Jesús Chimeno, el zapatero santanderino que calza sueños

El artesano ha convertido su oficio ancestral en viral al compartir sus vídeos en YouTube

1
El pequeño taller de Chimeno está en calle José Ramón López Dóriga de Santander.
El pequeño taller de Chimeno está en calle José Ramón López Dóriga de Santander.

Jesús Chimeno (Villafafila,1956) es un maestro zapatero. Y digo maestro porque, además de que sus manos y herramientas le hayan llevado a despuntar en la artesanía del calzado, los estudios de magisterio mecen sobre sus zapatos. Tras terminar la universidad, este zamorano residente en Santander emprendió un camino de aprendizaje ajeno a sus conocimientos y que hoy en día continúa descifrando. De la mano de Luis Rodrigo, adquirió parte de las competencias que más tarde le permitieron labrarse un futuro prometedor en lo que a zapatos artesanales se refiere.

Todo el proceso de elaboración de sus piezas se fragua en un pequeño taller ubicado en la entreplanta de la calle José Ramón López Dóriga de Santander y está completamente realizado a mano; la única máquina que invade su pequeño taller es una lijadora.

Así, acompañado siempre de la radio, crea zapatos únicos, personalizados o moldea cada par a menester del cliente, siendo muchos de ellos creados exprofeso para deformidades.

Pero sus habilidades no ceden aquí, Jesús Chimeno dedica parte de su tiempo a generar zapatos creativos: obras exclusivas colmadas de imaginación y creatividad que meritan todo reconocimiento. Y es en este aspecto donde la mente vuela y hace nacer zapatos tan especiales como el ‘zapato payaso’, la serie de calzado histórico o los zapatos homenaje a André Perugia, a la Librería Gil y al Gran Casino de Santander o a la Vaca Gigante.


“Me hubiera gustado diseñar un zapato para la actriz Ornella Muti”


Porque cuando existe atrevimiento y uno se plantea retos no hay más cabida que el éxito. De hecho, Jesús Chimeno siempre se ha encontrado a la vanguardia: hace ya muchos años creó unos tacones regulables o el zapato calcetín, estando por delante de la reciente colección de Balenciaga. Y gracias a su perspicacia ha conseguido elevar el oficio en declive y propiamente considerado para tullidos, marginados o con bajos estudios, a un estatus de arte y respeto.

Por si no fuera poco, en su mente yacen ideas colaborativas, pues otro de sus placeres es poder compartir con artistas de otras disciplinas sus inquietudes y poco a poco ha trabajado ya con los diseñadores Odette, Luis Alonso, Beda Herrezuelo o la directora teatral Rosa Casuso.

Incluso ha llegado a conocer a Isidro Ferrer, de quien toma inspiración para sus charlas, pero para poder saber a qué me refiero, mejor os animo a acudir a una. Y también, realiza vídeos sobre su profesión tildados con humor. De este modo, quizá Jesús consiga que esta profesión no muera y que alguien se atreva a emprender en este bonito camino.

En Cantabria DModa queremos conocer más a fondo a Jesús Chimeno y a sus variopintos intereses.


– ¿Para qu
é estrella de Hollywood le hubiera gustado diseñar un zapato?
– Como estrella de Hollywood, a Ornella Muti, porque también ha sabido llevar muy bien la vida y no se ha parapetado en las cirugías. Además, es una mujer elegante.

– ¿Y de la actualidad?
– Como icono mediático español, a Julia Otero, no sólo por su profesionalidad y constancia, sino por su elegancia y personalidad. También a Carlos Herrera, para darle un toque especial a su manera de vestir que es un poco echada a la antigua. Me gustaría hacerle algo tipo escocés.

– Trabajar de forma individual tendrá sus pros y sus contras…
– Claro. Uno de los pros de trabajar solo es que, al gustarte el oficio, haces lo que quieres y disfrutas aprendiendo reto tras reto. Además, en mi caso, selecciono a la clientela. Siempre he buscado un alto (entreplanta en este caso) y para llegar aquí hay que conocerlo, ya sea a través de alguien o del boca a boca. Así, ‘sin querer queriendo’ seleccionas al público que te interesa. Prefiero menos trabajo, pero de mejor calidad. Así es como se aprende.

