Rocío Gómez: “Salir de pinchos por Santander es necesario para el paladar”

Esta camarguesa es periodista de vocación y sueña con vivir en Madrid durante el invierno y disfrutar del verano cántabro

0


“Bajarte del tren al llegar a Santander y percibir ese olor a mar te llena de energía”


Cuando Rocío Gómez Sustacha (Santander, 1986) llegó a Madrid en el año 2011 para estudiar Periodismo se dio cuenta de una realidad de la que ya le habían avisado: todo el mundo va corriendo. Sin duda un ritmo muy diferente al de Muriedas, localidad en la que siempre ha vivido.

Aunque sabe disfrutar mucho de ambos lugares y su ideal de vida sería pasar los meses de invierno en Madrid y los de verano en Cantabria, si hay algo que echa de menos, además de a su gente, es el mar.

Por eso cada vez que se baja del tren en Santander y percibe el olor a mar se llena de energía. De su vida en la capital, de la añoranza de su tierra, de la revista cultural Nokton Magizne -de la que es fundadora-, del Periodismo y sobre muchas más cosas habla Rocío para Cantabria DModa.

– ¿Cuándo y por qué viniste a Madrid?
– Llegué en 2011 para estudiar Periodismo en la Universidad Carlos III. Seguí con el máster (Periodismo Cultural) y me quedé trabajando aquí. Anteriormente había estudiado Publicidad y actualmente trabajo en Marketing Digital. Sin embargo, me resulta imposible abandonar el periodismo y sigo ejerciéndolo en una revista cultural Nokton Magazine, de la que soy cofundadora.

– ¿Cómo nace el proyecto?
– La idea surge de varias compañeras del Máster que decidimos lanzar este medio especializado en cultura asequible y accesible bajo la premisa “cultura de bajo consumo y alta potencia”. Tratamos diferentes áreas como arte, cine, música, literatura, tendencias, etc. Todas ellas desde una perspectiva de profundidad, de intentar aportar una visión diferente a la de las grandes cabeceras, acercando propuestas accesibles para todos.

– ¿Cómo ves la cultura en Cantabria?
– Se están dando pasos para ampliar la agenda y van surgiendo teatros, festivales y salas con nuevas propuestas. Pero es cierto que muchas veces faltan planes culturales, especialmente fuera del verano, y siempre es importante una buena difusión.

– ¿Has estado en el Centro Botín?, ¿Cómo crees que beneficiará a la ciudad?
– Sí, lo visité este verano y asistí a las jornadas de Periodismo Cultural. Me parece que el trabajo de Renzo Piano es acertado y que la nueva configuración del urbanismo que conlleva será útil para la ciudad. Respecto al arte, es casi imposible que se consiga un nuevo efecto Guggenheim y es muy importante la selección de artistas y obras que se haga a partir de ahora.

– ¿Cómo ves el mundo del Periodismo en la actualidad? ¿Crees que hay más oportunidades de empleo en Madrid?
– La situación actual del Periodismo es complicada. Los medios sólo buscan la inmediatez, poca calidad en los empleos del sector… Pero siempre hay profesionales excelentes que luchan por una información de calidad. Sí es cierto que en Madrid hay más oportunidades tanto en grandes medios como en proyectos más independientes.

– ¿Qué es lo que más echas de menos de Cantabria?
– Sé que es tópico, pero el mar. Y por supuesto a mi gente. El ritmo allí es diferente, pero disfruto mucho ambos sitios, esa dualidad entre velocidad y calma. Bajarte del tren al llegar a Santander y percibir ese olor a mar te llena de energía. Además soy muy ‘playera’ y nuestras playas son especiales, puedes vivir toda la actividad de la bahía en unas playas casi caribeñas, así las definió la última persona de Madrid que llevé a la Magdalena, o disfrutar del mar más salvaje.

– ¿Vas a menudo?
– Sí, subo una o dos veces al mes, y en verano todos los fines de semana y vacaciones. Prefiero viajar al extranjero en invierno y poder aprovechar todos los días libres de verano en Cantabria. Echando un vistazo rápido a esta sección te diría que ni un cántabro que viva en Madrid se pierde el verano en Santander. Aunque es cierto que el trayecto es largo para un fin de semana, la reducción en los tiempos de viaje entre ambas ciudades es una necesidad.

– ¿Qué medio de transporte sueles elegir para ir a Cantabria?
– Siempre voy en tren. Desde que quitaron Ryanair es muy difícil encontrar vuelos a precios moderados, y el viaje en autobús lleva bastante tiempo. En el coche también se tarda, especialmente con los atascos a la vuelta el domingo, por lo que el tren es la opción que uso. Aunque he de decir que el servicio deja bastante que desear con alvias que no lo son, retrasos…

– ¿Cuándo estás en Cantabria que es lo que nunca dejas de hacer?
– Salir una noche de pinchos por Santander es inevitable a la par que muy necesario para el paladar. Intento mantener la agenda llena, cada vez hay más opciones para asistir a conciertos, exposiciones, festivales, markets…

– ¿Qué fue a lo que más te costó acostumbrarte de Madrid?
– Cuando llegué a Madrid todo el mundo me decía que en la ciudad toda la gente iba corriendo. Y me quedé un día en una estación de cercanías mirando a la gente, y era cierto. Corres a coger el metro o el tren aunque realmente no tengas necesidad. Pero en realidad, adoro esas prisas y el ritmo acelerado que casi impone la ciudad.

– ¿Notas la diferencia de precios entre Madrid y Santander?
– En algunos aspectos sí, especialmente al salir por la noche, en alquileres o incluso las entradas para conciertos de una misma gira son más baratas en Santander. Pero en el día a día no existe tanta diferencia. Además, como todo, Madrid es cuestión de conocerla y de saber a dónde ir.

– ¿Cómo crees que nos ven en Madrid a los cántabros?
– Tengo buena experiencia, no me he encontrado a nadie que no esté un rato alabándome los parajes de Cantabria. Creo que el madrileño que visita nuestra comunidad se enamora de ella. La verdad, puede que a mis amigos de Madrid les tenga un poco comprados trayendo a menudo sobaos, quesadas y queso.

– ¿Te han mirado raro cuando has dicho palabras como baza o pindia?
¡Por supuesto! Y con papo, chon, cachi, medias y cuartos de cerveza… También alguna vez me siguen corrigiendo el leísmo, pero eso está asumido. Incluso con expresiones, hace poco me miraron sorprendidos por decir que hacía “sol de brujas”.

– ¿Callos madrileños o rabas de Cantabria?
– Soy de buena mesa y muy amante de la gastronomía por lo que esta pregunta es muy complicada. Creo que lo ideal sería unas rabas de entrante y unos callos de principal, o viceversa.

– ¿Volverías a vivir en Cantabria?
– Sí, por supuesto. Si sueño con un mundo ideal, sería seis meses de invierno en Madrid y seis de verano en Santander, porque el invierno en Cantabria conlleva más tiempo en casa, menos actividades con las que disfrutar la ciudad… Pero el verano está repleto de planes, y de playas.

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here