Gwyneth Paltrow y sus mentiras ‘milagrosas’

La empresa de la actriz ha sido multada por realizar publicidad engañosa de productos no testados científicamente

0
La actriz posa con un rótulo luminoso de su firma, 'Goop'.
La actriz posa con un rótulo luminoso de su firma, ‘Goop’.

Hemos visto a Gwyneth Paltrow interpretando muchos papeles y sabíamos que últimamente el que más ocupaba su tiempo era el de empresaria, aunque no parece que en las condiciones más honestas. Su compañía de remedios naturales ‘Goop’ ha sido cuestionada por malas prácticas. «La salud y el dinero de los residentes del Condado de Santa Clara nunca deben ponerse en riesgo por publicidad engañosa. Protegeremos a los consumidores contra las compañías que prometen beneficios para la salud sin el apoyo de la buena ciencia… o de cualquier ciencia», ha dicho el fiscal de distrito Jeff Rossen.

El caso se ha resuelto mediante un acuerdo por el que Goop pagará 145.000 dólares y se compromete a no hacer más afirmaciones sobre la eficacia de sus productos sin contar con las correspondientes pruebas científicas. Eso no significa, no obstante, que vaya a dejar de dar gato por liebre. Así, respecto a los huevos vaginales, sigue diciendo en su web que «pueden incrementar la energía sexual, despejar las vías de ‘chi’ del cuerpo, intensificar la feminidad y vigorizar nuestra fuerza vital. ¡Por nombrar unos pocos (beneficios)!».

MÁS CAROS

La firma parece dispuesta a seguir ‘sacando los cuartos’ a los más ingenuos, más cuando los huevos de cuarzo rosa y jade similares pueden comprarse en cualquier otra página de internet hasta por una décima parte del precio que cobra Paltrow. Así cualquiera diría que es una de las grandes vendedoras de humo de Hollywood. Con su apariencia de no haber roto nunca un plato, ha hecho de Goop, que fundó en 2008, un millonario negocio basado en la pseudociencia o, por hablar claro, en «gilipolleces», como sentenció hace un año Mar Shelhamer, profesor de medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Goop vendía en junio de 2017 pegatinas que «reequilibran la frecuencia de energía de nuestros cuerpos» –otro cuento chino– a 60 dólares las diez unidades. Para reforzar su atractivo, decía que estaban «hechas con el mismo material conductor  de carbono» usado por la NASA en los trajes espaciales. Era mentira. La NASA sacó los colores a la actriz y, además, cuando un medio consultó a Shelhamer, antiguo jefe de la división de investigación en tecnología para humanos de la agencia espacial, sobre la propiedades de las pegatinas, fue tajante: «¡Guau! ¡Qué cantidad de gilipolleces!», dijo.

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here