Alerta sanitaria importante de los médicos sobre los aseos públicos

La doctora Preethi Daniel aporta algunos consejos para evitar contraer infecciones en este tipo de servicios

0

POR ANA ÁVILA


Es frecuente utilizar baños públicos, ya que la mayoría pasamos muchas horas fuera de casa. Sin embargo, al estar ante un váter ajeno solemos preocuparnos de la higiene o de contraer alguna enfermedad.

¿Podemos contraer alguna infección en un servicio? Sí, pero es altamente improbable que esto último suceda, ya que los gérmenes deberían transferirse directamente a tu tracto genital o a través de una herida abierta. Las bacterias y virus que podemos contraer en un baño público son similares a las que podemos encontrar en cualquier otra parte, y su contagio es similar.

Como ya hemos dicho, es muy poco probable que ‘pillemos’ algo en un váter ajeno. La ginecóloga Brianne Grogan asegura que ellas deben sentarse al orinar (y ellos, por qué no). «El problema de ‘flotar’ sobre el inodoro al orinar es que los músculos del piso pélvico y la cintura pélvica (rotadores de la cadera, glúteos, espalda y abdominales) están extremadamente tensos. Esta tensión de la cintura pélvica dificulta la fluidez de la orina, a menudo requiere que empuje o ‘baje’ ligeramente para hacer que la orina salga rápidamente. Frecuentemente, se puede contribuir al prolapso de órganos pélvicos».

‘The Daily Mail’ publicó algunos consejos de la doctora Preethi Daniel para prevenir el contagio de enfermedades al orinar en un lugar público:

  • Lávate bien las manos después de ir al baño.
  • Lleva desinfectante de manos antibacteriano de tamaño de viaje
  • Cubre el asiento del inodoro con papel higiénico o usa toallitas antibacterianas.
  • No toques: hay más gérmenes en el servicio que en el inodoro.
  • Puedes apoyarte en el inodoro: no hay evidencia de que sea malo para la salud.