cómo congelar el pan

En primer lugar, el pan puede durar hasta tres meses en el congelador. Para ello “es fundamental adquirir el pan adecuado para que aguante bien el proceso de congelación”, recomienda a Consumer el maestro artesano Xevi Ramon. El pan en cuestión debería ser “artesano, con un punto de acidez, larga fermentación y, por supuesto, sin aditivos”. ¿Cómo reconocer este tipo de pan? “Una forma de reconocerlo es decantarse por un producto no industrial, de colores subidos (anaranjados o marrones) y con pequeñas burbujas en el exterior, que denotan una larga fermentación”. Para congelarlo, este experto recomienda cortarlo “en rebanadas, meter en una bolsa de papel o de fécula de patata y enfriar en la parte más templada del congelador”.

Cómo descongelar el pan: evita el microondas

Una vez tenemos el pan congelado, ¿cómo hacer para descongelarlo y consumirlo sin que pierda propiedades? Según indica Consumer, al descongelar, “mejor que sea a temperatura ambiente, evitando el microondas incluso en la función de descongelación. De lo contrario se quedará seco y duro en cuestión de minutos, ya que el micro hace que parte de las moléculas de agua que contenía el pan se pierdan”, informa María Dolores Rodrigo, científica titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y vicedirectora técnica del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA).

Por su parte, Juan José Rausell, presidente del Gremio de panaderos de Valencia, aporta un segundo consejo para que el pan quede, de nuevo, crujiente: “Si se saca el pan del congelador unas horas antes de consumir y se posiciona bajo una madera, como la de cortar, hará que muchas veces vuelva incluso a crujir”, indican desde Consumer.