Haz helado de manzana en casa

La blogger culinaria Marta Majewska nos deleita hoy con una receta fresca y dulce para la que necesitamos yogur griego y sirope de agave

0

Los fines de semana nos encanta meternos en la cocina y hacer postres en familia. La receta de hoy es de lo más sencilla y fresquita porque vamos a aprender a hacer helado de manzana con la ayuda de la blogger culinaria Marta Majewska. Este postre os encantará y os resultará ideal tomarlo en un crujiente cucurucho de barquillo. ¿Se puede pedir más para este verano?

Para esta receta tenéis que elegir manzanas dulces, si pueden ser de Marlene mejor que mejor porque el resultado será todavía más delicioso.

INGREDIENTES PARA EL HELADO


  • 500 gramos de yogur griego.
  • Media cucharadita de canela.
  • 1 manzana Fuji -por su sabor dulce- o Granny Smith -por su frescura-. Con la piel, pero sin el corazón y cortada en pequeños trozos.
  • 1 cucharadita de mantequilla.
  • 1 cucharada sopera de endulzante.
  • 4 cucharadas soperas de sirope de agave.

PARA LA COMPOTA DE MANZANAS


  • 600 gramos de manzanas sin piel ni corazón, cortada en trocitos pequeños.
  • El zumo de un limón.
  • 4 cucharadas soperas de agua.
  • 4 cucharadas soperas de miel.

ELABORACIÓN


Para hacer la compota ponemos las manzanas en una cazuela con el limón y el agua. Lo tapamos y dejamos que se haga lentamente hasta que las manzanas se ablanden.

Cuando las manzanas estén blandas, las retiramos del fuego y añadimos la miel hasta conseguir que la mezcla sea homogénea.

En una sartén calentamos la mantequilla y añadimos las manzanas troceada y el endulzante. Sofreimos hasta que la manzana esté caramelizada.

Mezclamos en un bol el yogur griego, la compota que acabamos de hacer, la canela, el sirope de agave y los trocitos de manzana caramelizada y lo mezclamos bien hasta que el helado se haya espesado.

Si tenéis heladera genial, pero si no Marta Majewska recomienda “congelar y remover” cada 45 minutos. Cada vez que saquemos la mezcla demos removerla vigorosamente con una espátula de cocina. Esta operación podemos repetirla hasta que el helado alcance la textura adecuada sin que se haya congelado ni cristalizado. Por regla general, el proceso suele tardar unas 3 horas.

 

Marta Majewska, de Everyday Marta, es autora de los libros DIY Baby, Limonade y Fourplay, éste último basado en 80 recetas vegetarianas.