Se abre el telón a las tendencias del otoño

Por primera vez El Corte Inglés ‘externaliza’ su desfile de nueva temporada en el Palacio de Festivales con rotundo éxito

0

Emulando las grandes pasarelas internacionales, El Corte Inglés de Santander ha dado un salto de su centro comercial al Palacio de Festivales. El habitual backstage de la Sala Argenta se convirtió en el improvisado punto de encuentro para descubrir todas las tendencias de la nueva temporada otoñal, con vistas al dique de Gamazo y la bahía santanderina.

Una gran pasarela en verde corporativo, coronada por un par de icónicos árboles, la mezcla de hojas caídas y leds a la última, recibía al entregado público. La socialité santanderina no quiso perderse el doblete de pases con infinitas prendas deseables, perfectas para el armario de cualquier ‘fashionista’. La alcaldesa de Santander, Gema Igual, descubrió atenta la colección, subida a unos tacones que no tenían nada que envidiar a los de las modelos.

Fotos: Javier Cotera

El casting profesional reunía a un grupo de chicas y chicos que naturalizaban cada look, en diferentes planteamientos que iban de lo más sport a la elegancia digna de los eventos glamourosos. Como bien lo fue, gracias a todo el equipo de El Corte Inglés.

No faltaron la responsable de Marketing Elena Botín, elegantísima y pendiente de que todo saliera rodado, o su compañera ‘personal-shopper’, Susi Mazo, espectacular en un diseño de Carolina Herrera. En cuanto al ‘front-row’ se llenaba de las miradas expertas de estilistas, bloggers e ‘it-girls’ como Lola Rama, Laura González Quintana, Carolina Brunelli, Lola Pedrero, Gema de Luelmo o Rosa Melgar. Tampoco quiso perderse la cita el comunicador Jesús Mazón, fiel a su imagen estilosa. La red se llenaba de publicaciones con los hashtag oficiales #myeci y #quieroestrenarsantander, donde las idas y venidas de los maniquís se viralizaban entre posados y ‘selfies’ del evento.

La peluquería Eduardo&Pilar Pescador y la firma MAC fueron responsables de la peluquería y maquillaje, respectivamente, logrando un aspecto actual, fresco y muy reconocible. En perfecta combinación con la suma de prendas que El Corte Inglés mostró con sus firmas de referencia, una traslación muy real de lo que puede verse ya en su establecimiento y en las propias calles.

PARA ELLAS

En moda femenina, los looks más informales presentaban combinaciones de colores otoñales, como verdes, marrones y mostazas, en un claro juego con los complementos. Representando a una mujer muy femenina, pero sin renunciar a la comodidad. La elegancia marcaba cada ‘outfit’, donde apetecibles abrigos se presentaban con calzado muy propio para estas fechas, especialmente botas y botines.

Vaqueros, vestidos vaporosos, lanas, muchos cuadros vichy, incluso camisetas con mensaje. Del casual al ‘chic’ sin renunciar a la personalidad. También se vieron tonos poderosos y enérgicos como azules y rojos, en bloques de color. Fue una sucesión de estilismos muy estructurados y en continuo contraste, donde no faltaron las rayas infinitas o los topos. Tampoco las asimetrías y una sensación de que casi todos los estilismos eran ponibles para un día de oficina, una reunión informal o una cena más elegante.

En las gradas y primeras filas, el público tomaba buena nota y comentaba el pase con entusiasmo. También en las salidas más de noche y de eventos, con muchos brillos, largos por debajo de las rodillas, prendas románticas que no perdían la ocasión de sumar un tocado.

Fotos: Javier Cotera

PARA ELLOS

La presentación de la moda masculina tuvo más incidencia en el lado sport de las marcas del grupo, con mucha presencia de complementos y los modelos emulando situaciones reales vinculadas a la caza, el golf, el béisbol o remitiendo a la imagen de los futbolistas más en tendencia.

Prendas de abrigo, americanas y combinación de vaqueros con sudaderas, polos y jerseys marcaban los looks. Gran parte de la pasarela remitía a universitarios a la última, con prendas que encajarían en cualquier edad. Sin duda, la muestra identificaba que los hombres cada vez se preocupan más por su imagen y tienen un armario lleno de posibilidades de estilo personal. En moda noche, los trajes oscuros jugaban con divertidas pajaritas y hacían de los maniquís auténticos ‘gentlmen’.

Finalizado el show de moda, el público aplaudió la elección del lugar, reconoció y disfrutó de las vistas, sin perder la oportunidad de encontrarse en corrillos a la salida y comentar las tendencias que harán del otoño un escaparate a la última. Estrenando prendas sin renunciar al ADN de estilo santanderino.

Deja tu comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here