¿Qué te vas a poner esta Semana Grande?

Zapatos planos, ropa oscura y un abanico, los tres 'must' para salir a disfrutar

3

POR JUAN CARLOS FLORES-GISPERT


La comodidad debe primar cuando sales de fiesta. Y siempre tener a punto en casa ropa planchada para cambiarte. Y la nevera llena. En fiestas no sabes cuándo entras ni cuándo sales de nuevo, así que es necesario tener suficiente ropa para fiestas de última hora y dinero cambiado. Siempre hay que llevar calderilla para poder pagar un refresco en la plaza de toros o una almohadilla, un helado en la calle o tomar un taxi. El calzado es muy importante en fiestas y el zapato cerrado es lo mejor. Los dedos corren innumerables peligros estos días y con zapatos se soportan mejor las muchas horas de pie en las casetas, recorriendo las ferias o saltando en los conciertos de la Semana Grande.

Foto: Belén de Benito
Foto: Belén de Benito

EN LOS TOROS

A las corridas de toros hay que ir cómodo, sobre todo en una plaza como la de Cuatro Caminos en la que el trasero se queda de piedra y el calor humano se transmite, porque todo es diminuto y unos espectadores están encima (literal) de los otros. El abanico es esencial no sólo para los que sufren en tendidos de sol, sino incluso en sombra. Hay que luchar contra el calor y el infame humo de los cigarrillos y puros de los vecinos que tanto molestan (unos y otros). Para aguantar la corrida hay que ir descansado y llevar comida y bebida. No están de más unas ‘pulguitas’ de jamón de jabugo (por ejemplo) o un bocata de tortilla. Las peñas acuden con comida en abundancia, pero si no eres miembro de una de ellas, llevar un tentempié tampoco está mal. Las bandoleras hechas a medida para ir a los toros con el equipaje personal son una idea muy buena. Y sobre todo hay que protegerse la cabeza, con sombrero o gorra. Las señoras acuden más vestidas, por eso de que a los toros hay que ir bien. Pero si la falda es demasiado corta y con muchos adornos, se corre el riesgo de resultar vulgar.

EN LAS CASETAS

La comodidad en el calzado prima entre los ‘caseteros’. Son horas y horas de pie, puesto que no hay posibilidad ni siquiera de acodarse en una barra, así que el mocasín es esencial o una deportiva. Pocos tacones, porque sufre mucho la espalda. Los colores oscuros son sufridos, decían las madres, y en estos días de feria y de casetas vienen bien. Siempre hay un pincho que se te cae encima o una copa de tinto que te tira el vecino de al lado y te destroza el modelo y el humor. Viene bien siempre ir con pañuelos, para poder limpiarte las manos cuando las servilletas escaseen en las casetas. Y no es lo mismo ir a las de la Alameda de Oviedo que a las más pijas de la Plaza de Alfonso XIII.

Foto: Mitxel Atrio.
Foto: Mitxel Atrio.

EN LOS CONCIERTOS

Las actuaciones en vivo son muchas en la Semana Grande. En La Magdalena el suelo es de tierra, así que se impone el zapato plano. Salvo que seas uno de los que disfrutan de las zonas VIP amuebladas. Los jeans son una buena opción para sentarse en el suelo cuando estás ‘reventao’ y para no mancharse demasiado. O que no se note. Lo mismo que los pies. El zapato cerrado es buena opción para no ensuciarse los dedos y ofrecer un aspecto lamentable. Si el concierto es en la Plaza Porticada la cosa cambia. No importa llevar sandalias. El centro de la ciudad está limpio y por el Muelle se pasea como un señor. y una señora. Así que se impone ir vestido: fuera las camisetas de tirantes y los pantalones cortos. Éstos, solo para la playa. Nunca chancletas, son el summum de la vulgaridad veraniega y todos los expertos en pies alertan de lo malo que son para esta delicada parte del cuerpo humano. En especial, para los niños.

EFE/Alberto Estévez

EN LAS FERIAS

Al recinto ferial junto al estadio de fútbol de El Sardinero hay que ir con zapato cerrado. Y con mucha paciencia. El suelo es asfaltado e incómodo y, para evitar cualquier accidente en los pies, en las atracciones viene bien llevar los dedos protegidos. Esenciales son los pantalones oscuros para disimular las manchas y que las faldas no sean muy cortas, para no enseñar al respetable los secretos más íntimos cuando se sube a una noria.

3 Comentarios

  1. Ah si disfrutais comiendo y bebiendo delante de los toros touturados sociedad sadica no hay mas k decir verguenza de ser español !!!

  2. Si Ramses eso es !!!!! Que razon tienes verguenza Los Espanoles y no ir a Las casestas de
    SANTANDER

  3. Juan Carlos: Te has dejado el complemento indispensable, que es el PAÑUELO AZUL de fiestas. Haber si nos acostumbramos a llevarlo TODOS los días de la Semana Grande, como hacen en Vitoria, Pamplona, Bilbao, San Sebastián…, y ver más gente vestida con el traje regional auténtico, no de sevillanas…

Comments are closed.