Pero también existen contras: No hay vacaciones. Llevo 38 años sin coger vacaciones. La clientela muchas veces es de fuera y viene aquí sólo en vacaciones. Trabajo tratando personalmente con los clientes y siempre les dedico, al menos, cinco minutos de charla. Así no sólo consigo clientes, sino amistades que duran, con lo que el contra se convierte en algo más gratificante. Otro de los contras es que no puedo compatibilizarlo con uno de mis mayores ‘hobbies’, la montaña. Lo máximo que he cogido han sido tres días para subir al Teide.


“Prefiero tener menos trabajo, pero que sea de calidad. Así es como se aprende”


 Imagen de algunas de las hormas de los zapatos que ha realizado.
Imagen de algunas de las hormas de los zapatos que ha realizado.

– ¿Cuál ha sido la mayor dificultad y la mayor satisfacción que se ha encontrado a lo largo de su carrera? 
– La cantidad de retos que se me presentan, especialmente los zapatos ortopédicos con malformaciones. Tener un zapato aumenta la calidad de vida y es una satisfacción para quienes sufren este tipo de problema. Es mucho más gratificante calzar a una persona que va en silla de ruedas, a hacer un arreglo normal. También resultó un gran reto una colaboración que realicé con Beda Herrezuelo, en la que diseñamos un zapato para el post-operatorio del juanete. Mi mayor satisfacción son los retos sociales.

– André Perugia ha pasado a la historia, de hecho le dedicaste un homenaje con la reproducción de alguno de sus clásicos. ¿Ha marcado un antes y un después en la introducción del diseño del calzado? ¿Ha conseguido que se valore el diseño de calzado dentro de la moda?
– Me encanta André Perugia. Envidio que procede de padres zapateros y ha bebido la profesión. Yo voy con un retraso enorme. Con 16 años, él ya puso su primer taller y no sólo se dedicaba a realizar zapatos, sino a crear zapatos artísticos para las actrices de la Folie Bergère. Le he hecho homenaje a dos de sus obras más emblemátias: un zapato interpretación de Georges Braque y el zapato sin tacón. Me encanta esa parte artística.

Aunque a quien realmente considero precursor en esta profesión es a Ferragamo. Ha marcado muchos hitos, porque introdujo el ‘cambrion’ (pieza de hierro que aguanta el puente y mantiene la forma anatómica del zapato) y liberó los dedos. También inventó el tacón de cuña. Fue una persona que supo obtener recursos: durante la guerra, el cuero estaba destinado al ejército y no a la moda, así que hizo zapatos con hilos de pescar, cuerdas y otros materiales. De una necesidad, hizo un recurso. Casualmente, ahora y tantos años después, Dior y otras marcas están sacando zapatos con tiras. Ahora por moda, antes por necesidad.


“Siempre hay que creer que puedes intentar hacerlo mejor”


 

– ¿Qué referentes tiene?
– Como ya he mencionado, referentes históricos tengo a André Perugia y a Ferragamo. Pero como referentes actuales, en mujer, los precursores de la moda suelen ser Giuseppe Zanotti o Valentino, porque son los que lanzan la moda. Les siguen Balenciaga e Yves Saint Laurent. También, el portugués Luis Onofre, que me gusta por su diseño y la calidad que ofrece.

– ¿Cómo pasa de hacer zapatos normales a otros más creativos?
– La evolución surge cuando no te conformas. Siempre hay que creer que puedes hacerlo mejor. En este oficio no tienes suficientes años de vida para dominarlo todo, y cuando comienzas a controlarlo ves la jubilación a lo lejos. Mi intención es continuar con el calzado creativo. El magisterio me hace leer libros relacionados con el calzado -¡tengo todos!-, ir y hacer exposiciones… Y eso te hace desear más.

– ¿Qué proceso de inspiración y creación empeña para dar vida a sus diseños?
– Por deformación profesional cuando te fijas en las cosas les das forma de zapato. Por ejemplo, veo una cuchara grande e imagino un zapato. El siguiente paso es doblarla y moldearla formando el puente.

– De todos tus zapatos creativos ‘joya/escultura’, ¿hay alguno que le haya marcado especialmente? 
– El que más me gustó es el zapato homenaje a la Librería Gil porque es el que más conseguido está. Y, después, el de los dientes, que tiene treinta años. Al ver la abertura de la suela y pensé en darle forma de boca, y los dientes son del muestrario de un dentista, las escamas están realizadas con sacabocados y el pelo, uno a uno pegado, rizado y quemado… Tiene muchísimo trabajo. Lo creativo es lo que te hace volar, te hace ir más allá, te mantiene ávido y con ganas de hacer más, de satisfacción propia.

