Ruth Beitia apuesta por el liderazgo femenino

0
Ruth Beitia celebra su victoria en los Juegos Olímpicos de Rio 2016. / AFP
Ruth Beitia celebra su victoria en los Juegos Olímpicos de Rio 2016. / AFP

Ruth Beitia, campeona olímpica de salto de altura y en la actualidad retirada de la competición, muestra su lado más comprometido con las mujeres. La cántabra defiende que deben “lanzarse más a puestos de liderazgo” y no desea que se la catalogue “como mujer, sino como deportista”. Así lo manifestó durante su participación en el foro de Los Cerralbos, organizado por el periodista deportivo José Ángel de la Casa, natural de la localidad.
Beitia recomendó “trabajar para no dar pasos atrás” en cuanto a la presencia de la mujer en todos los ámbitos. En el del atletismo femenino español su valoración no puede ser más positiva. A su juicio, goza de una “salud envidiable”, pese a su retirada, y señaló que, por el contrario, las atletas del siglo pasado “tuvieron que luchar contra gigantes”.
“El deporte femenino de equipos -apuntó- está de moda en España gracias a los resultados del fútbol, el baloncesto o el balonmano” y a título personal afirmó que nunca ha experimentado “ningún agravio comparativo por ser mujer”. Aunque a su juicio, hay que seguir luchando por que se las reconozca “simplemente como deportistas, sin más”, recalcó.

VACACIONES POST-BODA

La exatleta cántabra en la barrera de la Plaza de Toros de Logroño. / EFE
La exatleta cántabra en la barrera de la Plaza de Toros de Logroño. / EFE

La exatleta cántabra, diputada en el parlamento regional por el Partido Popular, se casó el 23 de junio pasado, lo que supuso un parón en su frenética actividad. “Desde entonces llevo dos meses de vacaciones, así que la vuelta al cole se hace dura, pero hay que trabajar ya con los patrocinadores, en el Parlamento cántabro y preparando las clases en la Universidad de Cantabria”, donde imparte la asignatura de atletismo.

Beitia analizó en el foro, junto a otras deportistas destacadas, la situación del atletismo femenino español. “Ha sido un honor para mí participar en este debate con tres generaciones de atletas: dos con las que he crecido, Mayte Zúñiga y María José Mardomingo, y cuatro que están cuando me he retirado, Irene Sánchez-Escribano, Ana Lozano, Clara Viñaras y Azucena Díaz.