Aquel “reciclaje”…

0
Las latas de 'Cola-Cao', todo un icono vintage.
Las latas de ‘Cola-Cao’, todo un icono vintage.

Antaño se reciclaba todo. O se le daba –no quedaba otra- utilidad a todo, que en el fondo venía a ser lo mismo. Atentos a la jugada, algunos empresarios decidieron rentabilizar el panorama. Paradigma al respecto son las inolvidables latas metálicas de Cola-Cao, en cuyo lateral se indicaba cuál debía ser el contenido que albergaran una vez cumplida su misión inicial. Se podía leer en ellas “garbanzos”, “lentejas”, “alubias”, “azúcar”etc.

El formato lata se extendió a todo tipo de materiales.
El formato lata se extendió a todo tipo de materiales.

Los ideólogos del  asunto también las crearon con formato horizontal, destinadas a guardar labores”, “cartas” (tengo una), etc. La original iniciativa se convirtió en un exitazo. Aquellas populares latas son hoy objetos codiciados por los coleccionistasEn su momento presidieron los armarios de un elevado porcentaje de hogares españoles. ¡Qué prácticas resultaron! 

‘El casco’

'La Casera', ¡un cristal histórico!
‘La Casera’, ¡un cristal histórico!

También se aplicaba el reciclaje o similar con las botellas de la legendaria gaseosa La Casera. Si se llevaba a la tienda el casco (así se denominaba en el lenguaje coloquial a la botella vacía) no se cobraba al adquirir otra. Si no, a cotizar. En consecuencia, por la cuenta que nos traía, los ciudadanos íbamos a la tienda con el “cascoPor razones obvias había que ahorrar perras, céntimos y cuanto fuera posible. 

Reciclaje forzoso era, también, el que aplicaban las madres a muchos chavales con los pantalones viejos de sus padres. Pantalones que tras haber entrado en acción la tijerade “largos” pasaban mágicamente a “cortos”. Cosas de la necesidad, que siempre fomenta el tradicional búscate la vida. 

El reciclaje textil se inventó mucho antes de la moda del 'customizaje'.
El reciclaje textil se inventó mucho antes de la moda del ‘customizaje’.

Los mencionados ejemplos y más de enfoque pragmático similar demuestran que en tiempos no tan lejanos las cosas se desarrollaban de manera radicalmente distinta a como se desarrollan hogaño. Y es que en múltiples aspectos hemos pasado de la nada a la saturación, de carecer de casi todo a bucear en la abundancia. Queda claro que, .      

Artículo anteriorLa otra mirada a Santander de Borja Terán
Artículo siguienteLos Carabelas y sus ‘bodas de oro’ poniendo música a Cantabria
Javier Rodríguez
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido locutor y presentador de programas en Radio Torrelavega, COPE Cantabria y Punto Radio Santander. Desde sus populares emisiones radiofónicas fue el promotor de los monumentos que el Ayuntamiento de Santander erigió en la ciudad al cantante Jorge Sepúlveda y los payasos 'Hermanos Tonetti'. En televisión ha presentado Informativos y programas de entrevistas en Canal 8 DM TV. Escribe artículos de actualidad y la sección “El Mirador” en El Diario Montañés, periódico líder en ventas y difusión en Cantabria. Ha ofrecido diversas conferencias, imparte el curso “Aprender a hablar en público' y es autor de los libros 'Manual para un espectador de circo', 'La televisión y los españoles', 'Risas y lágrimas. Historia de los payasos españoles', 'La paz, un difícil camino. 8 días con el ejército español en Bosnia-Herzegovina', 'El perfume del alma' y 'Lo que el tiempo se llevó'. Además, es profesor de la asignatura 'Habilidades de Comunicación' en el Centro Universitario CESINE, de Santander.