– Se formó como maestro y, sin embargo, su vida ha ido relacionada con el artes. ¿Con sus creaciones artísticas quieres compartir con el mundo alguna lección de vida?
– Un consejo que me dio mi maestro fue: “No despaches nunca a nadie sin darle cinco minutos de charla”. La gente que viene aquí está acostumbrada a calzado de calidad y necesita charlar. También, debido a haber estudiado Magisterio, cuando quieres enseñar algo no te bastan dos palabras, sino que procuras dar una explicación: les cuentas por qué utilizas un material u otro y así enseñas y/o aconsejas. Siempre está presente la labor didáctica. Cuando empecé, este oficio estaba muy denostado y quizá, gracias a mi atención y trato he conseguido cambiar el concepto del zapatero.

Jesús Chimeno en su espacio de trabajo rodeado de todas sus herramientas.
Jesús Chimeno en su espacio de trabajo rodeado de todas sus herramientas.

– En relación al zapato realizado con sacos de café como homenaje a la alpargata, ¿qué opina de la reutilización?
– Existen suelas reutilizadas, pero no son buenas porque están realizadas en bloque con polvo prensado y no ofrecen las mismas propiedades que las originales. Así que obtener un zapato reciclado es mucho más complicado de lo que parece porque todavía no hay materiales de calidad reciclados que puedan sustituir a los nuevos, pero esperemos que se consiga.


“Se está volviendo a la falsa artesanía”


 

– ¿Qué opina sobre el valor de lo hecho a mano y de la producción local que hay hoy en día?
–Intentemos volver a la artesanía pero a la de verdad, no a la rápida para después tildarlo de ‘vintage’. Volvamos a la producción pausada realizada a mano, esa que lleva muchas horas y que permite una limitada producción. Eso es la artesanía.

– Ha colaborado con diseñadores cántabros como Luis Alonso, Odette o Beda Herrezuelo. ¿Estaría dispuesto a colaborar con jóvenes diseñadores? ¿Consideras necesario el apoyo de unos profesionales a otros?  
– La colaboración es imprescindible para obtener resultados magníficos. Me encanta y me encantaría poder colaborar con arquitectos, artistas, modistas… Cuando te he mencionado que uno de mis referentes es André Perugia, es, entre otras cosas, porque funcionaba con un modista, y de ese binomio lo que salía era mejor.

 

– ¿Cómo surge la idea de realizar unos vídeos con ese matiz cómico sobre tu trabajo?
–Mi hijo estaba haciendo diseño gráfico y fotografía y fui con él a escuchar una charla de Isidro Ferrer y me marcó. Yo empiezo mis charlas con unas deportivas cantosas y después digo que me voy a calzar bien y me pongo a mis zapatos. Así consigues hacer reflexionar a quien te escucha.

– ¿Cuál es el próximo proyecto que pondrá en marcha?
– Estoy trabajando es la elaboración de un zapato que represente cada uno de los contenedores de reciclaje: orgánico, cartón, cristal y metal. Por el momento ya tengo terminado el orgánico. Además, tengo en mente que consiste crear tres zapatos relacionados con el Día de las Letras: uno será Cervantes, otro Don Quijote y el último, Sancho Panza.

Jesús en su taller sentado en su sitio habitual de trabajo.
Jesús en su taller sentado en su sitio habitual de trabajo.
Artículo anteriorLa ‘tierruca’ en tu bolsillo
Artículo siguienteNueva York gana el Miss América cantando ópera
Raquel López Labiano
Yoko Ono, en la “Pieza Espejo” de su libro Pomelo, propone que nos hagamos en vez de con un espejo, con una persona. Yo quiero, no hacernos con una persona, sino con una idea, ya que como bien afirmó Victor Hugo, son éstas las que conducen y arrastran al mundo. Pretendo con mis ideas reflejar mis inquietudes y haceros sentir y formar parte de ellas. Soy graduada en Bioquímica y ahora, estudiante de Diseño de Moda. Con esta condición y desde mi humilde opinión, me gustaría acercaros a esa moda que va más allá. ¡Ah! Una última cosa: ¡disfrutad!

1 Comentario

  1. Enhorabuena Jesús por dar visibilidad a tu gran pasión, la innovación y el trabajo bien hecho que nos permite disfrutar y aprender de gentes sencillas y sensibles, y sobre todo, por que con tu maestría podremos siempre andar por la vida con “pies de plomo”.
    Un abrazo maestro.

Comments are closed.