Consejos para usar la secadora sin arruinarse

Seguir estos pasos puede suponer una diferencia notable en la factura de la luz

0
El uso frecuente de este electrodoméstico puede disparar las facturas de la luz.
El uso frecuente de este electrodoméstico puede disparar las facturas de la luz.

Más de uno se lo piensa detenidamente antes de poner la secadora. Cada vez más hogares cuentan con uno de estos aparatos por la comodidad que aportan en el día a día, a pesar de lo poco económica que puede acabar resultando. El uso frecuente de este electrodoméstico puede disparar las facturas de la luz, ya que cada programa de secado consume de media casi 2,1 kWh. Pero que no cunda el pánico, porque hay pequeños trucos para evitar arruinarse por tener la ropa seca:

1. Usarla de forma racional

Aunque usarla ahorra tiempo y esfuerzo porque evitamos tener que esperar mucho más rato a que se seque para recogerla, es preferible no usarla si hay buen clima y un lugar adecuado para que las prendas se sequen solas.

2. Invertir en una secadora eficiente

Puede parecer obvio, pero muchas veces intentamos ahorrar en el desembolso inicial del aparato y, a la larga, puede salir caro. Es mejor invertir en un electrodoméstico óptimo y eficiente, donde la energía empleada sea la justa y necesaria. Las diferencias entre secadoras más o menos productivas pueden suponer un total de casi 3 kWh, según un estudio de la Organización del Consumidor (OCU). La OCU estima que esto se puede llegar a traducir en un ahorro de 468 kWh al año en un hogar donda la secadora se emplee unas tres veces por semana. Es decir, dependiendo de la tarifa eléctrica, una diferencia de 100 euros al año.

3. Mirar la hora

Si cuentas con una tarifa eléctrica en la que se distingan las franjas horarias más y menos económicas, trata de emplear la secadora justo en el momento en el que el precio de la electricidad sea más bajo.

4. Centrifuga la ropa

Emplear en la lavadora el programa de centrifugado es una ayuda previa que evita que la ropa salga empapada y, por lo tanto, tarde más en secarse y gaste más energía. Revisa también que llenas al máximo la capacidad de la secadora, aunque eso suponga que las prendas salgan más arrugadas.

5. Elige el programa adecuado

Seleccionar bien el programa es fundamental para consumir lo menos posible. Si tienes la opción de emplear la opción ‘ECO’ úsala; y si vas a planchar después de recoger las prendas, elige el modo ‘seco para planchar’. Así, la ropa sale con un ligero punto húmedo que favorece y facilita el planchado.

6. Comprueba que la secadora esté en buen estado

Realizar un mantenimiento periódico es imprescindible en todos los electrodomésticos, incluída la secadora. Revisar que los filtros se encuentren en buen estado hará que dure más y funcione mejor, y por lo tanto, que consuma menos energía.